fbpx

Cultura

Sandra Guimarães: Bombas Gens, un museo vivo

En Entrevistas, Cultura 2 octubre, 2020

Alejandro Serrano

Alejandro Serrano

PERFIL

Bombas Gens estrena dirección artística, teniendo al frente a la curadora portuguesa Sandra Guimarães (Oporto), quien será la encargada de sustituir a Nuria Enguita, después de que esta última fuera elegida como directora del IVAM. Con Guimarães se abre una nueva etapa en el museo privado, que este verano cumplió tres años de vida, y que pretende trazar una propuesta más centrada en los encuentros entre artistas e instituciones, pero también con el público. La intención es que el espacio museístico mantenga la experiencia directa del arte, en tiempos de pandemia. Guimarães, que ha mantenido este interesante encuentro con  EL HYPE, llega a València, además, con una conexión no poco importante: Vicent Todolí. Fue en Serralves donde trabajó junto al asesor de la Fundación Per Amor a l’Art, un puente que ahora se reforzará en València.

En estos momentos de incertidumbre, ¿qué mensaje de ánimo y confianza le gustaría trasladar a todos los operadores y actores del mundo del arte?

Creo que es importante aprovechar esta pausa obligada, este tiempo en el que todo se ralentiza, y transformarlo en una fuerza. Pienso que, más que nunca, el mundo del arte en general y los museos en particular deben actuar y demostrar por qué son necesarios y no perder de vista cuál es su misión.

Contigo, se cierra un ciclo en Bombas Gens y empieza otro. ¿Podrías comentar qué veremos en el nuevo ciclo de Bombas Gens? ¿Cómo será el nuevo enfoque? ¿Qué puedes aportar con tu llegada al centro?

En Bombas Gens se ha hecho un excelente trabajo hasta ahora y pienso que antes que nada hay que consolidar lo que ya se ha conseguido. Y a partir de ahí abrir el centro a nuevos horizontes. Ese sería el doble objetivo principal de este nuevo ciclo: afianzar lo esencial y explorar propuestas que nos lleven a nuevos públicos y una mayor presencia internacional.

bombas gens

¿De qué manera se reforzará el puente con la Fundación Per Amor a l’Art, a través del aval del director del Área de Arte Vicent Todolí?

El puente con la Fundació Per Amor a l’Art siempre ha sido muy sólido, en tanto que es la entidad impulsora de Bombas Gens Centre d’Art. Son dos caras de la misma moneda, y ambos proyectos cuentan con el inestimable asesoramiento de Vicent Todolí.

¿Qué puede aportar Bombas Gens en el panorama artístico nacional? ¿Y en el internacional?

Bombas Gens Centre d‘Art es un lugar muy especial. Es un proyecto que parte del encuentro entre el valioso patrimonio que reúne el complejo arquitectónico (cuenta con un refugio de la Guerra Civil y una bodega medieval), y la colección de arte moderno y contemporáneo Per Amor a l’Art. Esta conjunción hace que sea un lugar único, tanto en España como en el resto del mundo y queremos que se conozca. Por una parte, estimulando su visita, pero, por otra parte, propiciando también que la colección y las exposiciones temporales viajen.

¿Qué nos puede adelantar de la programación del museo para el próximo año?

Aunque todavía estamos cerrando algunos detalles y es pronto para desvelarlo en su totalidad, sí que os puedo adelantar la primera exposición que inauguraremos en 2021, a mediados de febrero. Se trata de Juan Uslé. Ojo y paisaje; una muestra que presenta una selección de obras del artista desde finales de los ochenta del siglo XX –con paisajes expresionistas, abstractos y de pincelada robusta– hasta una muestra de la serie Soñé que revelabas, con obras realizadas en los últimos diez años. Como siempre, se parte de las obras del artista presentes en la colección Per Amor a l’Art.

El arte es resistencia y puede transformar a un ser humano

¿Qué hace a Bombas Gens tan especial y diferente de otros centros culturales?

Como decía anteriormente, Bombas Gens es un lugar único. Solamente el continente ya tiene interés por sí mismo, dado que se trata de una antigua fábrica art decó rehabilitada a la que se suman hallazgos arqueológicos de incalculable valor patrimonial. Y si hablamos del contenido, el programa tiene una personalidad muy característica dado que se dedica a exhibir obras de la colección Per Amor a l’Art o que partan de ella. Pienso que la experiencia que un visitante vive en Bombas Gens difícilmente se parecerá a la que pueda vivir en otro museo.

¿A qué te refieres a que apuestas por un espacio “centrado en el artista”?

Para nosotros el artista es lo primero. Y lo es ya desde el momento de la adquisición de sus obras. Los coleccionistas, José Luis Soler y Susana Lloret, siempre intentan tener más de una pieza de cada artista, para poder mostrar de una manera más amplia su trabajo. Ese sería uno de los puntos fuertes de la colección que exhibimos en Bombas Gens: ser una colección de exposiciones. Y después siempre intentamos trabajar codo con codo con el artista y fomentar su contacto con el público. Nos interesa mucho que conozca de primera mano el universo creativo y los procesos de trabajo del artista. El arte y los artistas están en el centro de nuestra misión.

Tu planteamiento se basa en la conexión también con otros centros culturales, no solo locales, ¿piensas que el futuro de los centros de arte va en una dirección más colaborativa y más alejada del “barrer para casa”? Este planteamiento, ¿se podría trasladar también a otras esferas de la cultura?

Absolutamente, trabajar en red es uno de los pilares fundamentales. Con colaboración se consigue mucho más.

bombas gens

También, dada la terrible situación que ha ocasionado el covid en el sector cultural, ¿piensas que se vuelve cada vez más necesario encaminarse hacia un mercado más público y menos privado?

Nosotros, a pesar de ser un centro privado —que forma parte del proyecto de una fundación también privada: la Fundació Per Amor a l’Art—, siempre hemos tenido una voluntad pública. Compartir la colección, sensibilizar a través del arte y hacerlo accesible a todo tipo de visitantes.

La situación del COVID-19, ¿influirá en la misión y plan estratégico del centro cultural?

Esta crisis sanitaria me parece un excelente momento para parar y reflexionar sobre por qué hacemos lo que hacemos, cómo poner en valor y compartir nuestra colección, cómo conectar con nuestro público e involucrarlo todavía más, cómo involucrar aún más… y todo ello sin olvidarnos de que el patrimonio no solo se conserva, sino que también se construye para el futuro. En tiempos de incertidumbre es aún más necesario tener un museo vivo.

¿En nuestro país se valora correctamente lo artístico?

Yo de momento tengo que estudiar, investigar para conocer desde dentro la escena artística española y todas sus complejidades. Tengo como guideline escuchar, preguntar y aprender a través de los encuentros que quiero mantener con los artistas, los agentes del medio y con la gente en general de València y España. Pero seguro que, como pasa en otros lugares y en otras áreas, siempre se puede hacer más, trabajar más, apoyar más, y valorar más al arte y a los artistas.

¿Por qué son necesarios hoy los centros culturales?

En un momento en el que estamos todos confinados, en el que viajamos menos, la cultura en general y el arte en particular tiene la capacidad de llevarnos a otros lugares y ensanchar nuestra visión del mundo. Cuando hablo de arte me refiero a la experiencia directa. Los museos deben reflexionar, más que nunca, sobre cómo mantener esa experiencia directa como una posibilidad de encuentro, con una obra de arte o entre personas, dentro del museo. Es una lucha constante y, ahora, aún más. Los museos son necesarios porque son espacios de libertad y cuestionamiento, que permiten la producción, el encuentro y el confrontamiento con el arte. El arte es resistencia y puede transformar a un ser humano; tiene un poder curativo que oxigena el cerebro y abre la mente.

¿Cómo imaginas el futuro de Bombas Gens?

La ambición y la exigencia son máximas. Tenemos el deseo de consolidar y expandir el trabajo hecho hasta ahora. Queremos desarrollar una visión que sitúa el diálogo nacional e internacional, la diversidad, la investigación y la experimentación en el centro de nuestro proyecto.

Me imagino Bombas Gens como un espacio de libertad y de cuestionamiento, que permita el encuentro y el confrontamiento con el arte, que propicie el intercambio de ideas y la crítica, donde se pueda dar la producción. Un centro abierto donde todo el mundo se sienta bienvenido. Un museo vivo.

Compartir:

arteBombas GensVicent TodolíNuria EnguitaJuan UsléArtSandra GuimarãesFundación Per Amor a l'Artcuradoradirectora artística

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!