fbpx

‘Rocketman’ o la historia de un rockstar simpático

En Cine y TV 28 June, 2019

Óscar Carrera

Óscar Carrera

PERFIL

Aunque comparte director, formato, intenciones, una época y al menos un personaje con el reciente biopic de Queen, Rocketman es mejor película. Y eso, contra todo pronóstico. Pues la vida de Elton John, su dicharachero protagonista, es sorprendentemente rutinaria y monótona para una estrella de rock de los setenta. Fue adicto, como confiesa desde el primer minuto, a la cocaína, el alcohol, el sexo y el shopping. ¿Y quién no?

Elton John tuvo una activa vida bisexual, secreto a voces que terminó revelando en la Rolling Stone. ¿Y quién no? La historia de Freddie Mercury sigue derroteros parecidos, pero termina en elegía; desafortunadamente, su biopic se guarece en el triunfalismo y elude los últimos años, con lo que bienpensantes como Borat seguirán creyendo que murió en un accidente.

Rocketman (Dexter Fletcher, 2019)

Egerton poniéndose en la piel de Elton John.

En la película de Elton John, el director Dexter Fletcher adopta la estrategia contraria: se despide  del realismo y apuesta por coreografías grandilocuentes, que cubren desde cenicientos barrios obreros hasta orgías luciferinas y gráciles servicios sanitarios. El resultado es una biografía fantástica, a la manera de All That Jazz  o del viejo Jodorowsky.

Es tentador imaginar a Elton contemplando el éxito rotundo del biopic de Queen y pensando Yo también quiero de eso. Lo cierto es que la idea de celebrarse en la gran pantalla llevaba varias décadas rondando por la mente del cumpleañero más fastuoso del Reino Unido.  Rocketman supone una hagiografía en vida, con su canonizado como productor ejecutivo. Es la historia de un niño prodigio contada por un millonario septuagenario, y uno se asombra de cuántas veces se profieren halagos a su protagonista, especialmente cuando se sienta al piano, ya sea en una velada de infancia o en un estudio norteamericano.

Rocketman (Dexter Fletcher, 2019)

La historia previa del rocanrol, los precedentes, se reducen a poco más que un sombrero de Bob Dylan. El nombre artístico –luego legal– de Elton John, que fue un homenaje a los compañeros de su primera banda, aparece ahora dedicado a John Lennon. Este cambio de liga es rematado en pantalla por el comentario (que siempre hace un tercero) de que “Your Song” es Lo mejor que he oído desde Let It Be.

Elton milita ahora en la liga de las estrellas, y el punto álgido de su vita sanctorum tiene lugar cuando, literalmente, se pone a levitar: primero al cantar el “Crocodile Rock”, más adelante al salir disparado hacia la estratosfera, como el cohete del título. Una trayectoria meteórica, desde una familia rota digna del cine de Ken Loach, y aparentemente igual de semificticia, hasta el roquero que afirmaba haberse acostado con todos los famosetes de su tiempo —¿de nuevo hacía falta el dato?—, para culminar en unas actividades humanitarias brevemente mencionadas.

¿Es un cohete o es un petardo? Eso lo dirimirá cada cual. Como fuere, Taron Egerton lo encarna a la maravilla, con toda su tontorronería y sus ganas de complacer al mundo y de comérselo por el camino. Se bromea repetidas veces con la alopecia galopante de la joven estrella, aunque no con sus repetidos intentos quirúrgicos de remediarla, desde por lo menos 1978. Cien por cien vanidad, decía cuando por primera vez confesó su batalla contra la calvicie, finalmente victoriosa.

Pues Elton John es un hijo de su tiempo. Lo interesante es cómo ese tiempo, esos setenta escandalosos, maleducados y cínicos, dan hoy para un cine casi para todas las edades (a este lado, se entiende, de los censores de Rusia o Samoa). El segundo espectador más joven de la sala donde se proyectaba Rocketman me doblaba fácilmente la edad. El diablo resulta ser, como en la escena que abre la película, un disfraz ostentoso y algo camp. La pregunta es si alguna vez fue otra cosa, o si estamos desarrollando tolerancia.

Compartir:

CineBob DylanKen LoachJohn Lennonelton johnQueenTaron EgertonRocketman

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tu la primera persona!