"From her to eternity" + "El cielo sobre Berlín" - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

On connaît la chanson

“From her to eternity” + “El cielo sobre Berlín”

“From her to eternity” + “El cielo sobre Berlín”

Cuando Nick Cave llevaba unos 10.000 días sobre la tierra, el cielo que le daba cobijo era el de Berlín. Eran días en los que a la eternidad se llegaba a partir de un romance tempestuoso y a la gran pantalla, a través del ojo de Wim Wenders. Este post viene emparedado y casi obligado

Cuando Nick Cave llevaba unos 10.000 días sobre la tierra, el cielo que le daba cobijo era el de Berlín. Eran días en los que a la eternidad se llegaba a partir de un romance tempestuoso y a la gran pantalla, a través del ojo de Wim Wenders.

Este post viene emparedado y casi obligado por la actualidad cinematográfica. El viernes pasado se estrenó La sal de la tierra, la película de Wim Wenders sobre Sebastião Salgado, y de aquí a dos jornadas llega a nuestras pantallas 20.000 días en la tierra, el documental de Iain Forsyth y Jane Pollard sobre Nick Cave. Así que es de cajón dedicar esta semana un “On connaît la chanson” a aquel memorable encuentro entre Wenders y Cave en El cielo sobre Berlín: la película que hizo que muchos cinéfilos descubrieran al músico australiano y muchos melómanos se familiarizaran con el cineasta alemán.

Nick Cave & The Bad Seeds

En 1987, Nick Cave era uno de los sospechosos habituales de la bohemia berlinesa. Su etapa empadronado en la ciudad del muro (faltaban aún dos años para que cayera el gran símbolo el telón de acero) fue una época de romanticismo oscuro, de compadreo con Blixa Bargeld de Einstürzende Neubauten, de alcohol rebajado con heroína y de vida de artista a carta cabal. En este sentido, su aparición en El cielo sobre Berlín no puede resultar más icónica de todas estas variantes del malditismo. Es casi un médium exorcizando demonios ante la atenta, también curiosa, mirada de esos ángeles en blanco y negro que imaginó Wenders.

Nick Cave & The Bad Seeds

Junto a una de las primerísimas formaciones de los Bad Seeds, Cave aparece tocando en un club darkie dos canciones: The Carny, su particular homenaje a los freaks de Todd Browning, y From her to eternity. Antes de esta última, escuchamos su voz interior (esa que sólo pueden oír los señores de la gabardina alados) decir No os voy a hablar de una chica, no os voy a hablar de una chica… Pero al final, habla. Y la actuación prende. Una erupción de rock arisco y desesperado que es todo arañazos y nada caricias. Wenders supo aprovechar todo este magma de energía musical oscurantista (representada por Cave, pero también por Crime & The City Solution, que también tocan en la película) en la que quizá fue su última gran película. Eran aquellos tiempos en los que Wim todavía se enteraba. O al menos, se enteraba de los artistas relevantes y aún no del todo conocidos del presente, no de las vacas sagradas del pasado.

Joan Pons
AUTHOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Wonderful Beirut – IVAM

LO + VISTO

Últimos artículos del autor




Nuestros autores