fbpx
El Hype – News Cabecera

Alfonso Cuarón, inconfundible y multidimensional

En Cine y Series 6 December, 2021

Sergio Ariza

Sergio Ariza

PERFIL

Alfonso Cuarón forma, junto a Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu, el trío de realizadores que pusieron al Nuevo Cine Mexicano en el mapa internacional, conquistando Hollywood, pero sin renunciar a sus raíces. De los tres, Cuarón es el más todoterreno, capaz de moverse con fluidez entre superproducciones como la saga de Harry Potter y películas independientes y personales como Y tu mamá también o Roma.

Esa versatilidad le ha permitido moverse con facilidad a ambos lados de la frontera del Río Grande, combinando películas de gran presupuesto con otras mucho más pequeñas y centradas en los personajes, pero dejando siempre en ambas su particular sello, un inconfundible sentido del tono y una prodigiosa capacidad visual y técnica.

La carrera como director de Cuarón, que es el mayor por poco del trío de directores, comenzó en México con Solo con tu pareja, una película en la que ya participan dos de sus colaboradores más importantes, su hermano Carlos echándole una mano con el guión y el imprescindible Emmanuel Lubezki como director de fotografía. El éxito de aquella película le abriría las puertas de Hollywood donde dirigiría la interesante La princesita y la irregular Grandes esperanzas, una actualización del clásico de Charles Dickens con Ethan Hawke y Gwyneth Paltrow.

Tras no quedarse satisfecho del todo con esta última, llamó a su hermano Carlos para retomar una idea que tenían sobre sus viajes de juventud y adolescencia y volver a México para filmarla, el resultado acabaría siendo Y tu mamá también, la película que inaugura su periodo de esplendor, del que repasaremos las cinco películas que ha entregado como director desde entonces.

Y tu mamá también (2001)

Una película que cuenta mucho más de lo que parece. Y tu mamá también era una road movie sobre la amistad pero también sobre la realidad social de México, sobre las diferencias sociales, sobre el amor, el sexo y sobre nuestra tremenda fragilidad. Era una película casi de arte y ensayo, llena de diálogos y con escasa acción, eso sí, era un absoluto canto a la vida y una película que se adentraba en la crisis de la masculinidad tal y como se entendía en el Siglo XX.

La química que desprendió su trío protagonista, en especial los jóvenes Gael García Bernal y Diego Luna, fue tremenda y convirtió a ambos en los rostros del cine mexicano del Siglo XXI. Que una película como esta, un viaje de autodescubrimiento mezclado con retrato social de un país se convirtiera en el éxito que fue, fue una verdadera sorpresa, pero se podría decir que Y tu mamá también, junto con Amores perros, estrenada un año antes, fueron la punta de lanza del cine mexicano de su época y las películas que llevaron a sus autores a la élite del cine en Hollywood.

Esta es la película que marcó no solo el regreso a México sino también el regreso de su pasión por el cine, junto con la naturalista fotografía de Lubezki, en una película en la que cuestionó la cultura de clases que imperaba en México, pero también el rol masculino tradicional en uno de los países más machistas del mundo.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004)

Tras el éxito de Y tú mamá también, Cuarón volvió a ser solicitado por Hollywood, pero cuando le propusieron dirigir la tercera parte de la saga de Harry Potter no se lo tomó en serio hasta que se lo comentó a Guillermo Del Toro. Su amigo le recriminó ser un poco snob y le preguntó si se había leído los libros de JK Rowling. Cuarón no lo había hecho, así que fue a la librería y se hizo con todos los tomos publicados hasta ese momento, de repente se vio interesado en ese mundo y decidió aceptar la oferta, convencido de que podría aportar algo.

La única película que dirigió, Harry Potter y el prisionero de Azkaban, supuso el revulsivo definitivo de la saga cinematográfica, logrando darle un estilo visual propio, más allá de las fieles adaptaciones de Chris Colombus en las dos primeras entregas. El estilo pausado de Alfonso Cuarón se puede notar en su capacidad para detenerse y dejar que las cosas respiren, hasta en una megaproducción infantil, con los personajes parándose a disfrutar del paisaje o logrando visualizar los pasos de las estaciones con cómicos interludios, como el del sauce boxeador.

El director consigue crear un mundo visual que casi se puede tocar, con un estilo mucho más logrado. También marcó los temas que se iban a reflejar en la serie cinematográfica, siendo la primera que dejó fuera de la misma todo lo que no fuera contado desde el punto de vista de Harry. Es la favorita de la mayoría de los seguidores de la conocida saga que la consideran, valga la redundancia, la más mágica de las adaptaciones.

Hijos de los hombres (2006)

La distópica novela de P.D. James permitió a Alfonso Cuarón construir su propio mundo futurista siguiendo la estela de Metrópolis de Lang o 1984 de George Orwell. El argumento era algo así: Theo (Clive Owen) es un hombre desencantado que vive en un futuro no muy lejano, en concreto 2027, donde las mujeres han dejado de tener hijos, una misión, encargada por su ex mujer (Julianne Moore) le dará la oportunidad de recuperar su antiguo humanismo. Alfonso Cuarón entrega una película que funciona en varios niveles, creando una obra humanista y rica en detalles, en la que le importa tanto la construcción realista de ese mundo como sus personajes. Una película en la que forma y fondo van de la mano y en la que Michael Caine volvía a entregar uno de esos secundarios que enamoran.

Es una película dura pero conmovedora y, vista a la luz del Brexit y de una Unión Europea cerrando sus fronteras ante crisis inmigratorias, también totalmente actual. Una de las grandes películas de ciencia-ficción del siglo XXI.

Gravity (2013)

Gravity es el perfecto ejemplo de porqué la autoría de las películas pertenece a los directores. Un guión bastante malo y lleno de clichés, se convertía, en manos de Alfonso Cuarón, en una increíble experiencia cinematográfica y en una de las pocas películas, tras Avatar o Toy Story 3, que supo sacar partido al 3D.

Aunque también habría que aclarar que, a pesar de ser una verdadera gozada visual, la película no pasaba de ejercicio de estilo por culpa de un guión aberrante, lleno de agujeros y de un sentimentalismo barato. Es cierto que sus imágenes son cautivantes y que Cuarón hace todo lo posible por vendernos su ballet galáctico pero esta es la película más floja de las cinco que aquí aparecen.

Roma (2018)

Después de su viaje espacial Alfonso Cuarón volvía a la Tierra y entregaba su película más personal y terrenal, confirmándose como uno de los directores más importantes de su época con esta obra de la que fue director, guionista y director de fotografía, sustituyendo con eficacia a Lubezki, demostrando ser un verdadero maestro en varios de los campos fundamentales de esto del cine.

Roma es toda una lección de cine en la que cada plano cuenta y deslumbra, un retrato personal y, a la vez, una crónica social de una época y un país, mostrándose, en cierta manera, como la continuadora del espíritu de Y Tu Mamá También.

Alfonso Cuarón volvía esta vez a su infancia, pero en vez de centrarse en sí mismo, a la manera de un Truffaut en Los 400 golpes, lo hacía poniendo el foco en Cleo, la joven sirvienta de una familia de clase media mexicana cuyo matrimonio se está derrumbando. Para ello, eligió a la desconocida y amateur Yalitza Aparicio, que entregó una actuación extraordinaria. Cuarón pintaba un retrato de clases sociales que, por momentos, se miraba en el espejo de la mítica La regla del juego de Renoir, sobre todo en la fiesta de Navidad, pero que, aun así, tenía alma propia.

Precisamente ese alma se descubría con esa maravillosa escena en la playa, que ya está en los anales de la historia del cine, donde la película se elevaba definitivamente. Pero si lo conseguía era porque antes había sabido construirlo con un retrato que servía de fresco de una época y de retrato intimista de unos personajes inolvidables. Volviendo a demostrar su maestría para la gran composición pero también para el relato intimista.

Compartir:

Alfonso CuarónGuillermo del ToroAlejandro González IñárrituHarry PotterRomaGravityY tú mamá tambiénHijos de los HombresEmmanuel Lubezki

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!