fbpx

“Babylon”, un fascinante desastre

En Cine y Series 14 enero, 2023

Sergio Ariza

Sergio Ariza

PERFIL

Babylon es excesiva, caótica e irregular, con un inicio fantástico pero que se desinfla al final. A su favor hay que decir que nunca deja de ser entretenida y sus más de tres horas se pasan voladas, eso sí Damien Chazelle no logra superar a sus muchas inspiraciones para la misma, Cantando Bajo La Lluvia, Baz Luhrman, David Lynch, Boogie Nights, El lobo de Wall Street… el creador de La La Land vuelve a demostrar que es uno de los directores más ambiciosos de la actualidad pero como guionista vuelve a dejar mucho que desear, algo que no es nada nuevo.

La película empieza a todo trapo, un elefante, un gag escatológico con litros de mierda y la promesa de una fiesta convertida en bacanal. La escena de la fiesta es puro Baz Luhrman, es imposible no pensar en Moulin Rouge o El gran Gatsby, Chazelle no esconde nada y utiliza esa fiesta para presentarnos a los tres personajes principales, y a los dos secundarios, los cinco cuyas historias se irán entrelazando para contarnos el paso del Hollywood original, el del cine mudo y las estrellas más grandes que la vida, en el recatado Hollywood del código Hays.

Babylon

Hablando de eso, el director intenta ser provocador y descarado, y en esa primera fiesta hay mucho sexo y montañas (literales) de cocaína, pero, a pesar de eso, Babylon parece una obra de Disney si la comparas con Lynch, no te digo ya al lado de Saló o cualquier otra película realmente provocadora. Su referencia es El lobo de Wall Street de Scorsese, otra película protagonizada por Margot Robbie, pero a Chazelle le pierde el cariño que le tiene a sus personajes, cosa que no pasaba con Scorsese, pero lo peor es que aquí todo el sexo parece consentido cuando estamos hablando de un sitio que ha tenido a violadores en los puestos dirigentes hasta hace nada, no digamos ya en los momentos en los que muestra la película.

En lo que vuelve a triunfar Chazelle es en la dirección de actores y en la creación de grandes imágenes, principalmente en la gigantesca escena del rodaje posterior a la primera fiesta. Es una escena larguísima y fascinante que muestra los entresijos de cómo se rodaba en la época del cine mudo. Es el momento en el que Babylon alcanza su pico pero después se va viniendo abajo, sobre todo por un guion totalmente plano.

Babylon

Queda claro que esta es su particular carta de amor al cine y su crítica a un sistema, el de Hollywood, que crea y destruye carreras a su antojo, lo malo es que ese concepto queda claro pero esto también es una película sobre personajes y ahí fracasa totalmente. La historia de amor, como pasaba en La La Land, no es creíble, las historias secundarias de Jovan Adepo y Li Jun Li parecen meras excusas para hablar del racismo del sistema pero no les saca ningún partido. Baste recordar que otra película sobre el ocaso de las gigantescas estrellas de la era muda, El crepúsculo de los dioses nos dejó frases que vienen a la perfección cuando se ve esta película (cosas como Aún soy grande. Son las películas las que se han hecho pequeñas, ¡No necesitábamos diálogos, teníamos rostros! o ¡Mire a los ejecutivos! Han matado a todos los ídolos, a Fairbanks, a Gilbert, a Valentino. ¿A quién tenemos ahora? A unos don nadie), pero aquí no encontramos nada similar. Chazelle debería replantearse seriamente lo de dejar el guion en manos de otros en próximos proyectos.

Babylon

El director de Whiplash utiliza a algunos actores verdaderos como modelos, el personaje de Brad Pitt parece inspirado por John Gilbert, el de Li Jun Li en Anna May Wong, aunque el más sorprendente es que el de Margot Robbie parece estar basado en un personaje ficticio, la Lidia Lamont de Cantando Bajo La Lluvia, que interpretó Jean Hagen. El director ya había expresado varias veces su admiración por la película de Stanley Donen y Gene Kelly y ha querido hacer una especie de pieza de acompañamiento enfocándose en el lado oscuro. Lo que parece decirnos es que el personaje trágico de aquella obra maestra es Lamont, la estrella a la que el sonoro deja atrás.

En Babylon, Chazelle nos hace simpatizar con el personaje de Robbie, que se llama Nellie LaRoy, y lo hacemos, pero sus interacciones no están bien llevadas, la historia de amor con el personaje de Diego Calva, no funciona, y no es culpa de los actores, tanto Robbie, como Calva, como Pitt, están muy bien, sino de un guion más interesado en su tesis que en sus personajes, como cuando al final mete una parte que parece sacada de una película de David Lynch con un Tobey Maguire totalmente fuera de lugar.

En definitiva, se podría calificar a Babylon como un fascinante desastre, una película de más de tres horas que no te hará mirar la hora en ninguna ocasión, que te mantendrá pegado a la butaca, pero que no consigue imponerse a sus muchas influencias, la más evidente esa Cantando Bajo La Lluvia que aparece en imágenes al final del rodaje (y con múltiples guiños a la largo de su metraje, como ese: I love you, I love you de Pitt que lleva a las carcajadas al público), cuando Chazelle intenta hacer una especie de moderno collage con el que intenta plasmar la pasión que siente por el medio. Es entonces cuando te das cuenta de que Babylon no está a la altura de las obras a las que quiere homenajear.

Suscríbete a nuestra newsletter

* indicates required

Compartir:

Jean HagenDamien ChazelleAnna May WongGene KellyBrad PittStanley DonenMargot RobbieBabylonDiego CalvaCantando bajo la lluviaJohn Gilbert

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!