Crítica de Night Crawler por Beatriz Martínez
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
728 x 90

Nightcrawler (Dan Gilroy)

Nightcrawler (Dan Gilroy)

El hasta ahora guionista Dan Gilroy debuta en el largometraje con esta inquietante visión de los medios de comunicación que recoge el estado de crispación y pérdida de valores de la sociedad actual a través de un Thriller negro en estado puro. El regreso por la puerta grande de Rene Russo, esposa del realizador, y la

El hasta ahora guionista Dan Gilroy debuta en el largometraje con esta inquietante visión de los medios de comunicación que recoge el estado de crispación y pérdida de valores de la sociedad actual a través de un Thriller negro en estado puro. El regreso por la puerta grande de Rene Russo, esposa del realizador, y la inquietante y turbadora interpretación de Jake Gyllenhaal, completan los logros de esta magnífica película al borde del delirio.

Pisos en llamas, accidentes de tráfico, violaciones, asesinatos. Las calles de Los Ángeles son un hervidero de violencia siempre a punto de explotar. Los títulos de crédito de Nightcrawler nos muestran todos los horrores que la noche puede esconder. Y dentro de todo ese sistema de corrupción moral, también se agazapan sanguijuelas al acecho, esperando impacientes que ocurra cualquier desgracia para poder sacar provecho de alguna manera.

Ese es el objetivo de Louis Bloom (Jake Gyllenhaal), un joven con rasgos sociopáticos que deambula con su coche por la noche esperando una oportunidad. Una oportunidad que llegará de la mano de un vehículo ardiendo y del rescate de una mujer a punto de fallecer. Su mirada no se inmutará ante la tragedia que está viviendo en directo, sino que su verdadero interés se centrará en el poder que esa imagen puede ejercer en los medios de comunicación, sobre todo cuando una serie de paparazzi de sucesos se acercan a filmar la escena. Su mirada está pervertida, no hay ni un atisbo de inocencia en ella y esa desnaturalización y frialdad con la que se acerca al horror será uno de los aspectos más incómodos y desasosegantes de la película.

Es imposible sufrir ningún tipo de apego emocional hacia Louis. A pesar de hacernos entrever sus más que obvios problemas psicológicos, su desprecio hacia todo lo que le rodea y su indiferencia hacia el dolor ajeno, lo convierten ante nuestros ojos en un auténtico monstruo.

No queda muy claro si Dan Gilroy (hermano de Tony Gilroy, director de una película tan incisiva como Michael Clayton y guionista de los Bourne) quiere dar al espectador una lección moralista sobre los males de la manipulación informativa, sobre el peligro de la obsesión con la imagen más turbia de la realidad, pero sí está claro que su discurso es tan directo sobre este tipo de cuestiones que en ocasiones se olvida de incorporar matices y sus personajes quedan reducidos al puro cliché.

Uno de los momentos más impactantes de Nightcrawler

Uno de los momentos más impactantes de Nightcrawler

Está bien, entremos en su juego. Louis Bloom es un ser cruel e inhumano, sin escrúpulos, capaz de lo peor con tal de conseguir su objetivo: Sacar un buen plano con un alto contenido sensacionalista. Es lo que pide el público, o al menos la jefa de contenidos de uno de los canales a los que vende la información, Nina (Rene Russo). Todo es una gran farsa, una parodia, una distorsionada metáfora de un mundo decrépito y desalmado.

Es entonces cuando Nightcrawler funciona de verdad, al convertirse en una abstracción de una realidad cada vez más pesadillesca en la que la imagen se ha pervertido hasta límites insospechados y solo busca la mirada del voayer empedernido que siente placer al escarbar en las miserias ajenas, la del espectador que contribuye a aceptar la dictadura mediática de la basura televisada sin filtros de ética, y la del aplauso ante el derrumbe ético de los medios de comunicación y a las formas de consumo.

Si tomamos este punto de vista, nos sumergimos en una película casi obscena, enferma y obsesiva, que nos conduce por los caminos más turbios de las calles de Los Ángeles, entroncando directamente con algunos temas subyacentes que se encuentran presentes en Maps to the Stars o Mullholand Drive, es decir, de nuevo la necesidad caníbal de alcanzar el éxito a toda costa en la ciudad de los sueños sin importar las consecuencias que esto pueda acarrear.

Nightcrawler es una película de género muy negro, un Thriller a modo de espejo deformante de una realidad muy reconocible, que no da apenas asideros para que el espectador encuentre una zona de comodidad en ningún momento y que nos adentra en un truculento y escabroso universo de siniestra y retorcida veracidad. Es quizás una película que nunca hubiéramos querido ver, pero sin embargo, no podemos quitar los ojos ni un instante de ella.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.