fbpx

Entrevistas

«PLÀSTIC EP», un collage sonoro a favor del planeta

En Música, Entrevistas 15 June, 2021

Chloé Hasgaard

Chloé Hasgaard

PERFIL

Plàstic EP, el primer trabajo de El Triangulista  es un disco apabullantemente sincero, fresco y espontáneo con una serie de cuatro temas experimentales, cuidadosamente presentada en un delicado vinilo de edición limitada.

Este trabajo, editado por LaCasaCalba Ed., un collage sonoro que anima a salvar al mundo de la catástrofe ambiental a golpe de acordes, de perros ladrando y de niños cantando arranca con «Plàstic» como el primer single, que llega acompañando de un original vídeo grabado por Pau Berga, y producido por TresDeu Mèdia y el Teatre del Raval de Gandia.

El vídeo es un trabajo lleno de artilugios y objetos de atrezo únicos y extraordinarios como el halcón Pep el Xoriguer, fiel compañero de andanzas del protagonista y su propio triciclo/hogar. Dos piezas creadas por el artista y constructor de maquinaria escénica Jordà Ferré (Antigua i Barbuda), que sumados al extravagante vestuario del protagonista diseñado por María Almudéver, consiguen transportar al espectador a un universo paralelo y fantástico.

A «Plàstic», le sigue “Vas Elèctric”, una melodía melancólicamente dulce, quizá la menos arriesgada —a pesar de los ecos que se filtran al final—, pero también la más lograda del EP. La cara B está compuesta por “Demà comença ara” y cierra con la animada y bailable “Paciència”, donde hacen su aparición los coros infantiles que ofrecen un poco de optimismo ante un horizonte ciertamente oscuro para la tierra.

Ciertamente “Plàstic EP” no es una producción al uso —como no lo es su creador Francesc Burgos (Tavernes de la Valldigna, 1976)—, quien es una especie de hombre renacentista, que lo mismo monta un festival, que dirige una compañía de teatro, y que posee una amplia trayectoria, como “artivista” ecológico y como el integrante de proyectos tan locuaces como inolvidables como Amanida Peiot y La POP, Petita Orquesta Peiotaire.

¿Cómo encaja el nuevo personaje de El Triangulista y el disco Plàstic en tu trayectoria después de proyectos como La POP y Amanida Peiot? ¿Dirías que es una continuación natural?

La verdad es que sí. Mi proyección artística está directamente relacionada con mi trayectoria vital, y por tanto discurre por cauces naturales, llenos de afluentes y sumideros bien diversos, como la vida misma. Me gusta mucho la idea de la cotidianidad en el arte, ver el mundo a través de él, atravesar sus fronteras, maravillarse de los pequeños detalles, extraer referencias de lo mundano, en un aprendizaje continuo, sin prisas, donde el proceso es más importante que el resultado; pero también el cómo y en qué contexto lo desarrollas. No vale cualquier idea ocurrente que tengas, debe haber un porqué, y tener siempre la mirada bien despierta para encontrar tu “voz” en cada proyecto que hagas. En ese sentido los proyectos anteriores, todos ellos corales, me han servido para desarrollar el proceso de escucha atenta, en primer lugar, con respecto a mis compañeros y, ya escena, con el público. El artista no puede vivir de puertas para adentro solamente, debe de empaparse de lo que le rodea, ser una especie de esponja creativa que proyecta y recibe impulsos y estímulos. Por todo ello, es ahora que me he sentido con fuerzas y experiencia suficiente para poder abordar mi proyecto personal. Y, la verdad, es que me lo estoy pasando en grande.

Portada del EP Plàstic

¿De dónde surge la inspiración para la creación de estos mundos paralelos de los que surgen personajes como El Triangulista?

Pues de la vida misma… Hace unos años recibí un email cuyo asunto era: El Triangulista. Se trataba del contacto de un conocido de un amigo de mi hermano mayor, que era percusionista titular de la Orquesta del Palau de Les Arts y quería conocer a gente diferente de ese ambiente, lleno de operetas y zarzuelas —era la época casposa de València— que nada le interesaban, y en las que tocaba principalmente el triángulo. Él era de los EEUU pero no venía de la música clásica sino de las músicas modernas. Y de las zarzuelas nos lo llevamos a ver un concierto de Siniestro Total… A partir de esta anécdota, construí el personaje y su historia en nuestro contexto: el de un músico que empieza a tocar en la banda del pueblo, estudia en València una carrera universitaria común, pero además acaba el conservatorio y saca una plaza de percusionista titular en una orquesta filarmónica de la meseta, a la cual renuncia unos años después por la depresión que le supuso estar tocando solamente el triángulo, después de tanto sacrificio.

Su nombre, mote que le sacaron sus compañeros de la filarmónica, fue lo único que conservó de aquella época. Así, tras dejar la orquesta regresa al pueblo y es cuando, escondido en el desván de la casa familiar, tiene una revelación, un encuentro crucial, con su difunto tío Ramonet de Colau, el inventor loco de la familia, que le regala un carromato a pedales y un pájaro de hojalata, con los que ir a viajar por el mundo y tener aventuras de todo tipo. Esta especie de periplo vital lo estamos llevando a escena, a modo de serie en vivo por capítulos. Por ahora hemos realizado el Capítulo 0, Filharmònica, y el Capítulo 1, Plàstic-tic-tic!

Este último es el que continuamos rodando en teatros y plazas de los pueblos y ciudades donde nos llaman, y el que está relacionado con el “Plàstic EP”, puesto que son las canciones que suenan el espectáculo, aunque con arreglos diferentes. En todo este proceso cabe destacar la participación en la dramaturgia y en la dirección escénica de Ximo Vidal, histórico del teatro valenciano, miembro de Pluja Teatre, compañía de referencia del teatro moderno de nuestra tierra desde principios de los años 70. Y ya estamos pensado en el siguiente capítulo de la saga, que tratará seguramente el tema de las armas, entre las que destaca, por su peligrosidad y amenaza real, una de ellas: las armas nucleares.

El Triangulista

Es un disco al que no se puede incluir en ninguna categoría en particular… si tuvieras que hablar de alguna inspiración, alguna influencia… ¿Quién te viene a la mente?

Más que artistas, utilizo el juego y la experimentación como fuente de inspiración y de trabajo en el estudio (y en escena, también). Y esta vez lo he llevado al extremo, por tratarse de un proyecto personal, en el que no he tenido que consensuar nada; ni tampoco he tenido la limitación de grabar las canciones de una determinada manera para poderlas llevar al directo. En el espectáculo suenan de una manera más esquelética, porque estoy solo en escena. Unas a viva voz, otras con el acompañamiento de la guitarra eléctrica. La única que no ha cambiado a nivel de arreglos es el instrumental, “Vals Elèctric”, que suena enlatada en el espectáculo puesto que sirve de hilo conductor y de enlace entre escenas y acciones. Aún así, la he remezclado y masterizado de nuevo para el EP. En ese sentido, ha sido a posteriori dónde han aparecido las influencias… Por ejemplo, mi buen amigo y gran artista, Dr. Truna, al escuchar la versión “Plàstic” incluida en el EP, le vino a la cabeza Tom Waits. Bien. Me encanta, es uno de mis referentes. Cuando escucho “Demà comença ara” me vienen a la mente The Flaming Lips o Pink Floyd, por la cadencia psicodélica, el uso de bajos distorsionados o de recursos sonoros curiosos, como pueden ser las llaves de casa o las campanas inventadas del luthier Ángel Di Stéfano, con el que he colaborado en distintos proyectos. De hecho ahora estamos haciendo una nueva producción sonora juntos, “Pull&Play Project”, un proyecto escénico que estamos desarrollando junto con Cento Carbó y Ruth Palonés, y con el colectivo de personas sordas de Gandia y que ha sido seleccionado en el programa estatal de la Fundació La Caixa, Art for change. ¡Estamos entusiasmados con el proyecto!

Por último.. El disco se publica en un momento en el que el cambio climático está en la agenda y en los medios de comunicación. Además del interés que tienes en el tema por tu formación académica ¿Cuánto influyen estas preocupaciones en “Plàstic”?

Si bien el arte puede entenderse, intrínsecamente, como una actividad “inútil”, algunas corrientes apuntan que el arte como forma de vida permanecerá siempre y cuando dé respuesta a necesidades reales, aspecto que no tiene necesariamente que ver con las modas, ni con el mercado… En ese sentido, estamos en un punto de inflexión a escala planetaria, apurando ya la última curva hacia el precipicio, desde una perspectiva ambiental y social. ¡Y no lo digo yo, lo vienen anunciando los científicos desde hace medio siglo! Y este es un proyecto artístico con una clara vocación ambiental; si bien no se trata de un panfleto, la motivación artística va por delante. Otra cosa será cómo lo valore la gente, si le gusta o no, si le remueve o no. Las vibraciones, por ahora, son buenas, y mientras tenga ideas y entusiasmo para materializarlas, seguiré en la brecha, proponiendo alternativas, desde mi humilde rincón.

Compartir:

músicaDiscoestrenoVideoFrancesc BurgosPlàsticEl Triangulista

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!