fbpx

Dolly Parton, ni rubia ni tonta

En Música 19 January, 2021

Sergio Ariza

Sergio Ariza

PERFIL

A pesar de su imagen de rubia tonta, exaltada por ella misma, Dolly Parton es una de las cantantes más inteligentes de la historia del country, una que siempre ha sabido dar a su público lo que quería, aunque a veces fuera a costa de sacrificar su también enorme talento por versiones azucaradas y demás cosas horrendas que la llevaron hasta el éxito.

Pero si se sabe separar el grano de la paja (sobre todo en una discografía con más de 50 discos de estudio) entonces te puedes hacer un recopilatorio alucinante en el que se demuestra que Parton es una compositora brillante y una intérprete formidable. Las diez canciones que vienen a continuación (nueve originales y una versión) son diez verdaderos tesoros que demuestran que esta “rubia tonta” no es ningún chiste.

Dolly Parton

“Jolene” (1973)

“Jolene” es una canción enorme, la confesión de una derrota por adelantado, el patetismo llevado a la máxima expresión, la súplica de una mujer ante una diosa cuya belleza está fuera de toda comparación. Una mujer que escucha a su marido hablar de esa misteriosa mujer en sueños, misteriosa entre otras cosas porque nunca sabemos si tiene el más mínimo interés en el marido de la cantante. Parton ha reconocido que la canción se basó en una empleada de un banco al que iba con su marido, aunque le puso el nombre de una joven fan de 10 años que le pidió un autógrafo después de un concierto.

Lo que queda claro en la canción es el tono lastimero de una mujer que no da un duro por su relación o por la fidelidad de su pareja. Es más, es tal la admiración de la esposa por Jolene que uno podría pensar que esta podría elegir a la perfección entre el marido y la mujer, aunque no estoy muy seguro de si Parton estará muy de acuerdo con esa interpretación…

“Coat Of Many Colours” (1971)

Esta es la canción que tiene el honor de ser la favorita de su propia autora, algo normal si tenemos en cuenta que la historia que cuenta es la más cercana a su compositora. “Coat Of Many Colours” va sobre el abrigo hecho con retales de otras cosas que su madre le cosió a la propia Dolly Parton cuando esta era una niña, la chica quedó emocionada con su regalo, pero solo recibió las risas de sus compañeros de colegio que no veían en esa exhibición de pobreza lo que veía la propia Dolly, el amor de su madre. Y es que unos retales pueden parecer riquezas cuando se cosen con amor y se llevan con orgullo.

“I Will Always Love You” (1974)

“I Will Always Love You” es una de las canciones más famosas de todos los tiempos, pero pocos la relacionan con su autora e intérprete original, Dolly Parton. De poco sirve que fuera su tercer número uno, segundo consecutivo tras “Jolene”, en las listas country, todo el mundo relaciona esta canción con la versión que hizo Whitney Houston para El guardaespaldas. El caso es que el potencial de la canción no pasó desapercibido desde un principio y al poco de publicarla, el mismísimo Rey del rock, Elvis Presley se interesó en hacer una versión de la misma, pero los tejemanejes del mafioso Coronel Parker, que pidió a Parton que renunciara al 50% de los derechos de la canción, lo hicieron imposible.

Elvis era uno de los grandes ídolos de Parton, pero la canción era suya y no iba a renunciar a ello. El caso es que muchos años después Kevin Costner, productor e intérprete en El guardaespaldas, decidió que la canción se convertiría en la pieza más importante de su película, una vez que su primera opción, “What Becomes Of The Broken Hearted” de Jimmy Ruffin, fuera utilizada en otra película de la época. Al final Whitney interpretó la canción de Parton como si fuera la canción de amor/desamor más desgarradora de la historia y el resto es ídem (historia cubierta, eso sí, de millones de dólares).

Pero el caso es que “I Will Always Love You” no es una canción de amor, ni una canción sobre una ruptura sentimental, sino la despedida de Parton de su pareja artística, Porter Wagoner, el hombre que la había descubierto pero que limitaba su ascenso definitivo a la fama mundial. Parton no sabía cómo decirle a Wagoner que se iba a ir, así que compuso esta canción (en el día más inspirado de su carrera, pues la escribió el mismo día que “Jolene”) y se la cantó. Wagoner se puso a llorar y le dijo que le concedía la libertad si le dejaba producir la canción. Es uno de sus mayores tesoros, pero Parton siempre ha sido una persona humilde y esto es lo que dijo sobre la misma y la versión de Houston: Whitney convirtió esa simple, sincera, canción mía en una gran canción… fue simplemente increíble. Es ella la que la llevó a todo el mundo y la convirtió en una canción familiar, así que siempre le estaré agradecida por eso.

“9 To 5” (1980)

Para 1980 Dolly Parton ya se había convertido en una estrella pop, superando las barreras de la música country. En 1977 había sacado la azucarada “Here You Come Again” y se había colado en los primeros puestos de las listas del Billboard. Pero en 1980 decidió que también quería ser una estrella del cine… y lo consiguió. Su papel en Cómo eliminar a su jefe (la hilarante traducción del 9 to 5 original) le valió los elogios de críticos como Roger Ebert que dijo de ella que era una estrella de cine innata, además de barrer en taquilla y hacer ver que podía compartir plano con actrices tan importantes como Jane Fonda o Lily Tomlin sin desmerecer en absoluto.

Como colofón, Parton escribió la canción que servía como banda sonora, logrando su primer número uno en las listas pop, un imparable y bailable tema ayudado por unos vientos R&B con el que Parton saca a relucir su orgullo de clase obrera con frases tan certeras, y actuales, como It’s a rich man’s game, no matter what they call it, you spend your life putting money in their pocket (es un juego para ricos, no importa como lo llamen, te pasas la vida poniendo dinero en sus bolsillos). A principios del siglo XXI volvería a ponerse de moda cuando Soulwax la emparejaran con el “Independent Women Part 1” de Destiny’s Child y el “Eple” de Röyksopp en su As Heard on Radio Soulwax Pt. 2.

“Early Morning Breeze” (1971)

No es uno de sus grandes éxitos pero “Early Morning Breeze” demuestra casi mejor que ninguna otra la facilidad melódica de Dolly Parton y cómo puede, con los mínimos elementos, emocionar al oyente. Esta canción ha tenido varias versiones, pero mi favorita sigue siendo la primera, dentro del disco Coat Of Many Colours, publicado en 1971, con apenas una maravillosa línea de bajo y una melodía adictiva, a la que se unen una acústica tocada con fingerpickin y una batería mínima, Parton firma una canción a la que John Sebastian no dudaría en poner firma.

La cantante retomaría el tema tres años más tarde para su disco Jolene, publicado en 1974, algo normal si tenemos en cuenta su ridícula cantidad de discos publicados a comienzos de los 70 (entre 1971 y 1973 Dolly publicó 4 discos por año, ¡12 en total!). Por si fuera poco, la canción también tiene hasta un remix a cargo de Bent que no está nada mal, al que se le añade la pedal teel de BJ Cole.

“The Bargain Store” (1975)

La canción que completaba su histórica racha de cuatro números uno consecutivos en las listas country vino acompañada de polémica. Y es que muchas de las conservadoras emisoras country se negaban a emitir una canción en la que Dolly Parton utilizaba una tienda de segunda mano como metáfora para una mujer con mucha experiencia, que busca una relación con la que curar las heridas del pasado. En concreto la frase The bargain store is open, come inside, you can easily afford the price (la tienda de segunda mano está abierta, métete dentro, puedes permitirte el precio con facilidad) fue vista como una posible referencia a la prostitución. Musicalmente es otra maravilla, con cierto parecido con “Jolene” viendo a la compositora explorar su vena más melancólica y oscura.

“My Tennessee Mountain Home” (1972)

Cuando Parton vuelve la vista atrás hacia su infancia en las montañas de Tennessee, el resultado suele ser emocionante y esta no es una excepción. Parton vuelve a hablar de la sencillez y pureza que se respiraba en su humilde hogar. Algo que vuelve a lograr transmitir de la más simple de las maneras, volviendo a demostrar su habilidad como letrista: In my Tennessee mountain home, life is as peaceful as a baby’s sigh (En mi casa en las montañas de Tennessee la vida es tan tranquila como el suspiro de un bebé).

“Those Memories Of You” (Trio) (1987)

Esta canción, escrita por Alan O’Bryant para el padre del bluegrass, Bill Monroe, en 1978, encontró su versión definitiva en la voz de Dolly Parton, acompañada a la perfección para la ocasión por Emmylou Harris y Linda Ronstadt. Corría el año 87 y tres de las voces más importantes del country decidieron grabar juntas, a pesar de que nadie apostaba por ellas.

Parecía raro que la reina del country comercial, Dolly Parton, la reina del country alternativo, Emmylou Harris, y la responsable de la aparición de los Eagles, Linda Rondstadt, pudieran sonar tan bien juntas, pero Trio, que así se llamó el disco en el que aparecía esta canción, es uno de los grandes trabajos de la carrera de las tres. Sus voces empastaban a la perfección, ya fuera en viejos éxitos pop, como el “To Know Him Is To Love Him” de Phil Spector, o canciones nuevas escritas para la ocasión, como la notable “Wildflower” de Parton. Aquí la rubia se olvida de las listas de éxitos (aunque el trabajo fue un éxito y tuvo tres sencillos en las listas country) y vuelve a sus raíces más country y folkies, su interpretación en este “Those Memories Of You” es de esas capaz de erizar el vello…

“Love Is Like A Butterfly” (1974)

“Love Is Like A Butterfly” ve a Dolly Parton convertida en cantante folk, como si en vez de la voluptuosa cantante de peinados imposibles de Nashville fuera una habitual del bohemio Greenwhich Village neoyorquino. Publicada en el verano de 1974, volvió a subir a lo más alto de las listas country, convirtiéndose en su tercer número uno consecutivo en las mismas, tras “Jolene” y “I Will Always Love You”, demostrando que su decisión de abandonar a Wagoner y buscarse un sitio por su cuenta había sido todo un acierto. La melodía coquetea con el azúcar pero Parton sabe sacar petróleo de ella, es más, con dos gotas de ácido en esta sacarina se podría construir un clásico psicodélico.

“Dumb Blonde” (1967)

Como decía al principio, Dolly Parton ha sabido jugar muy bien con su imagen durante toda su carrera (cuesta una barbaridad de dinero parecer una puta barata es una de sus mejores frases) y lo lleva haciendo desde el principio. No en vano su primer éxito en las listas country se remonta a 1967 cuando jugó con el tópico de la rubia tonta en esta canción en la que se termina llevando la última carcajada.

No en vano, mucho tiempo después dejó otra frase para el recuerdo No me ofenden para nada todos los chistes sobre rubias tontas porque sé que no soy tonta… Y tampoco soy rubia. 53 años más tarde parece claro que tenía razón, las rubias se lo pasan mucho mejor…

Compartir:

Dolly PartonElvis Presleymejores cancionesJoleneWhitney Houston

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!