fbpx

Americana, country rock y raíces, cosecha 2020

En Música 1 septiembre, 2020

Sergio Ariza

Sergio Ariza

PERFIL

El año 2020 está siendo un inolvidable en muchos sentidos, casi todos ellos negativos, pero parece claro que las dificultades espolean la creatividad y la cosecha musical, por ello también está siendo especialmente notable.

Por ejemplo parece como si todos los grandes nombres del género Americana hubieran decidido sacar disco, Lucinda Williams, Jason Isbell, Steve Earle, Margo Price… Por si fuera poco, dos de los mayores nombres de la música rock en general y dos de los mayores inspiradores del género, Bob Dylan y Neil Young, han sacado disco, el primero su primera colección de canciones nuevas en ocho años y el segundo rescatando un disco de uno de los años esenciales de su carrera, 1975.

Americana

Se trata de una alineación espectacular que ha provocado, por aquello de redondearlo en diez, que se me hayan quedado fuera de esta selección cosas tan interesantes como el nuevo disco de Lilly Hiatt, el de versiones de Whitney, el disco póstumo de Jason Molina o el interesante proyecto de Anaïs Mitchell llamado Bonny Light Horsemen.

Claro que, a pesar de la excelente cosecha, el año también nos ha quitado a uno de los mejores compositores del género, el inigualable John Prine, un recordatorio de que, después de todo, esto sigue siendo 2020…

Lucinda Williams – “When the Way Gets Dark”

La gran dama del género sacó solo cinco discos en los primeros 20 años de su carrera —el último de ellos el imprescindible Car Wheels On A Gravel Road—, pero este año acaba de sacar el décimo de los siguientes 20, algo por lo que sus seguidores estamos totalmente agradecidos.

Y es que Good Souls Better Angels ve a una Lucinda rejuvenecida y cabreada, con el disco más visceral y crudo de su carrera. Está lleno de blues tocado con espíritu punk pero también tiene hueco para esos medios tiempos marca de la casa como la magistral “When the Way Gets Dark”, la canción más optimista del disco. También la que más necesitamos escuchar en este 2020: When the way gets dark/Will you lose your balance/Will you stumble and fall/Don’t give up/You have a reason/To carry on/Don’t give up/Take my hand/You’re never alone.

Jason Isbell – “Only Children”

El ex Drive-By Truckers es uno de los nombres más en forma del género, desde 2012 ahora ha encadenado cuatro discos tan notables como Southeastern, Something More Than Free, The Nashville Sound y este Reunions en el que le vuelven a acompañar sus fieles 400 Unit, la banda formada por su mujer Amanda Shires, al fiddle y la segunda voz, Derry deBorja, al teclado, Chad Gamble en la batería, Jimbo Hart en el bajo y Sadler Vaden a la guitarra.

Isbell vuelve a desnudarse en las letras y a destilar los mejores sabores del country alternativo, como en la sombría “Only Children” con una letra sobre una pareja de jóvenes aspirantes a artistas que encaja como un guante en su melancólica melodía, cantada a dúo con las preciosas armonías de Shires.

Margo Price – “Letting Me Down”

Margo Price es uno de los grandes nombres del género de los últimos años y en 2020 acaba de sacar su tercer disco, That’s How Rumors Get Started, quizás el disco más rock de su carrera, con una fuerte influencia de Stevie Nicks y Tom Petty, aunque su voz sigue sonando tan country como siempre.

Producido por otro nombre fundamental del género, Sturgill Simpson, Price ha logrado reunir a una banda de lujo a su alrededor, el guitarrista Matt Sweeney, el bajista Pino Palladino, el batería James Gadson y el teclista Benmont Tench, de los Heartbreakers de Petty. Es normal que el disco suene tan bien como lo hace, aunque lo principal es que las canciones siguen estando ahí, como bien demuestra este “Letting Me Down”.

Drive-By-Truckers – “21st Century USA”

La veterana banda de rock sureño de Patterson Hood ha sacado su decimotercer disco de estudio este año, The Unraveling. Un disco que sigue explorando su lado más político, como hicieron en el notable American Dream de hace cuatro años.

Es un disco maduro sobre los enormes nubarrones negros que asolan a la sociedad estadounidense, pero en el que también hay espacio para la resistencia y el optimismo. En “21st Century USA” han vuelto a entregar un himno alt-country, con fiddle y pedal steel incluidos.

Steve Earle & The Dukes – “It’s About Blood”

Pocos nombres más importantes que Earle existen en esto que llamamos Americana, y el autor de Copperhead Road vuelve a demostrar por qué con Ghosts of West Virginia, su decimoctavo disco de estudio. Un disco que se basa en la tragedia ocurrida en el 2010 en la mina de Upper Big Branch, en Virginia Occidental, donde fallecieron casi 30 mineros.

Earle se mete en la piel de estos trabajadores, gente que probablemente hubiera votado por Trump unos años después e intenta escribir desde su punto de vista. La pieza principal del disco es “It’s About Blood”, una potente canción en la que nombra a todos los fallecidos por su nombre. Es una explosión emocional en la que los Dukes acompañan con fuerza la rasposa voz de Earle.

Neil Young – “Try”

Neil Young sigue limpiando sus archivos sonoros y entregando joyas que nunca se llegaron a publicar en su día. En este 2020 le ha tocado el turno a Homegrown, el disco que grabó en 1975 pero que decidió no publicar en beneficio de Tonight’s The Night, un disco que había grabado un par de años antes.

Curiosamente, una de las razones por las que decidió no sacarlo es porque era un disco demasiado personal, basado en su reciente separación de la actriz Carrie Snodgrass, algo que todavía le escocía demasiado. Pero han pasado 45 años y Young parece pensar que ha llegado el momento de compartir estas confesiones rodeadas de suaves aromas country rock.

Es un disco en el que se puede ver su enorme huella en el género, como se puede comprobar con Try, la mejor canción del disco, con unas excelentes armonías a cargo de la gran Emmylou Harris, Levon Helm, de los fundamentales The Band, a la batería y Ben Keith dándole el sabor country con su pedal steel.

Es lo más cercano a un clásico perdido que hay en este notable disco y nos deja una de las mejores líneas de Young como letrista: I’d like to take a chance, But shit, Mary, I can’t dance, So here’s to lookin’ up your old address, Golly what a mess, We gotta take the rest and try.

Bob Dylan – “Key West (Philosopher Pirate)”

Pocas cosas se pueden decir a estas alturas de la huella de Dylan no solo en la Americana —un género que muchos piensan que inventó junto a sus amigos de The Band, en un sótano de una casa rosa allá por 1967—, sino en toda la música popular de los últimos 60 años.

Rough And Rowdy Ways ha sido otro renacimiento (¿cuántos van ya?) de un tipo que sigue empeñado en demostrar que está por encima del bien y el mal, Un disco que huele a despedida, aunque tratándose de Dylan, también pueda ser todo lo contrario. Lo que es evidente es que Robert Zimmerman comienza a pensar en su encuentro con la parca y el más allá de manera casi monotemática.

Este “Key West” suena a su paraíso particular, un lugar en el que volver a encontrarse con Louis Armstrong, Jimi Hendrix o Buddy Holly, y en el que Otis Redding estará cantando “Try A Little Tenderness”. Dylan afronta su mortalidad y se imagina el futuro: “si pierdes la razón, la encontrarás aquí, Cayo Hueso está en el horizonte“.

Waxahatchee – “Can’t Do Much”

Katie Crutchfield es de Alabama, pero hasta ahora estaba más cerca de Kristin Hersh que de Jason Isbell. Eso era hasta la aparición este año del espléndido St. Cloud, un disco en el que finalmente ha florecido su fascinación por Lucinda Williams, resultando el mejor disco de su carrera hasta la fecha.

Algo que se ejemplifica a la perfección en “Can’t Do Much”, una de las mejores canciones de lo que llevamos de año, a la que la propia Crutchfield ha definido como una canción de amor con una fuerte dosis de realidad. Claro que la música es puro amor destilado o, como dice en uno de los momentos de su letra, una cucharada de miel.

Rose City Band – “Only Lonely”

Ripley Johnson, líder de Wooden Shjips y Moon Duo, retoma su proyecto en solitario Rose City Band y entrega el mejor homenaje posible a Jerry Garcia en el 25 aniversario de su muerte. Y es que Summerlong es un precioso homenaje a los dos mejores discos de Grateful Dead, Workingman’s Dead y American Beauty, además de al debut en solitario de Garcia.

Aquí suenan esos mismos aromas en los que los Dead se calzaron las botas vaqueras y descubrieron los placeres del country y la música de raíces. El mejor ejemplo es la maravillosa “Only Lonely” en la que la guitarra de Johnson y su pedal steel conversan sobre lo divino y lo humano para disfrute de todos los seguidores del género.

Taylor Swift – “Seven”

Y termino con una sorpresa, el disco indie folk de la mayor estrella pop del planeta. Taylor Swift ha aprovechado la cuarentena para juntarse con Aaron Dessner de The National y acabar de una vez por todas con las barreras entre pop e indie. Folklore es un disco notable, más cercano a Bon Iver y a The National que a Lucinda Williams, pero no debemos olvidar el pasado country de Swift y el tremendo poso que tiene en su música.

Y es que Folklore se puede ver como una especie de Lana del Rey vaquera, en la que canciones como “The Last Great American Dynasty” o este “Seven” se debaten entre el pop de cámara y las inflexiones country en la voz de Swift. En todo caso esta última es una verdadera preciosidad con la que quiero poner el broche a esta pequeña selección.

Compartir:

Bob DylanNeil YoungSteve EarleTaylor SwiftAmericanaWaxahatcheeLucinda WilliamsMejores canciones 2020Jason IsbellMargo PriceDrive-By Truckers

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!