fbpx

El colapso: días de un futuro próximo

En Cine y TV 24 July, 2020

Aníbal Moltó Barranco

Aníbal Moltó Barranco

PERFIL

El colapso (L’Effondrement, 2019) es una miniserie francesa de ocho capítulos de breve duración, alrededor de 20 minutos, dirigida por Les Parasites, el colectivo formado por antiguos estudiantes de L’École internationale de création audiovisuelle et de réalisation (EICAR), ubicada en La Plaine-Saint-Denis. Los orígenes de la obra de este colectivo audiovisual se sitúan en la plataforma YouTube, donde subían cortometrajes de forma gratuita, financiándose a través de crowfunding y ha sido este estilo creativo el que les inspiraría para iniciar este ambicioso proyecto.

La historia está ambientada en un mundo apocalíptico, en el que el sistema tal y como lo conocemos ha colapsado. Su argumento lo conforman una serie de historias semiindependientes en las que sus protagonistas deberán enfrentarse a los diferentes desafíos que presenta este mundo nuevo y distópico.

No obstante, la atmósfera de la serie recuerda al entorno en el que nos encontramos actualmente, paralelismo aún más evidente tras haber experimentado los efectos de la pandemia del coronavirus en nuestras vidas. El pánico, la supervivencia a cualquier precio, la individualidad y la insolidaridad son algunos de los temas abordados en El colapso.

En la serie, sin embargo, no se explican las causas de la debacle, ni tiene necesidad de hacerlo. El principal objetivo de El colapso no es ofrecer una historia de ficción especulativa sobre el fin del mundo a corto plazo sino mostrar cómo reaccionaría el ser humano ante una situación de este calibre.

Esta producción no es sino una trágica y angustiosa crónica sobre la deshumanización de una especie ya previamente insensibilizada, es algo así como una película de zombis sin zombis, pues los verdaderos devoradores de carne humana somos nosotros mismos. Este aspecto hace que la historia resulte más próxima, más realista y veraz.

el colapso

La humanidad enloquecida en El colapso.

El colapso no es una serie que opta por las alegorías superficiales sino que pretende retratar la esencia humana en su totalidad, siendo su mensaje principal que ese mundo convulso es heredero directo del sistema en el que vivimos.

El individualismo y el espíritu darwinista de la propia supervivencia no son inherentes a un mundo colapsado sino al que vivimos en la actualidad. Y es que, en definitiva, las distopías del mañana son los frutos de las injusticias del presente, por todo esto, El colapso acierta en su retrato de un mundo que, tal vez, pueda llegar en en un futuro próximo.

El realismo y angustia que transmiten las diferentes historias de esta crónica apocalíptica se complementan con una dirección técnica magistral. Cada uno de sus capítulos están rodados en plano secuencia, cámara en mano, transmitiendo la sofocante atmósfera en la que se desenvuelven los personajes.

Para conseguir ese efecto no solo rueda en un plano único de veinte minutos, también implica un cuidado uso del espacio. Los actores y actrices son dirigidos con una extrema meticulosidad, coreografiando sus movimientos con el fin de conseguir ese ritmo y ese entorno hostigador que consigue transmitir.

El colapso

Samir Guesmi (Amine), Alicia Hava (Léa) en el episodio “La central”.

No obstante, hay que matizar algún aspecto de esta miniserie, porque no todo es bueno en El colapso. Y es que su empeño en retratar la naturaleza humana hace que la advertencia de sus breves historias resulte un tanto vacía. Únicamente podríamos decir que el episodio que contiene algo de mensaje verdaderamente tangible es el último.

El colapso adolece un poco de esencia, y sus episodios, aunque presenten ciertos nexos, resultan muy difusos, lo que hace que se encuentren excesivamente compartimentados, es posible que intentaran hacer un Black Mirror o un Years and Years a la francesa, pero erraron en su propósito. Las dos series británicas muestran una enorme capacidad de transmitir ideas, además de retratar la esencia humana, mientras que El colapso lo consigue solo a medias.

Se trata, en definitiva, de una lograda serie que plantea una distopía con un ultrarrealismo desagarrador. El colapso es un agresivo retrato misántropo de la naturaleza humana, consiste en un tirón de orejas al mundo en el que vivimos, sin apelar a edulcorantes ni esperanzas vacías. No obstante, necesita nutrirse de mensaje y de nexos argumentales con el fin de convertirse en una obra dramática completa. Tal vez se deba al hecho de que se trate de una opera prima, y que los autores cometan algún error de principiante.

La miniserie El colapso puede visionarse a través de la plataforma digital Filmin.

Compartir:

cine francésdistopíaDarwincrisis económicaCharles DarwinzombiesDistopíasviruscoronavirusel colapsohistorias cruzadas

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!