fbpx

Cultura

Arquitectura y hip hop

En Abandonen el edificio, Cultura 11 abril, 2020

Sandra Jiménez

Sandra Jiménez

PERFIL

Debo reconocer mi fascinación por los artistas de hip hop y el movimiento cultural asociado a esta tribu urbana. Más que su música, que es algo que no suelo escuchar, creo que tiene más que ver con su estética y el espectáculo que se genera alrededor de ella. Lo mismo ocurre con esa oleada de nuevas estrellas que hacen de la música pop, trap, dance, electrónica, reggaeton incluido, una forma y estilo de vida.

hip hop

Lady Gaga.

Admiro su capacidad de sentirse bien consigo misma, vistiendo esa ropa de formas y colores imposibles, en algunos casos incómoda y poco práctica, la verdad. Sin despreciar el tamaño oversize de su bisutería y joyería y su pasión desmesurada por el oro, pero sobre todo, por sus excesivos y, en ocasiones estrafalarios complementos. Cuando los veo salir al escenario o veo algún videoclip suyo, siempre pienso: ¿cómo serán las casas en las que viven? ¿Reflejarán el lujo y exceso que muestran en sus apariciones públicas? ¿Serán una especie de panteón en el que rendir culto a su excéntrica personalidad? O por el contrario, ¿bajo esa apariencia de divas/os se esconde una persona humilde de gustos más bien sencillos?

Atraída por las extravagancias de estos artistas me puse a investigar y me di cuenta de que no iba demasiado desencaminada en mis suposiciones. Efectivamente, todo lo que muestran en la pantalla en mayor o menor medida lo trasladan a su hogares.

Descubrí que en Los Ángeles existe una pequeña localidad llamada Calabasas en la que viven celebridades tan dispares como la familia Kardashian, Justin Bieber, Denise Richards y la familia Osbourne, entre otros. Muchas de estas personalidades trasladaron su residencia allí, ya que el terreno ofrecía muchos metros cuadrados de parcela pero a bajo coste, lo que les permitía gastar la mayor parte de su presupuesto en la construcción principal. A este hecho hay que añadir que en esta zona no viven las estrellas de Hollywood, lo que favorece que esta nueva generación de artistas se sienta especial y única. Es el sitio ideal para exhibir su ostentosa riqueza.

hip hop

Kim Kardashian y Kanye West. Beyoncé y Jay-Z.

Esta encantadora urbanización está repleta de mansiones cuyo estilo arquitectónico es más bien discutible, ya que es una combinación de elementos mediterráneos, con otros más kitsch, donde lo más importante es trabajar la desproporción de los elementos que componen una vivienda, así como utilizar materiales de elevado costo. Por ese motivo, no resulta extraño que en ese tipo de residencias nos encontremos con escaleras imperiales, con espacios a doble e incluso a triple altura, con pórticos adornados con columnas de corte clásico, griegas o romanas, con griferías de oro, con suelos de mármol de importación y con los diferentes estampados animal print o similar en paredes o mobiliario.

La mansión de 50 Cent en Connecticut.

Lo mismo sucede en otras ciudades, como Brentwood, una ciudad al oeste de Los Ángeles en la que en los años noventa vivió la estrella del deporte americano OJ Simpson, quien hizo construir una estatua de bronce de sí mismo para colocarla en su mansión. La famosa escultura pasaría más tarde a la residencia de Flavor Flav, líder de los Public Enemy, quien años más tarde la subastaría.

Flavor Flav y Public Enemy.

En Connecticut se encontraba la enorme mansión del rapero, compositor y actor, 50 Cent, una casa en la que a las rarezas de su anterior propietario, Mike Tysson, se añadieron las del rapero. La vivienda tiene una piscina cubierta, una cancha de básquet, un estudio de grabación, un gimnasio, un cine, varias casas de huéspedes, una sala de juegos, una discoteca y un casino en el sótano.

hip hop

50 Cent y su mansión en Connecticut.

Más ejemplos los encontramos en las mansiones de Miami Beach del también rapero, productor y ejecutivo discográfico, actor y empresario, ganador de cuatro Grammys, Lil Wayne. La primera de ellas tenía una piscina para tiburones y una pista de patinaje en la terraza. Tras venderla, se compró otra en la que mandó construir un teatro propio con pisos de roble rojo, un amplio salón de casi siete metros de altura y una cocina con armariada italiana a medida e instaló un ascensor.

hip hop

Lil Wayne y su mansión de Miami Beach.

Otra que tampoco se queda atrás en la compra de inmuebles es la rapera, productora y compositora Missy Elliot. Su apartamento en Florida, sin ser uno de los más espectaculares, porque solo tiene cuatro habitaciones, cinco baños —uno de ellos revestido con mármol italiano— y una sala multimedia con la mejor tecnología de última generación. En el salón comedor tiene unos enormes ventanales de suelo a techo con salida a cuatro terrazas con diferentes orientaciones, que ofrecen unas magníficas vistas al mar y a la ciudad. El capricho de la cantante es una columna de oro macizo en el centro del salón con su nombre escrito “Missy” en el centro de la misma y un sofá cuyos reposabrazos son dos acuarios.

Pero entre todas estas maravillas de la arquitectura, me gustaría hablar de un personaje bien conocido por los excesos de su mujer y sus extravagancias: es la excepción a esto que he comentado. Este es el caso del rapero, diseñador y empresario Kanye West, pareja de la siempre desmedida Kim Kardashian.

hip hop

Kim Kardashian y Kanye West.

Aunque no lo parezca, West, en colaboración con el arquitecto y diseñador Willo Perron, ha reconvertido un edificio de hormigón de los años setenta, de unos 14.500 m2, antes utilizado como oficina y almacén para una empresa de tecnología, en la nueva sede de su marca Yeezy.

hip hop

© Edificio Yeezy Studio Kanye West, arquitecto Willo Perron.

Toda una declaración de principios del brutalismo. Se trata de una arquitectura desnuda, sencilla en sus formas y materiales, pero estéticamente bella. Este conjunto de edificios está compuesto de volúmenes repetitivos, en los que se aprecian los restos de los encofrados de madera utilizados para la construcción en hormigón, en contraposición a la opulencia y el exceso de la arquitectura abigarrada, sin control estético y compositivo, de sus residencias personales. Para la concepción del proyecto de rehabilitación, Perron eligió una estética simple que reflejase el estilo de la compañía de moda de West.

hip hop

© Edificio Yeezy Studio Kanye West, arquitecto Willo Perron.

La idea era reconvertir esos espacios industriales en un entorno acogedor, moderno y dinámico que reflejase el trabajo de West y que también que, a su vez, ofreciese la posibilidad de pasar tiempo en él para poder disfrutar de las instalaciones. El edificio Yeezy Studio está compuesto por estudios de diseño, espacios de creación de prototipos y muestras, y archivos de recursos de tela para la propia marca del rapero. También tiene un estudio de música, una biblioteca y un espacio flexible para organizar eventos, como reuniones y proyecciones de películas.

hip hop

© Edificio Yeezy Studio Kanye West, arquitecto Willo Perron.

Para lograr el aspecto deseado, Perron eliminó los revestimientos interiores del primer piso, mostrando la desnudez de las paredes originales de hormigón. Pintó de blanco las de los nuevos espacios, creando así un lienzo en el que poder dar rienda suelta a su creatividad. El suelo de hormigón pulido es el elemento unificador de los diferentes espacios, antiguo y nuevo, y que da entidad al conjunto. Los materiales son sobre todo madera contrachapada y hormigón, tanto en paredes como en el mobiliario, escritorios y sillas. Incluso hay mobiliario de hormigón.

hip hop

© Edificio Yeezy Studio Kanye West, arquitecto Willo Perron.

En uno de los estudios de diseño del primer piso se han dispuestos bancos con piezas prefabricadas de hormigón. En ese mismo espacio hay una fila de ventanas que aportan mucha luz natural y algunas plantas en macetas, como vegetación que aporta calidez al conjunto. El estudio principal es una habitación mucho más grande, de doble altura, pintada completamente de blanco, con iluminación indirecta y apenas muebles.

hip hop

© Edificio Yeezy Studio Kanye West, arquitecto Willo Perron.

La entrada está decorada con vitrinas y mesas. La zona destinada a sala de reuniones, al ser flexible, cuenta con una serie de particiones negras que permiten compartimentarlo según las necesidades. Dicha sala está decorada con un par de mesas de hormigón y un largo sofá gris. El resto de mesas negras y sillas acolchadas están colocadas detrás y separadas por dos columnas pintadas de blanco.

hip hop

© Edificio Yeezy Studio Kanye West, arquitecto Willo Perron.

El volumen exterior cúbico del edificio, sobre el que se disponen las ventanas negras, en la piel de los paneles prefabricados de hormigón con texturas, está en consonancia con su interior. El aspecto general del conjunto es de una sobriedad, sencillez formal y austeridad exquisita. La reforma de Perron y West ha servido para mostrarnos que estamos ante dos tendencias: una muy preocupada por una estética diferente, muy personal y exagerada, en la que poder expresar las excentricidades de gente adinerada con poco gusto. Y otra más racional y simplista, que parece que quiere abanderar una arquitectura nueva que lidere la regeneración y la integración de una parte de la sociedad, como bien reflejan las letras de las canciones de hip hop. Letras reivindicativas que apelan a una nueva forma de vida y de concepción del espacio, en las que la arquitectura juegue un papel importante dando servicio y respuesta a las necesidades de los más desfavorecidos.

Compartir:

hiphopKanye Westlady gagaKim KardashianArquitectura y hip hopLil Wayne50 CentYeezyWillo PerronBrutalismoMármolMansiónCalabasas

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!