Terror del siglo del terror - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
728 x 90

Hermosos y malditas

Terror del siglo del terror

Terror del siglo del terror

En lo que toca al cine de terror, el siglo XX ofreció un cuadro exhaustivo de amenazas y desvaríos, una nómina profusa de psicópatas y criminales, un exuberante circo de monstruosidades. El XXI es el siglo del terror, pero ¿cómo asustar a quién ya se ha asustado de todo? El siglo XXI es el siglo

En lo que toca al cine de terror, el siglo XX ofreció un cuadro exhaustivo de amenazas y desvaríos, una nómina profusa de psicópatas y criminales, un exuberante circo de monstruosidades. El XXI es el siglo del terror, pero ¿cómo asustar a quién ya se ha asustado de todo?

El siglo XXI es el siglo del terror

Efectivamente, el XXI es el siglo del terror. Desde aquel septiembre de aviones asesinos, mes brutal y televisado, la inflación de seguridad y la docilidad con que se aceptó el subsiguiente recorte de libertades, no hubieran sido posibles sin el creativo mantenimiento de un clima de terror tan nebuloso como generalizado.

Terror en directo (y en diferido: esta imagen se transmitió decenas de miles de veces)

Terror en directo (y en diferido: esta imagen se transmitió decenas de miles de veces)

Al cine de terror le salió un poderoso enemigo en el telediario. También en las portadas de los periódicos católicos cuando hablaban de inmigración: tanto miedo querían dar.

Titular à la John Carpenter: Assault on Precint 13?

Titular à la John Carpenter: Assault on Precint 13?

De haber una película de terror capaz de ofrecer una imagen sintética de ese juego de suma cero disputado en nombre del terror, de ese nuevo e inestable imaginario del orden colectivo y de los mecanismos que lo posibilitan, esta sería The Village, la temprana película de Shyamalan, antitéticamente traducida por El bosque.

Aquellos de los que nunca hablamos o The Village, M. Night Shyamalan, 2004

Aquellos de los que nunca hablamos o The Village, M. Night Shyamalan, 2004

Sí, El Bosque certificó el acta de defunción de un género que en el XXI no necesitaba nacer. La explotación del miedo a partir de una amenaza exterior había constituido en el pasado todo un subgénero: el terror hacia el otro, la madastra y el padastro, hacia el desconocido o el extraño, el miedo a todo el mundo, el miedo al amante, al inquilino, a la mano que mece la cuna, al vecino y de forma naïve el miedo hacia el genérico… amenazante: pirañas, pájaros, arañas, tiburones, tomates and so on.

De la serie de Litelstudio (JC Pestano) Una fotografía, una historia: El sonámbulo, Ralph Gibson

De la serie de Litelstudio (JC Pestano) Una fotografía, una historia: El sonámbulo, Ralph Gibson

El siglo XXI comenzó con la regeneración del cine de terror

Efectivamente, en lo que toca al cine de terror del siglo XX, éste dio en algún momento síntomas de agotamiento formal y temático. La ínfima calidad de muchas producciones de los años ochenta encontraba en un público poco exigente su coartada perfecta para mantenerse en la desidia y la pereza. Sin embargo, al final de la centuria, Scream (Craven, 1996), El proyecto de la bruja de Blair (Myrick y Sánchez, 1999), o The Ring (Nakata, 1998) abrían tres sugestivos senderos a transitar: la deconstrucción distanciada del género, el terror cámara en mano en la época del selfie y la telefonía móvil, la mirada rasgada del cine oriental, respectivamente.

El grito (Scream) de Munch recuerda la máscara de Scream de Craven

El grito (Scream) de Munch recuerda la máscara de Scream de Craven

La técnica subjetiva, la deconstrucción, la mirada oriental… ¿Hay otros temas, subgéneros o senderos propios del cine del terror siglo XXI, siglo de la imagen, de narciso y del terror?

Sí, pero empecemos por allá.

Pintura de Lynch. Inland Empire avanzó en una línea muy personal: el terror interior

Pintura de Lynch. Inland Empire avanzó en una línea muy personal: el terror interior

Casualmente llevaba una cámara

La grabación amateur, el metraje encontrado, la cámara en mano, el teléfono móvil, el falso documental, la cámara fija casera son opciones formales que no siempre han sabido justificarse más allá de la cuestión de las posibilidades presupuestarias. Corolario de la moderación salarial y en general de la cultura como campo precario, el presupuesto limitado será una seña del cine de terror del siglo XXI.

En la estela inaugurada por El proyecto de la bruja de Blair, las películas que mejor partido han sacado a estas cuestiones han sido, en nuestra bloguera opinión, Monstruoso (Cloverfield, Matt Reeves, 2008), y Rec (Balagueró y Plaza, 2007).

Cloverfield (2008)

Cloverfield (2008)

Deconstructing Horror

En la línea de Scream, un claro exponente del cine de terror que analiza sus propias claves y se observa distanciadamente a sí, ha sido, La cabaña en el bosque, Goddard, 2012.

The Cabin in the Woods de Drew Goddard: metaterror

The Cabin in the Woods de Drew Goddard: metaterror

Soplo de aire oriental

I Saw The Devil, Kim Ji-woon, 2010; Infection, Ochiai, 2004; Dumplings, Chan, 2004; The Host, Bong Joon-ho, 2006 o Thirst de Park Chan-wook, 2009 son todas estupendas cintas de terror del siglo XXI.

Si no las ha visto no se preocupe.

Siempre habrá un remake americano.

El coreano Chan-wook también es director de una de nuestras películas preferidas... ¡Stoker!

El coreano Chan-wook también es director de una de nuestras películas preferidas… ¡Stoker!

Stoker, 2013: entre Bram, Hitchcock y el Truffaut de...La chambre verte

Stoker, 2013: entre Bram, Hitchcock y el Truffaut de…La chambre verte 

Clásicos sofisticados

Arrástrame al infierno (Sam Raimi, 2009), El expediente Warren (James Wan, 2013), The Descent, (Marshall, 2005), Bienvenidos a Zombieland son estupendos ejemplos de temas clásicos (brujería, posesiones-encantamientos, fines de semana infernales y zombies) técnica y argumentativamente mejorados.

James Wan es uno de los directores del siglo XXI

James Wan es uno de los directores del siglo XXI

Incursones de grandes directores

Si se observan las listas de mejores películas de terror del siglo XX se constata el recurso a incluir incursiones de grandes directores no especializados: El otro, Suspense, Rosemary´s Baby (aquí La semilla del diablo, la traducción más spoiler de la historia del cine) o Alien, el octavo pasajero están merecidamente en cualquier relación of the best.

¿Y en el siglo XXI? En el siglo XXI las mejores de estas incursiones han sido el remake USA de Funny Games de Haneke (2007) y Anticristo de Lars von Trier.

Antichrist (2009): la incursión, más o menos terrorífica, de Lars von Trier

Antichrist (2009): la incursión, más o menos terrorífica, de Lars von Trier

En el siglo XXI también habrá adaptaciones del rey

En relación con lo interior, (incursiones en el cine de terror de grandes directores), siempre he querido titular con un palíndromo, es verdad, pero también decir que El resplandor (Kubrick, 1980) no es propiamente una película de terror.

La novela, sí. Stephen King antes de convertirse en franquicia de sí mismo escribió tres buenas novelas (Salems´s Lot, It y… El resplandor) que daban realmente miedo y quizás por ello tardaron en ser reconocidas por los críticos literarios.

El resplandor… ¡ay, si la hubiera escrito Cormac MacCarthy!

El siglo XXI tendrá adaptaciones de King aunque la mejor se ha rodado ya.

La adaptación más terrorífica de King se vio justamenente en el siglo XXI: La niebla (Darabont, 2008)

La adaptación más terrorífica de King se vio justamenente en el siglo XXI: La niebla (Darabont, 2008)

El cine de terror del siglo XXI dará una vuelta de tuerca o no será

Consecuencia de la saturación con la que comenzamos este andar de bloguería, el cine de terror del siglo XXI sofisticará las viejas historias o no será: ejemplos de rebuscadas vueltas de tuerca ya han sido Hard Candy (David Slade, 2005) o cómo retorcer la historia de Caperucita y el lobo; y, en lo que toca a los vampiros, Afflicted, una revisión original y fresca de los canadienses Derek Lee y Cill Prowser, donde destaca la primera persona del vampiro y, otra vez, el uso justificado de la opción video en mano.

Terror del siglo XXI: Los mitos se revisan

Terror del siglo XXI: Los mitos se revisan

Clásicos revisitados

El siglo XXI ya ha visto dignos remakes, en sentido estricto o como precuelas, Noche de miedo,  La última casa a la izquierda, La Cosa, Patrick, Pesadilla en Elm Street, Las colinas tienen ojos. Sí, el cine de lterror de los años 70 y 80 será en todos estos años convenientemente revisitado.

Los países occidentales del siglo XXI son las sociedades más seguras de la historia, aún así, igual que habrá desigualdad y recortes en nuestros derechos, habrá también… slasher. Aquí nos quedamos con la reverente y contenida Maniac de Franck Khalfoun.

Maniac (2012), sobrio homenaje al durísimo Maniac de Lustig (1980)

Maniac (2012), sobrio homenaje al durísimo Maniac de Lustig (1980)

La afortunada inmortalidad de los vampiros

De la inmortalidad de los vampiros se beneficiará el cine de terror del nuevo siglo al punto de haber proporcionado la mejor pelicula del siglo hasta la fecha.

Déjame entrar o Låt den rätte komma in, (Alfredson, 2008). El remake de Reeves no estaba nada mal.

Déjame entrar o Låt den rätte komma in, (Alfredson, 2008). El remake de Reeves no estaba nada mal.

Si tuviéramos que completar una terna recomendaríamos 30 días de oscuridad (Slade, 2007) y Bizantium (2012), la bella y femenina, por sensible e inteligente, aproximación de Neil Jordan al mundo vampírico.

El del vampiro siempre ha sido en realidad un mito hiper-romántico

El del vampiro siempre ha sido en realidad un mito hiper-romántico

El horror: estilizaciones del siglo

Dos hermanas (Kim Jee-woon, 2003), o Mártires (Pascal Laugier, 2008) son ejemplos contundentes de la vía de la estilización del clima de angustia y del horror porpia del siglo.

Nosotros, porque nada nos gusta el dolor, preferimos el horror-punk independiente de Excision de Richard Bates Jr. con una sorprendente Anne Lyne McCord.

Excision: la adolescencia, una edad problemática

Excision: la adolescencia, una edad problemática

Y la que nos encantó fue la también estilizada sencillez de The Babadock, toque femenino, por inteligente, de las australianas Jennifer Kent (directora) y Essie Davis, una actriz estupenda.

Babadook: horror minimal

Babadook: horror minimal

Otros: nuevos escenarios de violencia y opresión

No creo que el siglo XXI alumbre ninguna adaptación digna de Drácula ni de Frankenstein, como diría Pere Gimferrer son demasiado buenas para consentir películas a su altura. ¿No más adaptaciones de Drácula o de Frankenstein? Eso estaría bien.

Lo peor de todo será el empeño del siglo en procurar argumentos reales, concretamente, el siempre vigente tema del horror de la guerra y la tortura, así la perspectiva de los Balcanes ya ha dado films como The seasoning house, del británico Paul Hyett, Kill List (2011) de Ben Wheatley, o la insoportable, pero injustamente tratada, A serbian film (Srdjan Spasojevic, 2010).

Para muchas mujeres, el siglo XXI seguirá siendo una pesadilla peor que un film de terror

Para muchas mujeres, el siglo XXI seguirá siendo una pesadilla peor que un film de terror

Lo peor será también que, entre la nómina de nuevos monstruos (el siglo XXI comenzó con uno que prometía, Jeepers Creepers de Salva2001), se cuelen de forma tan natural como perturbadora excéntricos mega millonarios con cara de pasta vieja, malo y FMI, grises representantes de la zona alta de esa copa de champagne, nueva figura de la ya irrespirable desigualdad social, tonti-ricos insensibles, poderosos perversos ávidos de nuevas experiencias humanas y sociales.

Ricos la noche de la purga: lo importante es no manchar el sofá Luis XVI: Anarchy, de Monaco, 2014

Ricos la noche de la purga: lo importante es no manchar el sofá Luis XVI: Anarchy, de Monaco, 2014

Hermosos: los films de Frankenstein de James Whale

Malditas: enormes desigualdades sociales

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Al desnudo – Teatro Talia

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores