fbpx

Sam Neill: Gran Premi Honorífic en Sitges 2019

En Cine y TV 22 July, 2019

Javi Cózar

Javi Cózar

PERFIL

Quedan poco más de dos meses para el 52 Sitges-Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya y por fin ya se han dado a conocer algunos detalles acerca de una edición que homenajeará a Sam Neill. Tradicionalmente a estas alturas ya se han hecho públicos bastantes títulos, pero ya explicó Ángel Sala en la rueda de prensa del pasado mayo que este año el flujo de información sería más lento. Así pues, pocas novedades a las puertas de las vacaciones de agosto.

Sam Neill. En la boca del miedo (John Carpenter, 1994)

La más importante de ellas, con toda probabilidad, es la visita de Sam Neill para recibir el Gran Premi Honorífic del festival. El actor irlandés no tiene una carrera especialmente ligada al cine fantástico, vamos, que no es Jeffrey Combs, para entendernos. Sin embargo, en su ya dilatada filmografía sí que ha participado en algunas películas de género bastante importantes por uno u otro motivo. Su rostro, pues, se deja ver en títulos como Parque Jurásico, de Steven Spielberg; La posesión, de Andrzej Zulawski, En la boca del miedo, de John Carpenter, o El final de Damien, de Graham Baker.

Sam Neill. La posesión (Andrzej Zulawski, 1981)

Sam Neill e Isabelle Adjani en La posesión (Andrzej Zulawski, 1981).

Estas y muchas otras conforman nada menos que cuatro décadas de cine, tiempo en el cual Sam Neill ha dado sobradas muestras de su calidad y que, sin duda, justifican que Sitges le rinda este homenaje. Su presencia servirá como excusa para, precisamente, proyectar La posesión con un Q&A posterior en el que el público podrá interpelar directamente al actor. Por cierto, que este título no ha sido escogido por nadie del equipo del festival sino por el mismo Sam Neill: la organización le pidió que escogiera uno de su filmografía, y él eligió uno que, entre sus películas, no ocupa precisamente el primer puesto en cuanto a popularidad, aunque no cabe ninguna duda tanto del prestigio crítico de la cinta de Zulawski como de que se trata de una elección estupenda que permitirá descubrir, a los que no la hayan visto aún, la que desde luego es una película excepcional.

Sam Neill. Horizonte Final (Paul W. S. Anderson, 1997)

Sam Neill va tan sobrado en Horizonte final que ni mirar a cámara le hace falta…

Obviamente, cualquiera de las mencionadas películas de Spielberg, Carpenter y Zulawski podrían ilustrar perfectamente la relación entre Neill y el fantástico. Sin embargo, si me preguntan a mí, hubiera escogido Horizonte final, cinta de terror a reivindicar con urgencia, puesto que no es solo una de las mejores de su género, entre las que se rodaron en los años 90, es que es una de las aproximaciones al Mal como abstracción más inquietantes y turbadoras que jamás se hayan rodado. Y lo de Sam Neill en esa película acojona (literalmente, además): una obra maestra actoral que debería ser mostrada en todas las escuelas de interpretación del mundo.

Habría estado bien una pequeña retrospectiva sobre la huella de Sam Neill en el fantástico, sí, pero hace ya bastantes años que Sitges no tiene huecos para este tipo de secciones. Lejos quedan ya los días en los que se dedicaba una retrospectiva a David Lean o Alain Resnais y se proyectaba TODA su filmografía, se programaban 25 películas para hablar de la Troma, o se pasaban nada menos que 100 películas fantásticas (sí, 100) para celebrar los primeros 100 años de vida del arte cinematográfico. Seguramente también vivimos una época en la que el material cinematográfico es mucho más accesible y quizás tiene menos sentido organizar una retrospectiva tan amplia. Es este un debate que seguramente los grandes festivales ya tienen superado, y que sin embargo a mí me parece importante rescatar. Una retrospectiva es mucho más que juntar unas cuantas pelis y proyectarlas en un marco determinado. Es una oportunidad para la reflexión, para el análisis histórico, que me parece extraordinaria y que lamento profundamente que en Sitges haya pasado a mejor vida.

Sam Neill. En la boca del miedo (John Carpenter, 1994)

En estos momentos el festival solo puede permitirse, a lo sumo, una retrospectiva como la que este año dedica a King Hu, director, guionista y actor chino muy recordado por su contribución al cine de artes marciales: cuatro películas y a casa. Vale, son copias prístinas y algunas incluso en 4K, pero dedicarle un ciclo de cuatro pelis a alguien que, según IMDb, acumula 42 créditos como actor, 17 como director y 16 como guionista, parece un poco ridículo.

No hay espacio para más, los asiduos al certamen conocen muy bien que este es un festival que encierra varios festivales en su interior. El día tiene 24 horas, de las que casi cada jornada de Sitges los proyectores funcionan entre 18 y 20 cuando no más, y las fechas son las que son: tal y como está planteado hoy en día, y sin cambiar nada de lo que ya está asumido, habría que doblar la duración del festival para dar cabida a retrospectivas en condiciones.

Sam Neill. 3 From Hell (Rob Zombie, 2019)

Three from Hell: Rob Zombie vuelve a Sitges

La actualidad, pues, manda en Sitges, y en este sentido el certamen ha desvelado ya sus primeros cartuchos. Aquellos que necesiten el listado completo de lo que ya se ha confirmado pueden ir directamente a la nota de prensa publicada esta misma semana por el festival. Hay películas para todos los gustos y de todas las clases, algo lógico teniendo en cuenta la enorme cantidad de títulos que engordan cada año el line up definitivo de Sitges. Desde las apuestas seguras, como las últimas propuestas de los habituales Rob Zombie y Quentin Dupieux, respectivamente Three from Hell y Le daim, hasta las más transgresoras, como Vivarium o Jesus Shows You the Way to the Highway, pasando por el cine más gamberro de Little Monsters o el gore visceral de Bloodline.

Sitges. Little Monsters (Abe Forsythe, 2019)

Little Monsters promete escalofríos y risas en una única película

La que no estará, y esto no es desde luego una buena noticia, es Parasite, de Joon-ho Bong, que arrasó en la pasada edición de Cannes. Sala lo ha confirmado ya y ha explicado que la ausencia se debe a políticas de estreno de la distribuidora española. Una lástima, puesto que Sitges era desde luego un foro en el que una película como esta iba a encontrar garantías de una óptima repercusión. Quizás pueda ayudar a curar la herida el título que acabe inaugurando el festival: el director de Sitges confirma que en esta ocasión no está previsto para la inauguración una producción española, sino que se barajan dos películas internacionales.

Yo ahí lo dejo, pero por ejemplo una película inaugural que ayudaría a aliviar la decepción de Parasite sería sin duda Doctor Sueño, la esperadísima adaptación que el gran Mike Flanagan ha hecho de la novela de Stephen King que continúa los hechos narrados en El resplandor

Compartir:

Festival de Sitgescine fantásticoAndrzej ZulawskiÁngel SalaRob ZombieJohn CarpenterHorizonte finalAlain ResnaisQuentin DupieuxSteven SpielbergStephen KinggoreMike FlanaganParasite52 Festival de SitgesSam NeillLa posesiónKing HuThree from HellJeffrey CombsDavid Lean

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tu la primera persona!