fbpx

La memoria perdida de Barcelona bajo la lente de sus grandes popes fotográficos

En Cultura 23 noviembre, 2020

Marc Muñoz

Marc Muñoz

PERFIL

La ciudad de Barcelona se ha llenado en las últimas semanas de un amplio cargamento de exposiciones fotográficas. Una de las más demandadas y concurridas es la muestra Barcelona memòria fotogràfica que acoge desde el pasado 30 de septiembre y hasta el 10 de enero de 2021, el IDEAL, el centro de cultura digital de reciente cuño.

La particularidad de este sitio se halla en un equipamiento tecnológico único en Europa que permite transformar el espacio de exhibición, y el itinerario en este, a través de la realidad aumentada, la inmersión con proyecciones audiovisuales, hologramas, realidad virtual y otros formatos propios de las artes digitales. Esta características singulares realzan y dotan de una nueva dimensionalidad la experiencia implícita en cualquier visita a una exhibición.

Su actual propuesta gira alrededor de algunos de los referentes de la fotografía enraizados en la ciudad condal, los cartógrafos visuales de la urbe durante los años 50 y 60. Barcelona memòria fotogràfica reivindica la huella artística, y el valor documental, de esos artistas que edificaron su prestigio capturando, mediante sus cámaras analógicas, esa Barcelona semi extinguida; Francesc Català-Roca (1922-1998), Oriol Maspons (1928-2013), Leopoldo Pomés (1931-2019), Joana Biarnés (1935-2018), Xavier Miserachs (1937-1998), y Colita (1940), de cuyas obras más destacadas y significativas se alimenta el núcleo de la exposición.

barcelona

Gitanilla, de Francesc Català-Roca.

Todos ellos comparten una afiliación en las vanguardias artísticas de su tiempo, fusionando con maestría la fotografía documental, de carácter social, con las corrientes artísticas de la época. Fotografía callejera, retratos y composiciones removidas por una voluntad artística y/o publicitaria como testimonio único (e imborrable) de las transformaciones de esa Barcelona abriendo las puertas de la modernidad, para ventilar el asfixiante y anquilosado ambiente de la cruda posguerra. Instantáneas de carácter icónico y reconocibles por los apasionados a este arte como las de la Via Laietana de pavimento empedrado, la gitanilla de Montjuic o los marineros por el centro de Barcelona capturadas por la lente de Francesc Català-Roca. La serie que la fotoperiodista Joana Biarnés hizo de la primera actuación de los Beatles en suelo español; con esos momentos impagables de los cuatro de Liverpool disfrutando de su fama, dejándose fotografiar en suites de hoteles y aviones. O los retratos de la intelectualidad catalana y las miradas cazadas de los transeúntes de la ciudad de Barcelona en 1957 por la lente referencial de Leopoldo Pomés.

En este caso resulta prácticamente igual de importante el fondo fotográfico exhibido y recuperado, con algunas de la fotografías definitorias de la época en que se enmarca esta peculiar exploración de la ciudad mediterránea, como el continente elegido para difundirlas: una sala de 2.000 m² que recibe al visitante con un carrusel fotográfico a gran escala y en 360º, favoreciendo así una inmersión absoluta (apoyada por luces y sonidos) que transporta al visitante a las calles de la Barcelona de esas décadas.

Barcelona

Barcelona, 1957. Leopoldo Pomés.

Una experiencia inmersiva orientada a embelesar al espectador a través de las instantáneas de esos fotógrafos desplazándose y envolviendo a unos usuarios transportados al bullicio de unas jornadas perdidas en el tiempo. El diseño de la experiencia va así encaminado a lograr una inmersión total y fascinante, apelando a la nostalgia vivida o no vivida, y a la curiosidad histórica. Reforzada incluso por ese despliegue de vitalidad enrarecida que adquieren las fotografías gracias al mapeado de la sala y a técnicas de postproducción mediante capas que consiguen dotarlas de cierto movimiento interno.

barcelona

Como complemento, y antes de la salida del recinto, los organizadores han dispuesto una instalación de realidad virtual (de reducido interés) con la que seguir navegando (y comparando) la Barcelona Post-Cobi y COVID con esa que permanece viva gracias al incunable esfuerzo de los protagonistas de esta recomendable experiencia inmersiva.

Compartir:

fotografíaFrancesc Català-RocaOriol MasponsLeopoldo PomésJoana BiarnésXavier MiserachsColitaarte digitalIDEAL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!