fbpx

Cine y TV

Las 5 mejores antologías de cine de terror

En Hermosos y malditas, Cine y TV 14 December, 2021

Jesús García Cívico

Jesús García Cívico

PERFIL

Uno de los documentales más sólidos e interesantes que pudimos divisar siguiendo la órbita del reciente Festival de cine de Terror de Molins de Rei fue Tales of the Uncanny, la investigación del director de Severin Films, David Gregory acerca de las mejores antologías de cine de terror de todos los tiempos.

Se trata de una serie de entrevistas, acercamientos y diálogos con personajes tan ilustres como Roger Corman, Joe Dante, Mark Garris, Ramsey Campbell o Brian Yuzna a fin de averiguar no solo cuáles son las películas y episodios preferidos de muchos referentes del cine de terror sino en qué consiste la propia naturaleza de la antología de historias de miedo (o película de capítulos de terror) y su relación con la fuente literaria original y es ahí –entre las teorías de la adaptación y el análisis de la narrativa breve– donde, en mi opinión, Tales of Uncanny se revela como un estupendo documental capaz de echar luz a un género o subgénero habituado a las tinieblas.

De la mano de Gregory (autor también del fascinante Lost Soul: The Doomed Journey of Richard Stanley’s Island of Dr. Moreau) y de Kier-La Janisse, se aparecen o se reflejan de improviso en un lateral del espejo de Tales of the Uncanny  no solo las impagables preferencias subjetivas (¿hay de otro tipo?) y las mitologías personales de Rebekah McKendry, Richard Stanley, Peter Strickland, Kim Newman o Jovanka Vuckovic alrededor de las películas de capítulos sino también algunas imágenes inolvidables (y rostros sin embargo olvidados), temblores y escalofríos que forman parte de nuestra educación emocional en la más universal de las sensaciones: el pánico.

En el quinto lugar de la votación quedó Kwaidan (1965) de Masaki Kobayashi, traducida en España con desidia como El más allá. La película, de casi tres horas de duración, adapta cuatro historias de Lafcadio Hearn, el escritor británico (nacido en la isla griega de Léucade, entonces administración británica) que dio a conocer en su país muchos de los misterios de la tradición japonesa que él tanto admiraba. Kwaidan es un prodigio visual a la altura estética de una serie de narraciones cortas sobre fantasmas y abandonos, tormentas y reflejos misteriosos en las tazas de un samurái. Fue nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa y obtuvo el Premio Especial del Jurado del Festival de Cannes.

La cuarta plaza fue para el filme de Kevin Connor From Beyond The Grave (1974) traducida aquí como Cuentos de ultratumba), una de las joyas de Amicus Productions, la compañía inglesa especializada en películas de episodios. Sus historias –más sugerentes y menos explícitas en términos de sangre que su rival, la Hammer– se caracterizaban por un finísimo humor que acostumbraba a tomar aliento de una suerte de venganza moral de los económica o materialmente abusados (nada que ver con los actuales e identitariamente «ofendidos»). Las cuatro adaptaciones de  R. Chetwynd-Hayes (The Monster Club) giran en torno al personaje interpretado de forma un tanto inusual por Peter Cushing como rarísimo dueño de la Temptations Ltd. una tienda londinense de antigüedades. Esta película contiene no solo unas divertidísimas actuaciones de los pequeños-grandes Ian Carmichael y Margaret Leighton sino mi episodio preferido de la historia de las antologías de terror, o sea, de una parte muy especial de la historia del cine: el An Act of Kindness) un guion irreverente frente a la institución familiar y una child-nightmare-revenge del martirio que tantos niños sufren ante las continuas discusiones hogareñas de madres idas y padres frustrados. En ella el hombre gris (Ian Bannen) trata de escapar de una vida tan conservadora como miserable a través de un encuentro un tanto enfermizo entre clases sociales y su relación con la peculiar familia que forman Donald Pleasence y su hija (también en la vida real: Angela Pleasence).

La tercera plaza la ocupa Tales From the Crypt, (Freddy Francis, 1972) otra producción del estudio de Milton Subotsky y Max J. Rosenberg a partir de las historias de EC Comics en el que destaca el pasaje de las cuchillas de afeitar (la imaginación del hombre siempre ha estado inspirada para el sufrimiento), de nuevo el compromiso sociopolítico con los más vulnerables (el episodio de la residencia de ancianos «Blind Alleys»), la variación sobre «The Monkey’s Paw» el famoso relato de W. W. Jacobs (quizás el primero en presentar a los zombies tal como hoy los conocemos) o la adaptación de «…And All Through the House» extraído de The Vault of Horror con una soberbia Joan Collins.

La medalla de la plata de las mejores antologías de terror fue para el clásico de 1942 Dead of Night de los maravillosos Ealing Studios con los episodios («segmentos» en la traducción literal) de Alberto Cavalcanti, Basil Dearden, Charles Crichton y Robert Hamer adaptando historias breves de E. F. Benson, H.G. Wells, Angus MacPhail y John V. Baines. Dan muchas ganas de verla otra vez.

La ganadora fue Creepshow, de George A. Romero, con guion (e histriónica actuación) de Stephen King discutible pero emocionante elección (uno pudo verla en pantalla grande el día de su estreno con 12 años de edad) cuya colorido se queda grabado en la retina y que supone un sentido homenaje a las historietas de terror de los años 50 con transiciones de secuencias animadas, una estupenda Adrienne Barbau, un entrañable reparto (jovencísimos Ted Danson y Ed Harris), dos episodios que todo abogado o psicólogo especializado en mediación familiar debería emitir a sus clientes ( Something to Tide You Over y The Crate) y un prólogo empoderador con el jovencito Joe Hill (el niño es hijo de Stephen y Tabitha) y un maravilloso sentimiento de rebeldía juvenil ante las hipócritas  normas del puritanismo anti-horror.

Hermosos: episodios de las distintas adaptaciones de las Historias extraordinarias de Poe sobre todo el mítico «Toby Damnit» la libérrima y excesiva adaptación de «Never Bet the Devil Your Head» por parte de Fellini, «El gato negro», el episodio de Dario Argento (con Harvey Keitel) para Due occhi diabolici o uno de los momentos más divertido-aterradores de la historia del cine: la cata de Vincent Price y Peter Lorre para Tales of Terror (Roger Corman, 1962).

Malditas: agresiones y asesinatos machistas, una forma de terror real. El terror real es el único que no nos gusta.

Compartir:

cine de terrorRoger CormanGeorges A. RomeroStephen KingFestival de cine de terror de Molins de ReiAmicusFrom Beyond the GraveAntologías de terrorCreepshowKwaidaDead of NightTales from the cryptAmicus productionsEaling StudiosEC ComicsLas 5 mejores películas de episodios de terror

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!