fbpx

Kidd Keo x Kappa expanden los límites del arte y la moda

En Lifestyle 4 July, 2021

Alejandro Serrano

Alejandro Serrano

PERFIL

De un tiempo a esta parte, las colaboraciones entre marcas, diseñadores de moda y artistas, se han erigido como una conmovedora reflexión sobre los acontecimientos reinantes, y a su vez, de ejemplo de la capacidad de la moda para trasladar las emociones del mundo contemporáneo. Da la sensación de que hoy en día, las marcas de moda se han convertido en una especie de matrioska que ampara bajo sus faldas un sinfín de versiones de sí misma en forma de colaboraciones. Pero, más allá de los beneficios que pueda reportar al mercado, estas colaboraciones ¿limitan o expanden sus límites? ¿Puede una colaboración entre marca y artista proponer algo más arriesgado que la simple promoción de una colección?

Esa es la intención del último trabajo de Kappa con artistas como Kidd Keo, Blon y Montana Colores, tres embajadores que son también tres referencias nacionales del trap, que se unen en una comunidad con objetivos afines. La idea de la última campaña de Kappa está clara: el mundo no es de aquellos que no se detienen ante los impedimentos que les impone la sociedad, sino de aquellos otros que creen ciegamente en su sueño y que no necesitan de la validación de nadie para seguir adelante, para seguir creyendo en ellos mismos.

En palabras de Kidd Keo lo define así: #KeepPerforming es una actitud. El secreto de la felicidad está en hacer lo que verdaderamente te haga feliz y no pararte, incluso cuando el camino sea el más difícil. Su actitud positiva se filtra, además, en el videoclip de la campaña como en unas fotos en las que el artista luce dos de los estilos estrella de la colección Authentic: Football 90, más nostálgica con el diseño de la firma y 222 Banda, de corte más contemporáneo y desenfadado.

Sin embargo, golpeados por la pandemia de la covid-19 y arrastrados en la catástrofe del capitalismo, parece cada vez más necesario en pensar líneas de fuga. Y la que propone Kappa, convocando artistas para que discurran sobre esta compleja situación, es una saludable muestra de ello. Cada vez se vuelve más necesario en plantear un cambio de escala y paradigma, tanto en el centro de las prácticas culturales y de los procesos políticos, como de las marcas. Kidd Keo lo expresa así: Personalmente, pienso que trabajar con marcas no puede hacer mas que expandir mi trabajo, Yo soy diseñador por encima de la musica y puedo llegar a valorarlo de otra forma...

Muchos críticos culturales plantean esta simbiosis entre arte y moda, como una necesidad, como una forma de introducir una dimensión utópica en las prácticas artísticas, pero también, como una forma de escapar a cierta burbuja bienalista o mercadotecnica, donde hasta ahora se estaba encasillando el arte y la moda por separado.

Kidd Keo

No hemos llegado, ni por asomo, a la anhelada nueva normalidad y ni siquiera sabemos si eso no será otra cosa que una precarización sin salida. Lo que sí sabemos es que nos encontramos ante un cambio de paradigma, donde deberíamos dejar de lado las baladas de la derrota, y luchar por artistas, colectivos activistas y proyectos institucionales que inciden en los debates sociales importantes y, sobre todo, necesarios, como el caso que nos incumbe ahora.

Kappa y y artistas como Kidd Keo plantean la relación marca y artista como un diálogo, como dos sujetos iguales, y es ahí donde este trabajo se vuelve pertinente, porque nos abre una infinidad de posibilidades y de escenarios de amplio espectro entre el arte y la moda. ¿Y por qué es pertinente? Porque consigue que siga vigente aquella reflexión foucaultiana que venía a plantear la urgencia de un arte de la existencia. Y es que la experiencia artística es una mediación dialéctica y puede reducirse ni al objeto ni a la intención autoral ni meramente esquematizada en el sistema comunicativo.

Más allá de lo interesante que pueda resultar la propuesta de Kappa con Kidd Keo, Blon y Montana Colores, lo que está claro es que nos encontramos ante una propuesta que nos hacen reflexionar y generar debate, más allá de lo visible, entre lo normativo y lo transgresor. Quizá las palabras positivas, anteriormente citadas por Kidd Keo, en otro contexto, no resonarían igual que hoy, en un mundo pandémico, donde las cosas a las que estábamos acostumbrados como parte de nuestra vida diaria ya no se dan, ni se darán por sentadas, y tendremos que aprender a vivir una vida mucho más frágil, con amenazas constantes.

Tendremos que cambiar toda nuestra postura ante la vida, ante nuestra existencia como seres vivos entre otras formas de vida. O dicho en otras palabras: si entendemos la filosofía como el nombre de nuestra orientación básica en la vida, tendremos que experimentar una verdadera revolución filosófica, que nos llevará a pensar y pensarnos más allá de los peligros, prejuicios y fines del mundo. Tendremos, en definitiva, que pensar el futuro, como un inicio, como una utopía, y no como un fin, como una distopía. Y es aquí, el punto de partida, que consigue Kappa y Kidd Keo, el que me parece pertinente, en un mundo como el que nos encontramos, que mira al fin, a al catástrofe, en cada esquina. No sé si así será posible crear un mundo mejor, pero el mero hecho de imaginarlo, ya es un gran paso.

Compartir:

Kidd KeoKappaBlonMontana ColoresKeepPerforming

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!