Demian Ortiz: imágenes del escritor sin cigarrillo - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Hermosos y malditas

Demian Ortiz: imágenes del escritor sin cigarrillo

Demian Ortiz: imágenes del escritor sin cigarrillo

La fotografía del escritor es un subgénero específico del tipo de quehacer que cae bajo el rótulo de «retrato del artista». La exposición itinerante de Demian Ortiz es una estupenda ocasión para conocer algo más sobre las posibilidades de esta metapoética tan peculiar. Siempre me ha interesado la representación del artista, la fotografía del escritor, el film

La fotografía del escritor es un subgénero específico del tipo de quehacer que cae bajo el rótulo de «retrato del artista». La exposición itinerante de Demian Ortiz es una estupenda ocasión para conocer algo más sobre las posibilidades de esta metapoética tan peculiar.

Siempre me ha interesado la representación del artista, la fotografía del escritor, el film sobre el proceso de elaboración de una película, la metaficción, el rostro del bebedor en el culo del vaso. Tengo un laboratorio repleto de fotografías de escritores: del busto de Virgilio al rostro inquietante de Daphne du Maurier, una joven de la que anduve enamorado. Esta semana iré defintivamente a mi librería preferida y recogeré Escritores, la selección de Goffredo Fofi: Virginia Woolf por Gisèle Freund, Martin Amis según Lord Snowdon, Truman Capote por Richard Avedon, Raymond Carver por Bob Adelman, William Faulkner por Henri Cartier-Bresson, Patricia Highsmith por Martine Frank, Marcel Proust por Man Ray, así hasta 250 retratos.

Otro estupendo ejemplo, más cercano, del arte de recoger la imagen de la persona habituada a recrear un imaginario, es el de Demian Ortiz (Madrid, 1981), fotógrafo editorial y de reportaje. Le pregunté hace unos días a Demian acerca de sí mismo: tras estudiar diseño gráfico, publicitario y web se especializó en retrato, fotografía documental y de cámara, iluminación de cine y publicidad. Su trabajo de retrato fotográfico y largometraje documental (en fase de producción) Perdidos. Un lugar para encontrar ha sido recientemente seleccionado en la Semana de los Descubrimientos de PHotoEspaña 2016. Actualmente trabaja en la serie “Vivir Aquí” para El País de la que es coautor junto al bloguero y cooperante Chema Caballero.

–¿De qué va Perdidos?

Perdidos. Un lugar para encontrar es un retrato directo y frontal sobre la invisibilidad de un grupo de artistas dentro del circuito de la literatura ocultos para el público en general pero fundamentales en la literatura de vanguardia de los últimos veinte años. Un retrato cuya intención es la de publicar un foto-libro y realizar distintas exposiciones itinerantes en diversos espacios expositivos y culturales. El primer espacio en el que se ha expuesto una pequeña muestra ha sido la Sala Carme Teatre como parte de la programación del 5º Vociferio, Festival de Poesía de Valencia, aunque dado la buena acogida se ha prorrogado hasta finales de julio. Actualmente me encuentro cerrando nuevas fechas y es muy posible que la próxima cita sea en el festival de poesía “Voix Vives, de Mediterráneo en Mediterráneo” los días 2,3 y 4 de septiembre en Toledo.

Perdidos: David Transhumante

Perdidos: David Transhumante

¿Cuando uno busca algo, normalmente encuentra otra cosa? ¿Qué tipo de personas has encontrado cuando buscaste al escritor?

Personas que trabajan una propuesta literaria honesta y de muy alta calidad, que no tiene que envidiar nada a la de autores más reconocidos comercialmente. Su concepción de la vida, del arte y de la cultura les hace muy especiales, ya que su visión e implicación en las mismas es mucho más amplia. Aunque puedan tener los mismos problemas que cualquier otro dentro la delicada situación actual en la que nos encontramos.

¿Cómo fue tu proceso de selección de los autores que componen la exposición?

Ha sido un proceso largo para poder documentar una mayoría de esta generación de narradores, poetas y ensayistas, que está aconteciendo desde hace tiempo, y que cada vez cobra más fuerza. La selección se ha hecho a partir de la apreciación de que sus obras respondieran a una ética, una estética y una calidad uniforme, para mostrar un largo recorrido sobre las diferentes voces poéticas que ocupan mi trabajo.

Perdidos: Vicente Muñoz

Perdidos: Vicente Muñoz

Has huido de los clichés y de las fórmulas más convencionales, ¿hay un retrato del escritor más allá de la fotografía en blanco y negro, fumando o con cigarro?

Para obtener esta serie de retratos es necesario conocer a los autores a través de su literatura, mucho antes de ponerles cara.  Entrar en su mundo interior, examinar rápidamente sus rasgos físicos, sus gestos y su personalidad. Debes saber qué y cómo escribe y tratar de averiguar qué es lo que le empuja a hacerlo, para encontrar muchas claves que luego han aflorado en la sesión de forma natural. Mi intención ha sido dignificar su oficio evitando los clichés, dedicando el tiempo que necesitase cada uno y tratando de reflejar de un modo objetivo, por mi parte, quiénes son.

Perdidos: David González

Perdidos: David González

Tus retratos son muy personales, escapas de los fondos afines a la actividad del escritor: escritorios y lomos de libros, te has adentrado en el mar, como si intentaras situar a la novelista o al poeta en un universo particular: el que dan a conocer sus textos. Eso te obliga a leer. ¿Lees mucho, cuál es tu forma de entrar en el objeto de tu fotografía?

Ese era el reto. Obtener retratos personales de cada uno de ellos, dignificando su trabajo y sus vidas. Para lograr ese grado de intimidad ha sido necesario trabajar los retratos a partir de sus obras, mostrando claramente o dejando intuir claves ocultas de ellas. Para que el espectador las busque y, a partir de ahí, se interese por su propuesta literaria. La mirada a cámara en la mayoría de ellos también es determinante para establecer esa conexión con el espectador, porque transmiten todo el trabajo y honestidad con la que escriben.

Perdidos: Ana Pérez Cañamares

Perdidos: Ana Pérez Cañamares

En los casos más logrados del retrato del artista, suele ocurrir que el retratado descubre algo de sí mismo que ignoraba. Toda fotografía no es sólo un documento, es una exploración abierta al descubrimiento. Las tuyas también.

Junto a la necesidad de explorar el instante único plasmado en las fotografías, Perdidos. Un lugar para encontrar dará con la realización de un largometraje documental, una visión más extensa de una realidad repleta de inquietudes, conflictos y silencios a los que se enfrenta a diario cualquier artista. De hecho, nos encontramos en la búsqueda de nuevos apoyos que se quieran sumar como patrocinadores y/o productores del largometraje, al igual que para el proyecto fotográfico. Buscamos una editorial para el foto-libro y nuevos espacios donde exponer. Perdidos. Un lugar para encontrar es, por tanto, la suma de dos herramientas para dar voz a un grupo de héroes locales que hacen del arte de la escritura su propia revolución silenciosa.

Hermosos: retratos de gente que hace interesante el mundo

Malditas: consultas “referencerdas” (ver el espacio Hype de Emilio Doménech, justo aquí)

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores