fbpx

62 Thessaloniki International Film Festival: In the Cut

En Film & TV 13 November, 2021

Eva Peydró

Eva Peydró

PERFIL

El 62º Festival Internacional de Cine de Thessaloniki rinde un valioso homenaje al montaje, titulado «In the Cut: El montaje y sus secretos», sobre una de las etapas más cruciales del cine. Nueve montadores de primera fila, procedentes de Grecia y de todo el mundo, comparten sus valiosas experiencias con el público en clases magistrales y talleres.

La polifacética editora y artista visual Claire Atherton impartió una clase magistral en el Pavlos Zannas, el miércoles 10 de noviembre, en la que desgranó su trayectoria en el cine y su colaboración durante treinta años con la inolvidable pionera belga del cine, Chantal Akerman. Atherton dijo al principio que el montaje de cada película es un nuevo viaje y un nuevo descubrimiento: Nunca sé a dónde voy a ir, y no necesito saberlo. Y esto es una verdad no sólo para el cine, sino para la vida cotidiana y la aceptación de que todo lo que cuenta en la vida humana se esconde en sus misteriosos movimientos. También cuestionó la palabra maestro, en el sentido de que no hay expertos, y si los hay son los que se cuestionan constantemente y están abiertos a descubrir cosas nuevas.

La necesidad de seguridad crece constantemente y se centra precisamente en nuestra necesidad de control de todo, un control que nos obliga a decidir sobre nuestra vida antes de vivirla, y sobre nuestra película antes de hacerla, comentó.

Si hay expertos, son los que se cuestionan constantemente y están abiertos a descubrir cosas nuevas.

Continuó mencionando que, tras la finalización de una película, se siente abrumada por los sentimientos de inseguridad. Siento que no he hecho todo lo que podía. Y siempre me sorprende el resultado. No entiendo cómo y por qué hice este montaje en particular. Cuando estoy editando, intento parar las voces de mi cabeza que me dicen que no he hecho algo bien. Todas estas voces peligrosas, al final, nos alejan de lo que tenemos dentro. Sin embargo, realmente necesitamos su confirmación, ya que sin ellas sería como saltar al vacío, y eso da mucho miedo, dijo. Claire Atherton también cree que la edición tiene lugar fuera de la sala. Se trata de un lenguaje intuitivo, un lenguaje que crea ambiente y permite que nazcan nuevas ideas, dijo.

Thessaloniki

Algunas antítesis, como: «pensamiento e intuición», o «películas narrativas y contemplativas» no significan nada para Atherton: Estoy segura de que la reflexión es posible porque el pensamiento preexiste. A continuación, habló de su relación con la cultura china y el taoísmo, y de cómo los ideogramas le ayudaron en la técnica del montaje: La rápida alternancia de imágenes provoca muchos niveles de significación, como los ideogramas en mandarín. Su lenguaje es pictórico y los ideogramas tienen múltiples lecturas. Se podría decir que he aprendido chino para ser mejor en la edición, pero seguramente no es así. Creo que tenemos que hacer lo mejor para nosotros mismos y para nuestras carreras, pero tenemos que estar abiertos a lo que nos pasa, y dejar que nos guíe.

La edición consiste en dejar que las imágenes respiren creando espacio. Es un acto de revelación más que de creación.

En cuanto a la técnica de montaje, subrayó que el elemento más importante es el ritmo: Cuando ves una gran película, te invaden las emociones y sientes un enorme placer… Es un acto político, ¿qué hay más político que una invitación al pensamiento y al movimiento? Así es como mi colaboradora, Chantal Akerman, hacía películas.

Tras la charla, Atherton proyectó extractos de la película de Akerman From the East. Tras la proyección del fragmento, quedó claro el particular estilo de la directora: Nuestra forma habitual de trabajar era no fijar el destino de antemano, sino descubrirlo por el camino, explicó. 

El experimentado montador Lambis Haralambidis, que ha colaborado con grandes directores griegos, como Theo Angelopoulos, Costa Gavras y Angelos Frantzis, impartió también una clase magistral en el 62º Festival Internacional de Cine de Tesalónica. El montador comenzó su análisis sobre la forma en que se estructuran los personajes de las películas a través del proceso de montaje: La mayoría de las veces las cosas en el montaje no funcionan. En general, por muy bueno que sea un montaje, si el actor no tiene una interpretación sólida, el montaje se va al garete.

También se refirió a la llamada «convención de rodaje» o al cambio de montaje en función de los planos que se tienen (o no se tienen). Posteriormente, el Sr. Haralambidis mostró una secuencia de la película .dog de Yianna Americanou, proyectada en la sección de competición meet the Neighbours del 62º TIFF, seguida de escenas de otras películas (Zizotek, miércoles 04:45), que comentó explicando cómo superó varios obstáculos en el proceso de montaje.

Haralambidis, a la pregunta del público sobre la participación del guionista en el montaje, respondió que cada película está formada por un grupo de personas que interactúan y trabajan colectivamente. Continuó diciendo que, en caso de desacuerdo entre el montador y el director, el momento en que el montador propone el cambio al director es de gran importancia.

Lo que importa en el cine no son las campanas y los silbatos. El cine necesita sencillez y madurez.

A continuación, el montador, al ser preguntado sobre si el actor sabe lo que necesita el montador, respondió que, aparte de la interpretación del actor, es importante que el montador sea capaz de ajustar las tomas, aunque éstas no sean las esperadas: Creamos un suspense al que el espectador se aferra para descubrir el significado.

En ese momento, el Sr. Haralambidis invitó a su amigo y director, Alexis Alexiou, al escenario, donde hablaron de una escena muy difícil de la película de este último, Wednesday 04:45, cuyo montaje llevó dos semanas y media. También se refirió al nuevo lenguaje y a las nuevas ideas que surgen constantemente en el cine. Hoy en día, películas con elementos pornográficos o de terror que en los años 80 serían inmediatamente rechazadas, participan en los principales festivales y ganan premios. Para concluir, subrayó la importancia de abordar de forma creativa los problemas de montaje: Después del primer corte, nos dejamos libres para ver la razón por la que no funciona. Podemos enmascarar el problema y convertirlo en un punto de vista. Siempre llevo el montaje dentro: en el montaje no hay horas de trabajo.

(Basado en el material facilitado por el Festival Internacional de Cine de Tesalónica – Departamento de Prensa y Comunicación).

Compartir:

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!