Wake me up before you go-go + Zoolander - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

On connaît la chanson

Wake me up before you go-go + Zoolander

Wake me up before you go-go + Zoolander

La rumorología sigue especulando sobre cuándo va a hacerse realidad el sueño de Zoolander 2. ¿De verdad será en el 2015? ¿En serio Ben Stiller ya tiene escrito el guión? ¿Será tan buena como la primera parte?  ¿Estamos listos para la mirada Ferrari? Y lo que es más importante: ¿Qué piensa George Michael de todo

La rumorología sigue especulando sobre cuándo va a hacerse realidad el sueño de Zoolander 2. ¿De verdad será en el 2015? ¿En serio Ben Stiller ya tiene escrito el guión? ¿Será tan buena como la primera parte?  ¿Estamos listos para la mirada Ferrari? Y lo que es más importante: ¿Qué piensa George Michael de todo esto?

Zoolander (2001, Ben Stiller)

“¡Orange mocha frappucino!” gritan Derek Zoolander y los tres ninfos que viven con él. Y empieza a sonar Wake me up before you go-go.  Si frecuentáis los canales nostálgicos del dial ya sabéis cómo suena: Jitterbug / Jitterbug / Jitterbug / Jitterbug / You put the boom boom into my heart, blablabla… Una canción de una felicidad tontaina, como de Motown alelada, que expresa perfectamente el estado de euforia boba que experimentan estos cuatro top models. Las preocupaciones se acaban con una visita al Starbucks en un 4X4 descapotable al ritmo de una alhaja de bisutería pop ochentera. Sólo que los problemas, en lugar de terminar, comienzan: la escenita de estos cuatro inconscientes narcisos en una gasolinera, regándose unos a otros con súper, sin plomo y gasoil, acaba muy mal para ellos, pero muy bien para la comedia: es uno de los gags más crueles y a la vez más inesperados y tronchantes de la comedia norte-americana de este siglo.

"Wake me up before you go-go". Wham

Ben Stiller, gran cómico y mejor director de comedia todavía (incluso en la fallida La vida secreta de Walter Mitty hay grandes gags y chispazos intermitentes de genio humorístico), sabía muy bien lo que se hacía al elegir esta canción.  Escoger un tema de Wham! de 1984 en el 2001, tras la salida a trompicones del armario de George Michael tres años antes, era introducir un malicioso subtexto homo a una escena cuyos ralentís al más puro estilo soft-porn ya tenían también una mala leche colosal. Aunque, por mucho veneno que lleve, si el timing y el acting cómicos de esta secuencia no estuvieran tan bien calibrados, la picadura no mataría. Y la de Zoolander es de morirse de risa. Esta es, sin duda alguna, una de las mejores utilizaciones de una canción con animus jocandi que ha dado la Historia del cine. Que se lo discutan a Terrence Malick, sino, que al parecer dice que Zoolander es una de sus películas favoritas.

Joan Pons
AUTHOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores