fbpx

El Movimiento Moderno: Frank Lloyd Wright

En Cultura 10 November, 2017

Rosario Ibáñez Sanz

Rosario Ibáñez Sanz

PERFIL

El arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright (Richland Center, 1867-Phoenix, 1959) es una figura prominente del Movimiento Moderno y una figura indispensable en la Historia de la arquitectura. Prueba de ello son sus ocho obras declaradas recientemente Patrimonio de la Humanidad, un reconocimiento al iniciador de la Prairie School, donde desarrolló el concepto usoniano de la vivienda.

Wright comenzó a trabajar, en 1887, con 18 años, en el estudio de Adler y Sullivan, dos de los mejores representantes de la escuela de Chicago. En 1893, abrió su propio estudio en Chicago, siendo su carrera una de las más extraordinarias de la arquitectura contemporánea: diseñó más de 300 edificios y 100 muebles.

Wainwright Building, San Luis, Dankmar Adler y Louis Sullivan, 1890-1891.

Wainwright Building, San Luis, Dankmar Adler y Louis Sullivan, 1890-1891.

En 1910, Wright viajó por Europa, donde estudió los monumentos antiguos y, sobre todo, contactó con la obra de los arquitectos de la vanguardia: Wagner y Olbrich.

Frank Lloyd Wright

Casa Hickox, Kankakee, Illinois, 1900.

Cuando volvió a América, su producción se enriqueció con elementos europeos. Siempre mantuvo vivo el interés por la arquitectura europea y reconoció su admiración por Mies van der Rohe. Sin embargo, detestaba las obras de Le Corbusier y Walter Gropius. En la década de 1910, Wright publicó su primer texto, titulado Arte y oficio de la máquina, donde plantea la necesidad de conciliar arte e industria, si bien no se interroga sobre las consecuencias que implica la producción en serie.

Frank Lloyd Wright

Martin House, Buffalo, 1904.

Desde que empezó a trabajar, Wright desarrolló una tipología arquitectónica que sería el objeto de su vida profesional: la vivienda familiar. Su objetivo fue crear hogares acogedores, teniendo en cuenta la tradición de la arquitectura doméstica norteamericana y la arquitectura japonesa. Desarrolló dos categorías de edificios fundamentales: las Prairie Houses (Casas de la Pradera) y las Usonian Houses (Casas Usonianas).

Frank Lloyd Wright

Casa Robie, Chicago, 1909.

Según Lloyd Wright, la forma de cada edificio debe estar vinculada a su función, el entorno y los materiales empleados en su construcción. Así combinó con maestría todos los materiales, de acuerdo con sus posibilidades estructurales y estéticas. Utilizó la planta libre, con la que obtuvo impresionantes espacios que fluyen de una estancia a otra, siendo el pionero en la utilización de nuevas técnicas constructivas, como los bloques de hormigón armado prefabricados y las innovaciones en el campo del aire acondicionado, la iluminación indirecta y los paneles de calefacción

Frank Lloyd Wright

Coonley House, Riverside, 1911.

Las Prairie Houses o viviendas unifamiliares.

Frank Lloyd Wright defiende el empleo de un número mínimo de materiales, prefiriendo siempre los naturales. Así mismo, aboga por la supresión de la decoración superflua, confiando en la ornamentación que proporcionan los mismos materiales cuando se valoran sus cualidades intrínsecas. El interior de la vivienda debe ser flexible y se deben reducir al mínimo imprescindible las paredes divisorias.

Por otra parte, el edificio debe armonizar con su entorno, usando planos paralelos al suelo y al juego de líneas horizontales y verticales. La vivienda se debe elevar ligeramente con respecto al nivel del terreno para protegerla de humedades. Ello se logra sobreelevando casi imperceptiblemente la cimentación y creando, así, un basamento artificial.

Frank Lloyd Wright

Millard house, Pasadena, 1923.

Del diseño del edificio forman parte inexcusable las instalaciones de acometida de agua, desagües, iluminación artificial y calefacción. En la medida de lo posible, del diseño debe formar parte el mobiliario, cuya apariencia ha de ser sencilla, con el fin de producirlo fácilmente de forma estandarizada. En este mobiliario, como en la arquitectura de la casa, deben predominar las líneas rectas.

En cuanto a la planta de las edificaciones, Wright utilizó, especialmente, la planta cruciforme. Las habitaciones se distribuyen radialmente, como las aspas de un molino, a partir de un centro. A menudo, dos de los brazos de la cruz tienen una altura diferente a la de los otros dos. El arquitecto recogió esta manera de organizar la planta de la tradición americana, que se remonta al siglo XVIII, cuando la chimenea se colocaba en el centro de la vivienda.

Frank Lloyd Wright

Millard house, Pasadena, 1923.

El aspecto externo de muchas de estas casas también se apoya en la tradición americana. Las casas más antiguas de Norteamérica, las de los primeros colonos instalados a lo largo de la frontera, debían ofrecer protección contra cualquier ataque y, por consiguiente, no contaban con muchas aberturas en la planta baja. Más adelante, cuando la situación del país se estabilizó, aparecieron los pórticos adosados a las fachadas, sobre todo en las casas de los plantadores de algodón del Sur, y, a la vez, se incrementó el número de vanos.

Esta tendencia se extendió al resto del territorio norteamericano, tanto en mansiones, como en viviendas modestas, y el pórtico se convirtió en un elemento esencial de la vivienda familiar, asociado al ocio y el reposo. Los muros interiores son también superficies planas. Las cubiertas y los pavimentos pueden tener diferente altura, incluso dentro de una misma habitación. De esta forma, entra en la casa el juego de planos exteriores formado por el porche, los aleros a distinta altura, etc.

Frank Lloyd Wright suele usar el ladrillo en la pared de la chimenea, dejando las restantes paredes pintadas de colores claros, o forrándolas de madera. Introdujo el muro rústico, recogido de la arquitectura de los pioneros, e incluso cubrió con vidrieras de color algunas ventanas.

Frank Lloyd Wright

Hotel Imperial de Tokio, 1916-1922.

Casa Kauffmann. Bear Run (Pennsylvania), 1936-1939.

La obra más famosa de Frank Lloyd Wright, dentro del grupo de las Prairie Houses, también conocida como la Casa de la Cascada, se levanta en una área boscosa de rocas, torrentes y cascadas. La vivienda fue la casa de recreo del multimillonario Edgar J. Kauffmann, dueño de unos grandes almacenes en Pittsburg, y padre de uno de los alumnos del arquitecto.

El proyecto adquirió desde el principio un aura casi mítica porque los discípulos de Wright airearon la historia de que su maestro había trazado todas las plantas del edificio en un par de horas, y que ellos dibujaron los alzados mientras el arquitecto y su cliente almorzaban juntos.

Frank Lloyd Wright

Casa Kauffmann. Bear Run (Pennsylvania), 1936-1939.

El núcleo de la vivienda es un salón, flanqueado por un par de terrazas. La entrada a la casa está en la esquina este del salón, y a ella se llega mediante una rampa que salva el torrente y recorre toda la zona septentrional del inmueble. Junto a la entrada, una escalera conduce al piso superior. Frente a la entrada, al otro extremo del salón, hay un comedor y la cocina. Toda esta secuencia de ambientes ocupa el lado norte del edificio, que aquí se apoya en el macizo rocoso. En el lado sur del salón hay un par de terrazas. Una se orienta al este y la otra al oeste.

Frank Lloyd Wright

Salón de la Casa Kauffmann. Bear Run (Pennsylvania), 1936-1939.

Desde el salón, y a través de una amplia escalera, se desciende al basamento del edificio, donde surgen del agua de la cascada unos soportes de hormigón, de sección variable, y otros elementos estructurales construidos con bloques de piedra del país, toscamente desbastados y dispuestos en hiladas horizontales.

Frank Lloyd Wright

Cocina de la Casa Kauffmann. Bear Run (Pennsylvania), 1936-1939.

Encima del salón se dispone un segundo nivel que consta de tres dormitorios con sus respectivos cuartos de baño. Cada dormitorio tiene una terraza. La que se orienta hacia el sur forma la cubierta del salón. Queda un tercer nivel, donde tan sólo hay un dormitorio, un cuarto de baño y una terraza.

Frank Lloyd Wright

La casa se integra con el macizo de rocas sobre el que está toda ella construida, enfatizando el desorden orgánico propio de la naturaleza del lugar. Se podría decir que la casa es la transcripción arquitectónica de la fuerza salvaje de las rocas y el agua.

Frank Lloyd Wright

Johnson Wax Company, Racine (Wisconsin), (1939).

Las Casas usonianas

Esta tipología arquitectónica propia de Lloyd Wright se caracteriza por su aspecto modesto, la desaparición de la elevación con respecto al terreno propia de las Casas de la Pradera y la sustitución, en ocasiones, de los muros de fábrica por muros formados por tres capas de tablones de madera atornillados entre sí.

Además, se incorpora la cocina al salón-comedor y destaca la ausencia de pisos superiores: toda la casa se resuelve en un único nivel. Sin embargo, las casas usonianas comparten algunas de sus características con las de las Casas de la Pradera como el carácter unifamiliar, el emplazamiento de la vivienda en una parcela ajardinada, la presencia de porches y la tendencia a la horizontalidad. Asi mismo, presentan el rasgo común del empleo de cubiertas planas (infrecuentes, sin embargo, en las primeras Casas de la Pradera) y el diseño de las instalaciones de luz y electricidad, incluyendo un sistema de calefacción que irradia del pavimento.

Revista cultural online El Hype.

Jacob’s House.

La primera Casa usoniana que construyó Wright fue la Malcolm Willey House (1932). Tiene planta en “L” y muros de fábrica. Una de las alas se destina a zona diurna, mientras que en la otra se sitúan los dormitorios. El porche se abre a la sala-comedor-cocina. La disposición en “L” es bastante común en estas casas.

Frank Lloyd Wright

Malcolm Willey House (1932).

 Entrre los edificios públicos proyectados por Frank Lloyd Wright destacan la iglesia griega ortodoxa de La Anunciación (1956) y sobre todo el Museo Guggengheim (1959).

Frank Lloyd Wright

Annunciation Greek Orthodox, Wauwatosa (Wisconsin), (1956).

Frank Lloyd Wright

Museo Guggenhein, 1071 Fifth AvenueNueva York, 1959.

El arquitecto americano también diseñó mobiliario para las viviendas proyectadas, sillas, camas, incluso relojes.

Frank Lloyd Wright

Sillas de comedor Boynton, 1907. Fueron diseñadas para la Boynton House de Rochester, Nueva York.

Frank Lloyd Wright

Sillón reclinable, 1902.

Wright realizó esta pieza para la Dana House de Springfield. La base de madera del asiento cuenta con un ligero reborde que impide el deslizamiento del cojín de cuero cuando alguien se sienta. El respaldo admite tres posiciones diferentes.

Frank Lloyd Wright

Silla Heurtley, 1902. Realizada para la Heurtley House, en Oak Park, Illinois.

Frank Lloyd Wright

Cama Ingalls, 1909.

Frank Lloyd Wright

Silla Tonel. Silla de comedor. Madera de cerezo natural o teñida. Asiento tapizado en cuero o tela.

Frank Lloyd Wright

Silla Robie 1. Madera de cerezo natural o teñida. Asiento tapizado en cuero o tela. La pieza fue diseñada por Wright para formar parte del mobiliario de la Casa Robie (1909).

Frank Lloyd Wright

Reloj de mesa, 1902. Marco de madera de cerezo. La pieza fue diseñada para la Casa Willits, en Illinois.

Compartir:

arquitecturadiseñoLe CorbusierMies van der RoheFrank Lloyd WrightWalter GropiusPrairie SchoolPrairie HousesUsonian HousesEdgar J. Kauffmann

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tu la primera persona!