62 Festival de San Sebastián #7 Lasa y Zabala, Danis Tanovic, Isaki Lacuesta y Cédric Kahn - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Cine y TV

62 Festival de San Sebastián #7 Lasa y Zabala, Danis Tanovic, Isaki Lacuesta y Cédric Kahn

62 Festival de San Sebastián #7 Lasa y Zabala, Danis Tanovic, Isaki Lacuesta y Cédric Kahn

Lasa y Zabala, de Pablo Malo y Murieron por encima de sus posibilidades, de Isaki Lacuesta, dos películas esperadas, aunque fuera de concurso, Vie sauvage, de Cédric Kahn, muy verdadera. Pabo Malo realiza una impecable película sobre el secuestro en 1983, en Bayona, tortura y asesinato de los refugiados vascos José Antonio Lasa y José

Lasa y Zabala, de Pablo Malo y Murieron por encima de sus posibilidades, de Isaki Lacuesta, dos películas esperadas, aunque fuera de concurso, Vie sauvage, de Cédric Kahn, muy verdadera.

Pabo Malo realiza una impecable película sobre el secuestro en 1983, en Bayona, tortura y asesinato de los refugiados vascos José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, ambos de 18 años. Desde 1985 hasta 1995, los restos hallados en Busot (Alicante), enterrados en cal viva, quedaron sin identificar, hasta que se reabre el caso y se inicia una nueva investigación sobre la que fue primera acción de los GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación).

Lasa y Zabala, como decíamos, está realizada con gran limpieza, el relato es minucioso, fluido, moviéndose con soltura rehuyendo el tópico y con la gran aportación de actores muy solventes como Unax Ugalde (Íñigo Iruin), que interpreta al abogado que, pese a todo tipo de presiones, busca la verdad y la condena de los culpables, Francesc Orella como el general Galindo, Oriol Vila (Bayo) y Sergi Calleja (Jesús García), el policía cuyo empeño promovió el nuevo examen forense de los restos y la reapertura del caso.

El equilibrio entre la investigación, la faceta personal del caso, la dimensión política y el trazo del contexto son más que correctos (se advierte al inicio de la película que está basada en hechos reales, pero dramatizada en algunos aspectos), sin embargo, la factura final es más propia de una miniserie de televisión que de una película. ¿Por qué? sobre todo por el nulo riesgo adquirido (y aquí es imprescindible citar Negociador, de Borja Cobeaga, muestra de todo lo contrario), la escasa creatividad y el empeño en dirigir una película que llegue a todos los públicos, casi como un documento histórico ilustrado.

Lasa y Zabala (2014, Pablo Malo)

El director bosnio Danis Tanovic, ganador de un Oscar por En tierra de nadie (2001), presentó la película Tigers, un film de denuncia sobre los efectos de la leche maternizada Nestlé en los bebés de India, al mezclarse con agua no potable (solo se cita la marca al principio del film, para cambiarla luego, incomprensiblemente). Emraan Hashmi interpreta a Ayan, un representante que consigue que médicos y hospitales receten la marca que promociona, a base de sobornos. Sin embargo, abandona inmediatamente su trabajo, en cuanto descubre sus consecuencias, enfermedad y muerte de los bebés que consumen un producto inadecuado para un entorno subdesarrollado, en detrimento de la leche materna.

La concienciación de Ayan es resuelta en un plis-plas, y su lucha contra una gran empresa contará con el apoyo de periodistas y organizaciones no gubernamentales, pero la película no está bien equilibrada y el tono de la primera parte, en el que se trabaja la empatía con un joven en busca de un buen trabajo, se rompe, en la segunda, sin llegar a engancharnos a una historia de denuncia, mil veces contada, aquí de forma abrupta y poco interesante. Tigers (el apodo de los fieros representantes de laboratorio) nos deja fríos, esperando una conclusión que se limita a contar que el hecho ya fue conocido hace catorce años y la situación no ha cambiado.

Tigers (2014, Danis Tanovic)

Isaki Lacuesta nos sorprendió absolutamente con Murieron por encima de sus posibilidades. El ganador de la Concha de oro con Los pasos dobles se ha divertido de lo lindo rodando un film en cooperativa, con un macrorreparto: Carmen Machi, José Coronado, Emma Suárez, Julián Villagrán, Sergi López, Iván Telefunken, Albert Pla, Eduard Fernández, José María Pou, Luis Tosar, Raúl Arévalo, Imanol Arias, Jordi Vilches, Ángela Molina, Bárbara Lennie, Ariadna Gil, José Sacristán, Alex Brendemühl… Pero nosotros, no nos hemos divertido tanto, a decir verdad, algún destello de gag acertado o una réplica ingeniosa, pero, en términos absolutos, nos quedamos con esa desagradable sensación de desear tanto que nos guste una película, que nos cuesta reaccionar y asimilar lo que se nos ofrece.

La crisis, el azote a la banca y la defensa aguerrida de la clase media hundida a palos en el fango de la miseria repentina es más entusiasta que eficaz y divertida, el conjunto no cuaja y la inspiración de algunos personajes y situaciones se diluye en un timing equivocado y un deficiente dominio de las claves. Isaki Lacuesta rueda a golpes, con la pistola en la mano, muy cabreado con todos los que han arruinado a los españoles, pero no halla ese humor negro capaz de vehicular la rabia con suficiente gracia.

Murieron por encima de sus posibilidades (2014, Isaki Lacuesta)

La película francesa Vie sauvage, dirigida por Cédric Kahn (Una vida mejor) nos relata una historia real, la de una familia con tres hijos que vive de forma seminómada y se separa cuando la madre decide dar un giro vital y abandonar la carretera y los campamentos. Los dos hijos de la pareja son secuestrados por el padre, con quien los pequeños desean vivir, entregándose a una educación en pleno contacto con la naturaleza y el respeto por el entorno.

Vie Sauvage (2014, Cédric Kahn)

Kahn se posiciona del lado del progenitor (excelente Matthieu Kasovitz), que en todo momento es presentado como una buena persona, preocupado por el bienestar de sus pequeños, aunque sea viviendo de un modo nada convencional, de hecho el personaje está muy bien trabajado, con matices que nos ayudan a comprender su punto de vista.

Por otra parte, la descripción de la vida nómada, la permanente huida con identidades falsas y los beneficios de la comunión con la naturaleza y sus criaturas (magnífica fotografía y detallismo en las inclemencias y beneficios) nos hacen olvidar en muchos momentos la angustia de una madre, que no tiene ninguna noticia de sus hijos durante diez años. El final, verídico y conmovedor, resulta totalmente coherente con lo que hemos visto y cómo nos lo han mostrado.

Todas las crónicas del 62 Festival de San Sebastián, aquí.

Eva Peydró
ADMINISTRATOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores