fbpx

Abandonen el edificio

“Ratched”: locura por la decoración

En Lifestyle, Abandonen el edificio 13 December, 2020

Sandra Jiménez

Sandra Jiménez

PERFIL

Los hospitales y los psiquiátricos en particular, son instalaciones en las que, por regla general no importa de qué materiales estén construidas (hormigón, acero, piedra, mármol, vidrio…), pero son edificaciones que nos producen escalofríos y temor a aquello que nos espera detrás de su puertas.

¿Qué pasaría si todo ese volumen de hormigón, acero y vidrio lo revistiésemos con maderas nobles, con papeles de colores, flores…, con moquetas, terciopelos y pintásemos las paredes en tonos pastel? ¿Y si además, sustituyésemos sus ortopédicas camas, sus incómodas butacas, sus apliques de tubos fluorescentes por lámparas y muebles de diseño de los años 40/50? ¿Seguiríamos teniendo miedo o quizás ya no?

Así es Ratched, una de las series de la plataforma digital Netflix En ella, el director, productor y creador Ryan Murphy ha transformado un hospital psiquiátrico en un elegante y sofisticado hotel, bajo cuyo glamuroso envoltorio se esconde la locura, el horror y la crueldad resultado de las prácticas y tratamientos más crueles y menos ortodoxos de la medicina. Terrorífico, ¿verdad?

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

El drama de terror psicológico, creado por Evan Romasnky y dirigido por Ryan Murphy, se centra en los orígenes de la enfermera del sanatorio mental Mildred Ratched, interpretada por Sarah Paulson. La producción que, fue rodada íntegramente en California, es una precuela de la fantástica película Alguien voló sobre el nido del cuco de Milos Forman del año 1975 interpretada por Jack Nicholson y Louise Fletcher, basada en la novela del escritor Ken Kesey. El prólogo de la misma comienza así:

A quien los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco.

Esta cita ha sido atribuida erróneamente al dramaturgo griego Eurípides y, al leerla, uno se estremece solo de pensar lo que le depararán esas 320 páginas que transcurren en el hospital psiquiátrico estatal de Salem (Oregón): una institución mental deprimente, desolada, gris y aséptica con unos interiores, blancos, pulcros que desprenden un aroma a lejía y desinfectante.

Al frente de la misma, se encuentra la impoluta enfermera Mildred Ratched, quien ejerce un poder casi absoluto sobre los pacientes controlando el acceso a los medicamentos, limitando sus privilegios y sus necesidades básicas como alimentos y artículos personales. Ella es la máxima autoridad en la institución, porque sus superiores pasan por alto sus métodos, ya que mantiene el orden y la calma en el centro.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Nada que ver con los inicios de la joven Mildred, interpretada magistralmente por Sarah Paulson que ya en el primer capítulo aparece vestida con un elegante y sofisticado traje bar en un vivo color mostaza, obra del diseñador y modisto Christian Dior. Se nos presenta como la imagen perfecta de lo que debería ser una enfermera. Un modelo que revolucionó el mundo de la moda ya que reivindicaba la vuelta a la feminidad y lo sofisticado después de las penurias y restricciones sufridas durante la Segunda Guerra Mundial.

Así es como nuestra querida Mildred entra a trabajar en el hospital estatal de Lucia, una localidad situada al norte de California. Un centro psiquiátrico con aspecto de hotel de 5 estrellas que invita a entrar y a quedarse.

Ratched

Lucia estate mental Hospital. © Filming Locations by Atlas of Wonders.

Pero nada es lo que parece y bajo esa apariencia agradable y educada de un costoso vestuario, se esconde una persona manipuladora y maquiavélica que, a medida que empieza a trabajar en el sistema de salud mental, se descubrirá que su elegante exterior oculta una oscuridad que va creciendo en su interior y que la llevará a hacerse con el control del hospital, manejando a su antojo al trastornado Dr. Richard Hanover, director del elegante hospital interpretado por Jon Jon Briones, y pasando por encima de la jefa de enfermeras Betsy Bucket interpretada de manera soberbia por la actriz Judy Davis.

Toda la serie se caracteriza por el uso de los colores fuertes, pero destaca sobre todo el empleo del color verde. Un color que aunque en decoración se asocia con la naturaleza porque aporta serenidad y sofisticación, también es cierto que sus diferentes tonalidades pueden transmitir otras emociones diferentes como violencia, opresión, lujuria, envidia, riqueza, codicia y maldad, sin ser necesariamente obvias. Por ese motivo, Ryan Murphy decidió que el verde fuese el color predominante tanto en el vestuario del personal como en algunas de las estancias.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Otro elemento a tener en cuenta en los diferentes encuadres, es el uso de la perspectiva cónica frontal con un único punto de fuga. Si nos fijamos en cada una de las escenas, pero principalmente las que transcurren en el despacho del Dr. Hanover y en la sala de tratamientos con “aguas termales”, comprobaremos que tanto el plano del cuadro como el del observador son paralelos, el punto de fuga es el protagonista ubicado en el centro domina la pantalla o la imponente pared curva de bloques de vidrios moldeados que abraza las bañeras/ataúdes de acero inoxidable.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Analizando los diferentes escenarios en los que transcurre la serie, empezaremos por el hospital estatal de Lucia. Este complejo es una mansión de arquitectura neocolonial hispano-americana, diseñada por el arquitecto Wallace Neff a finales de los años 20 y que fue construida para el magnate de las cuchillas de afeitar, King C. Gillette. Es conocida como Rancho Rey Gillette e honor a su expropietario y está situada en Malibu Creek.

Sus interiores son obra de la diseñadora de producción Judy Becker y del decorador de escenarios Matthew Flood Ferguson quienes se inspiraron en el Arrowhead Springs Hotel. Un hotel clásico de lujo, de seis plantas, un gran resort y spa de estilo georgiano localizado en San Bernardino, diseñado por el arquitecto Paul Williams y decorado por la interiorista Dorothy Draper.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

El trabajo de decoración es tan cuidado y exquisito que el vestíbulo del psiquiátrico parece el hall de recepción de un hotel de cinco estrellas. La elección de colores no puede ser más acertada, el mostrador, las columnas y las mesas son de madera lacada en negro sobre la que destacan los sofás y sillones tapizados en pana de color rosa.

El suelo revestido con una moqueta en color teja y la iluminación compuesta por lámparas de araña, candelabros y los apliques en las paredes del pasillo que proyectan una luz hacia arriba, elevan la categoría del establecimiento convirtiéndolo en distinguido y refinado.

Las habitaciones de los pacientes tienen cierto aire de cuartos infantiles, algo retro. Combinan a la perfección los colores pasteles, papeles pintados y tapizados florales… Una forma magistral de »ocultar» el horror de los tratamientos y los trastornos que atormentan a los desgraciados que allí son ingresados.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

La sala de descanso de las enfermeras, donde Mildred y Betsy comparten algo más que café y sándwiches, está decorada al más puro estilo fifties, inspirado en los clásicos dinners americanos que tanto proliferaron en los años cincuenta, con sus sofás de piel, mesas de mármol, suelo ajedrezado con baldosas de dos colores.

Manteniendo la estética y la línea cromática de la serie, y también para edulcorar su aspecto, se han empleado tonos pastel como verdes aguamarina o rosas, combinados con papeles pintados con motivos florales y cortinas, huyendo de los rojos, negros y azules característicos de este tipo de locales.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

El despacho del nada convencional Dr. Hanover es magnífico. Una enorme sala decorada en diferentes tonalidades de color azul (un tono muy formal y conservador), presidida por un par de columnas situadas en el centro que le confieren el aspecto de un mini palacete modernista y definen varios ambientes: la mesa central que domina el espacio, con dos preciosas lámparas art decó, una pequeña sala de estar con una mesa de cristal y tres sillones de dos plazas en terciopelo color azul cielo, una zona con mueble bar y todo ello envuelto por elegantes y cortinas en color azul que van de suelo a techo, que junto a las lámparas de araña, enmarcan y delimitan el espacio.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Pasamos al sótano, donde Edmund Tolleson (Finn Wittrock) está preso y que nada tiene que ver con las mugrientas y húmedas mazmorras, nidos de ratas situadas por debajo de la cota cero que estamos acostumbrados a ver en las películas. La celda no puede ser más cool: rematada superiormente por un exquisito techo abovedado todo él revestido con azulejos esmaltados en diferentes tonalidades de marrón, cuyo aspecto nos recuerda a las famosas bóvedas de Guastavino, el arquitecto de Nueva York, pero no lo son. Las de la serie pertenecen a una vieja chocolatería holandesa, Dutch Chocolate Shop, situada en Los Ángeles, creada por Ernest Batchelder en 1914.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Dejamos atrás el hospital y nos acercamos al Motel Lucia, donde se aloja Mildred, un sencillo complejo familiar construido sobre un acantilado en los años 30 y que ofrece unas impresionantes vistas del océano Pacífico. Este alojamiento recibe su nombre de la población a la que pertenece, ubicada a menos de 300 kilómetros de San Francisco.

Ratched

Sealight Inn, Motel Lucia lodge. © Filming Locations by Atlas of Wonders.

Su administradora es Louise, interpretada por Amanda Plummer, una mujer insolente, charlatana, cotilla, amiga y confidente de la enfermera Bucket. Sus habitaciones, con vista al mar o a la montaña, mantienen la estética y línea cromática de la serie decoradas en diferentes gamas de verde en cortinas, moquetas y colchas que destacan sobre los revestimientos de madera.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Mención especial merecen todas y cada una de las diferentes lámparas de sobremesa que aparecen, cuyos brazos son de un diseño exquisito. Sencillez y pulcritud hacen de él un alojamiento modesto pero elegante.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Y para terminar, la exuberante y ostentosa mansión de la millonaria y excéntrica Lenore Osgood interpretada por Sharon Stone. Estamos ante el hogar de una diva, que viste con kimonos y trajes de seda, abrigos y estolas de piel, vestidos y pantalones de alta costura, lujosas joyas y que además, como parte de su guardarropa porta a Petunia, una mona capuchino ataviada como ella.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Su lujosa residencia y exuberante jardín, con un exótico templo indio en su interior, destacan por su estética chinoiserie, una decoración maximalista y ecléctica, propia de paisajes exóticos, rica en muebles ornamentados o piezas de delicada porcelana con décadas de historia.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Sus salas y habitaciones son amplias y están pintadas en color verde y rojo, en un escenario donde las paredes jamás aparecen desnudas. Los estampados de leopardo, diferentes tejidos: pana, terciopelo, los diferentes materiales piedra malaquita, las maderas, los lujosos papeles pintados o las cortinas de seda con flores bordadas se mezclan y funden para crear un poderoso collage de gran impacto visual, al que es imposible resistirse. Esta legendaria finca, conocida como Dawnridge, se encuentra en Beverly Hills y es propiedad de Tony Duquette, un diseñador especializado en teatro y cine cuyos decorados eran excesivamente barrocos.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Después de ver la serie, uno comprueba la importancia de la decoración. Un término que vaya mucho más allá de lo estético, porque una adecuada selección de colores, materiales, muebles y objetos, la iluminación natural y artificial junto a una buena distribución y aprovechamiento de los espacios contribuyen a la creación de un ambiente agradable, acogedor, íntimo y funcional, visualmente muy atractivo al espectador y que además, invita al propietario, al huésped, al descanso y a la unión familiar.

Ratched

Ratched (Ryan Murphy, 2020). © Netflix.

Compartir:

sarah paulsonseries y arquitecturaArquitectura y decoraciónJudy DavisSharon StoneJon Jon BrionesRatchedAlguien voló sobre el nido del cucoKen KeseyLocura y decoraciónHospitalesPsiquiátricosColor verde

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!