fbpx

Abandonen el edificio

Centros Maggie: la arquitectura puede ser terapéutica

En Lifestyle, Abandonen el edificio 23 May, 2021

Sandra Jiménez

Sandra Jiménez

PERFIL

Enfrentarse a una enfermedad es complicado y difícil ¿Puede la arquitectura servir como terapia frente a la enfermedad o al menos mitigar el impacto emocional en los enfermos?

La respuesta la tenemos en los Centros Maggie y la organización benéfica con el mismo nombre que los gestiona. Estos centros fueron creados por la escritora, jardinera y diseñadora escocesa Maggie Keswick Jencks y su marido, el escritor y paisajista estadounidense Charles Jencks con el fin de ofrecer apoyo práctico, emocional y social gratuito para las personas enfermas de cáncer, así como a sus familiares y amigos.

Maggie Keswick Jencks y su marido Charles Jencks.

A Maggie le diagnosticaron un cáncer de mama a los 47 años. En una primera revisión, parecía que, con tratamiento, sería fácilmente controlable. Pero al cabo de cinco años las noticias se tornaron en negativas porque la enfermedad se había extendido a sus huesos, hígado y médula ósea. Durante los dos años que siguieron hasta su muerte, Maggie fue pasando por diferentes salas de oncología, padeció largas horas de espera en pasillos sin ventanas de clínicas británicas en las que pudo comprobar el continuo impacto emocional, psicológico y físico al que se enfrentan las personas enfermas de cáncer, así como la impotencia de familiares y amigos. A ello se unió su propia lucha interna con la sensación de que apenas le quedaba de dos a tres meses de vida. Todo esto le llevó a cuestionarse cómo influyen el entorno y los espacios en las personas que diariamente luchan por superarla y si era posible que ayudaran en el difícil proceso de recuperación.

No deberíamos perder la alegría de vivir por el miedo a morir.

Así fue como Maggie y su marido decidieron crear los Centros Maggie y cofundar una organización benéfica con el mismo nombre. El primer Centro de Maggie se abrió en Edimburgo en 1996. Actualmente existen 26 centros distribuidos por todo el Reino Unido, muchos de los cuales son obra de reconocidos arquitectos, como Norman Foster, Frank Gehry, Zaha Hadid, Richard Rogers, Kisho Kurokawa y EMBT – Miralles Tagliablue.

Arquitectura terapéutica

Centro Kálida Sant Pau en Barcelona. Arquitectos Benedetta Tagliablue, EMBT. Interiores arquitecta y diseñadora Patricia Urquiola. © Fotografía Lluc Miralles.

Para la Fundación Maggie importa tanto el edificio y su interior como lo que le rodea. El paisaje debe ser un espacio para respirar y el nexo de unión entre los dos mundos: el hospital y la vida real. De ahí proviene su empeño en aunar el diseño del exterior (armonía con el entorno e integración con el paisaje) y del interior: la luz natural, el contacto con la naturaleza, los ambientes cálidos y acogedores, en los que la cocina y la mesa se convierten en el centro neurálgico del espacio. En todos sus centros podemos observar pequeños detalles que nos remiten a los jardines y edificaciones chinas, cultura que fascinaba a Maggie, pues pasó la mayor parte de su vida entre Escocia, Shanghai y Hong Kong.

Los diferentes centros distribuidos por el Reino Unido tienen en común su arquitectura abierta, su relación con el paisaje y su emplazamiento: deben estar situados cerca de los servicios de oncología de hospitales de referencia en terapias contra el cáncer. El exterior de los edificios debe estar integrado y en perfecta sintonía con su entorno mientras que los interiores deben establecer el difícil equilibrio entre espacios públicos y privados. Tan importante es que se fomenten la relaciones entre personas con circunstancias similares como que se respete la privacidad necesaria para que cada enfermo fije su propio modo de combatir el proceso de recuperación.

Arquitectura terapéutica

Centro Maggie en Leeds, condado de Yorkshire. Arquitectos Heatherwick Studio.

El primero de mis favoritos es el Centro de Leeds, en el condado de Yorkshire, al norte de Inglaterra, en el interior del campus del Hospital de la Universidad de St. James que fue diseñado por los arquitectos de Heatherwick Studio.

Arquitectura terapéutica

Centro Maggie en Leeds, condado de Yorkshire. Arquitectos Heatherwick Studio. © Fotografía Hufton + Crow.

El segundo es el Centro Kálida Sant Pau ubicado en los terrenos del Hospital Art Nouveau de Sant Pau en Barcelona, obra de la arquitecta Benedetta Tagliabue, directora del estudio EMBT, cuyos magníficos interiores han sido diseñados por la también arquitecta y diseñadora Patricia Urquiola.

arquitectura terapéutica

Centro Kálida Sant Pau en Barcelona. Arquitectos Benedetta Tagliablue, EMBT. © Fotografía Lluc Miralles.

El Centro de Leeds es un complejo formado por un conjunto de tres macetas gigantes, delicadamente ubicadas en un terreno suavemente inclinado. Cada uno de estos maceteros, de gran escala, contiene en su interior una parte distinta del programa y una sala técnica cerrada que alberga todas las instalaciones y que gira en torno al corazón del lugar. La cocina, ubicada en el centro, se convierte en el nexo de unión de estos tres bloques, conectando los espacios sociales del edificio, una biblioteca y una sala de ejercicios.

Arquitectura terapéutica

Centro Maggie en Leeds, condado de Yorkshire. Arquitectos Heatherwick Studio. © Fotografía Hufton + Crow.

La estructura del edificio, de madera prefabricada, y sus revestimientos, realizados con materiales porosos, favorecen el mantenimiento de la humedad en el interior del edificio. La ventilación natural evita el uso de sistemas mecánicos de aire acondicionado tras haber escogido la mejor orientación y disposición de ventanas y aberturas, a partir del estudio de las condiciones del terreno y de la climatología.

Arquitectura terapéutica

Centro Maggie en Leeds, condado de Yorkshire. Arquitectos Heatherwick Studio. © Fotografía Hufton + Crow.

Las zonas verdes y el jardín de la cubierta han sido proyectados por los arquitectos paisajistas Balston Agius, quienes se inspiraron en los bosques del Parque Nacional de Yorkshire, e incorporaron una gran variedad de plantas del norte de Inglaterra junto con otras plantas que permanecen verdes todo el año.

Arquitectura terapéutica

Centro Maggie en Leeds, condado de Yorkshire. Arquitectos Heatherwick Studio. © Fotografía Hufton + Crow.

El interior del centro está resuelto con materiales naturales y táctiles, combinando la iluminación natural con la indirecta. Sus espacios están diseñados para fomentar los intercambios sociales y las actividades grupales, así como para disfrutar de la tranquilidad que ofrece la contemplación del paisaje. Los muebles, diseñados exprofeso para el centro, contribuyen a que los visitantes dejen sus objetos personales y se sientan como en su propia casa, ya que su aspecto nada tiene que ver con el equipamiento hospitalario tipo.

Arquitectura terapéutica

Centro Maggie en Leeds, condado de Yorkshire. Arquitectos Heatherwick Studio. © Fotografía Hufton + Crow.

El segundo centro, el creado por Benedetta Tagliabue y decorado por Patricia Urquiola, destaca por sus imponentes fachadas realizadas en ladrillo rojo, adornadas con baldosas cerámicas en forma de panal, diseñadas por EMBT e inspiradas en los materiales, texturas, colores, geometrías, dibujos y vegetación del complejo hospitalario original.

Arquitectura terapéutica

Centro Kálida Sant Pau en Barcelona. Arquitectos Benedetta Tagliablue, EMBT. © Fotografía Lluc Miralles.

Los interiores de Urquiola son magníficos, están decorados con baldosas de cerámica en suelos y paredes que se complementan con la calidez de la madera en jambas, dinteles y elementos de separación y con la fuerza de la bóveda de cañón tradicional de ladrillo del techo creada por EMBT.

Arquitectura terapéutica

Centro Kálida Sant Pau en Barcelona. Arquitectos Benedetta Tagliablue, EMBT. Interiores arquitecta y diseñadora Patricia Urquiola. © Fotografía Lluc Miralles.

El mobiliario y objetos de decoración elegidos para vestir los diferentes espacios (lámparas de mimbre, sofás, cojines, alfombras…Todo ello con el toque justo de color) ayudan a crear un ambiente luminoso y hogareño. Estos elementos son acariciados por la luz del sol que se filtra a través de la fachada de celosía de ladrillo, reconfortándonos como ese tierno abrazo que recibes al llegar a tu casa.

Arquitectura terapéutica

Centro Kálida Sant Pau en Barcelona. Arquitectos Benedetta Tagliablue, EMBT. Interiores arquitecta y diseñadora Patricia Urquiola. © Fotografía Lluc Miralles.

Os invito a que echéis un vistazo al resto de Centros Maggie porque todos son fantásticos, empezando por el edificio de atención médica para el Hospital Christie en Manchester diseñado por Foster + Partners.

Centro Maggie en Manchester. Arquitecto Foster + Partners. © Fotografía Nigel Young.

Una intrincada estructura de madera compuesta por una red de columnas y vigas de madera afiladas, cada una sostenida por vigas transversales en ángulo que forman patrones en zigzag, que impone y seduce a partes iguales.

Arquitectura terapéutica

Centro Maggie en Manchester. Arquitecto Foster + Partners. © Fotografía Nigel Young.

El de Daniel Libeskind, ubicado junto al Royal Free Hospital en Hampstead, al norte de Londres, es un edificio revestido con lamas de madera prefabricadas que constituyen la fachada y le dan movimiento. Estos elementos dispuestos en ángulo para proporcionar protección solar y dar forma al centro como un viento suave y agradable.

Arquitectura terapéutica

Centro Maggie en Hampstead (Londres). Arquitecto Daniel Libeskind.

Como habéis podido comprobar, todos estos Centros han sido diseñados para ser lugares acogedores, porque según la Organización Mundial de la Salud pasamos un promedio del 90% de nuestro tiempo en espacios cerrados. Según las últimas estadísticas científicas se ha comprobado que los edificios sí que influyen en la salud de las personas que los habitan y ayudan en su proceso de recuperación. Está claro que la arquitectura no puede curar, pero sí que es importante que esté pensada por y para las personas, para dar cobijo y descanso, pero también influir positivamente en el ánimo y bienestar de los pacientes, lo que indirectamente ayudará a su mejoría. Los conceptos de bienestar y de salud humana deben estar presentes en el proyecto tanto en su fase de diseño, como en la de construcción. Respeto, compromiso y poner lo mejor de nosotros mismos para que los usuarios se sientan felices (si es que es posible) a pesar de su situación.

Compartir:

Norman FosterEMBTBenedetta TagliablueMaggie's CenterArquitectura terapéuticaCáncerMaggie Keswick JencksCentro de LeedsHeatherwick StudioPatricia UrquiolaCentro Kálida en Sant Pau

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!