fbpx

54 Festival de Sitges #3: Lamb, Nitram y After Blue

En Cine y TV 18 October, 2021

Javi Cózar

Javi Cózar

PERFIL

Terminó el Sitges–54 Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya con un palmarés de la sección oficial Fantàstic a competición que, como suele ser habitual aquí, no ha quedado exento de polémica.

Aunque, desde luego, no causada por su principal triunfadora, Lamb, dirigida por Valdimar Jóhannsson. Desde el mismo momento de su proyección para prensa sonaba como firme candidata a ganar esta edición del certamen, y de hecho el jurado reveló que, excepto en la categoría de efectos especiales, la cinta la habían barajado para prácticamente todos los premios. Así que, por ahí, ninguna sorpresa relativa a los dos premios con los que se alzó Lamb, el de mejor película y el de mejor interpretación femenina para Noomi Rapace (ex-aequo con Susanne Jensen por Luzifer).

sitges

Nitram.

Tampoco generaron demasiada controversia los dos premios que consiguió Nitram: mejor dirección para Justin Kurzel y mejor interpretación masculina para Caleb Landry Jones, quien tuvo que compartirlo (de nuevo) con el protagonista de Luzifer, Franz Rogowski. Nitram fue prácticamente la última película a competición que se exhibió, pero agradó muchísimo al jurado, como lo demuestra que le hiciera un generoso hueco en el reparto de premios.

También se había hablado mucho de las posibilidades de The Innocents, que finalmente consiguió una mención a película. Este drama acerca de un grupo de niños que flirtean con sus poderes telequinéticos fue una de las películas más aplaudidas por el público, y su sobriedad expositiva la hacía firme candidata a optar a algún premio.

sitges

After Blue.

Lo que sí que encendió las redes sociales fue el premio especial del jurado para After Blue, película que en su proyección en el Auditori del Hotel Melià provocó deserciones masivas entre el público. Ciertamente, After Blue es una película indigesta en su propuesta estética, a medio camino entre el simbolismo visual de Alejandro Jodorowsky y la estética de ciencia ficción de derribo de un Albert Pyun o de cualquier producto de la Empire o de la Full Moon. El jurado ha decidido premiar la cinta con uno de los galardones más importantes para destacar su sentido del riesgo… riesgo mayúsculo que desde luego la hace inviable para conseguir una carrera comercial digna.

sitges

Silent Night.

Del resto de galardones de la sección oficial Fantàstic cabría destacar, por una parte, el de mejor guion para Silent Night, y, por otra parte, el de mejores efectos especiales para Mad God. Silent Night es, sin duda, una de las mejores películas programadas en esta edición del festival. No puedo adentrarme mucho en ella porque sería contraproducente: se trata de una producción que sus propios responsables están intentando proteger de los comentarios (ni siquiera se ha estrenado, de momento, tráiler alguno). Pero sí puedo avanzar que es una película demoledora, que deja al espectador hecho trizas, y que propone una visión aterradora y extremadamente pesimista de las relaciones humanas, que se queda enganchada en el espectador mucho tiempo después de la proyección. Es cine fantástico con ambiciones dramáticas, y en ambos terrenos consigue su directora, Camille Griffin, un resultado extraordinario.

Mad God, por su parte, es la película en la que Phil Tippett ha estado trabajando durante nada menos que 30 años mientras se encargaba de los efectos especiales de, entre otras, El imperio contraataca, RoboCop, Willow, o Jurassic Park (Parque Jurásico). Como todas ellas son ilustres representantes del cine más mainstream, sería lícito pensar que Mad God pueda ir en la misma línea. Pero es exactamente lo opuesto a una película para grandes audiencias: está filmada casi toda mediante la técnica del stop motion, carece de diálogos y de un argumento propiamente dicho, y tiene lugar en un mundo onírico y repugnante, repleto de seres de pesadilla, de muerte y de caos. Una experiencia realmente alucinante, muy cercana a Lynch en espíritu, que justamente se llevó el premio a los mejores efectos especiales: toda la película, en realidad, es un gigantesco efecto especial.

sitges

Mad God.

Antes de terminar debo debo hacer un apunte: si os parece que en el palmarés hay muchos ex-aequo y menciones, efectivamente los hay. Nada menos que tres premios ex-aequo, un premio especial y dos menciones, una de las cuales es también uno de los ex-aequo. No recuerdo un palmarés en Sitges tan poblado. El jurado explicó que esto prueba la gran calidad de las películas presentadas a competición.

sitges

Freaks Out.

No seré yo quien les contradiga, y es que, sin ser especialmente brillante, sí es cierto que el nivel medio de la mayoría de las propuestas era, como mínimo aceptable. Tan solo echo en falta en el palmarés alguna mención para Freaks Out, del italiano Gabriele Mainetti, espectacular y emocionante revisión del universo de los superhéroes, pero transportándolos a la Italia de 1943 ocupada por los nazis. Mainetti ha conseguido poco menos que un milagro: aunar en la misma película el Sam Raimi de sus primeras películas, el Steven Spielberg de los 80s, y hasta el Álex de la Iglesia de Acción mutante, pasándole la mano por la cara a cualquiera de las películas de Marvel y proponiendo una enternecedora reflexión acerca de la fealdad en la que el perdedor emerge como estandarte de la justicia. Un clásico instantáneo, imprescindible desde ya para entender el cine fantástico europeo del siglo XXI.

Compartir:

Valdimar JóhannssonLambThe InnocentsSitges - 54 Festival Internacional de Cinema Fantàstic de CatalunyaNitramJustin KurzelAfter BlueSilent NightCamille GriffinMad GodPhil TippettFreaks OutGabriele Mainetti

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!