Minor White: el fotógrafo contemplativo - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Cultura

Minor White: el fotógrafo contemplativo

  • En Cultura
  • 3 agosto, 2017
  • 9123 visitas
Minor White: el fotógrafo contemplativo

La Fundación Loewe lleva siete ediciones participando en PHotoESPAÑA y esta vez, gracias al empeño del director creativo de la firma, Jonathan Anderson, ha sido con la muestra del fotógrafo norteamericano Minor White (1908-1976). A pesar de que todo apuntara a que el artista de blancos cabellos se dedicaría a la bótanica y a la

La Fundación Loewe lleva siete ediciones participando en PHotoESPAÑA y esta vez, gracias al empeño del director creativo de la firma, Jonathan Anderson, ha sido con la muestra del fotógrafo norteamericano Minor White (1908-1976).

A pesar de que todo apuntara a que el artista de blancos cabellos se dedicaría a la bótanica y a la poesía, la cámara que le regaló su abuelo en la niñez marcó decisivamente un destino que le convirtió en uno de los fotógrafos más peculiares e innovadores de su época.

Minor White

Puente Golden Gate, San Francisco, 1959. Impresión al gelatinobromuro de plata 8,89 x 11,4 cm

1945 significó para el fotógrafo el inicio de sus estudios de arte en la Universidad de Columbia y tras su experiencia en un laboratorio y alguna exposición, como en la del Museo de Arte de Portland, un camino sin vuelta atrás. En sus años en Nueva York y San Francisco, incluyó en su círculo social a Alfred Stieglietz -que moriría en 1946-, Edward Weston, quien también tuviera su fase pictorialista; Ansel Adams, el visionario fotógrafo ecologista, con quien trabajó como asistente en la California School of Fine Arts (hoy Instituto de Arte de San Francisco) y C. Cameron Macauley, que fue alumno suyo.

Minor White 1975 © David Ulrich

Minor White 1975 © David Ulrich

La fotografía es un espejismo fue una de las máximas artísticas del fotógrafo, expresada en la duplicidad de significados entre la apariencia y el contenido, como se puede comprobar en las obras expuestas en la Fundación Loewe, estas traspasan lo literal para adentrarse en lo metafórico. Tal como ha declarado Jonathan Anderson, la modernidad de Minor White se ajusta de forma natural a la filosofía de la casa Loewe porque sus fotografías funcionan en en varios niveles. En Loewe creemos en lo multivalente.

Cala Matchstick, condado de San Mateo, California, 12 de octubre de 1947 Impresión al gelatinobromuro de plata 7,36 x 9,36 cm

Cala Matchstick, condado de San Mateo, California, 12 de octubre de 1947. Impresión al gelatinobromuro de plata 7,36 x 9,36 cm

White superó a Stieglitz en su reivindicación del papel de la fotografía entre las Bellas Artes, ya que su exploración le llevó más allá del terreno artístico o intelectual, puesto que la revistió de un don, convirtiéndola en un tao de autoconsciencia que nos conduce a un estado superior como seres humanos. Su paciencia, la mística espera de la luz perfecta que llega de forma única e irrepetible, la implicación vital en sus trabajos han creado obras enigmáticas, casi abstractas. La visión innovadora sobre las posibilidades semánticas de la fotografía también se hizo patente en su vanguardista teorización sobre la found photograhy o materiales hallados de manera casual –By my discipline of seeing I put myself where photographs can find themselves, escribiría en uno de sus manuscritos.

Dr. Robert Wadsworth, Rochester, 1959 Impresión al gelatinobromuro de plata 20 x 15 cm

Dr. Robert Wadsworth, Rochester, 1959. Impresión al gelatinobromuro de plata 20 x 15 cm

La vocación docente acompañó a Minor White a lo largo de toda su vida y supondría, a causa de su orientación sexual, un lastre que le impidió, por ejemplo, exponer en vida sus retratos masculinos, que hasta el 25 de agosto podrán contemplarse entre las 40 copias originales seleccionadas por la comisaria María Millán, obtenidas tanto de colecciones privadas como de la galería Howard Greenberg.

La creación de la revista Aperture en 1952, junto a Ansel Adams, Dorothea Lange y otros fotógrafos, de la que fue editor durante veinte años, fue el inicio de una etapa abierta a la discusión crítica, y también un altavoz que aprovechó para dar difusión a sus teorías. La influencia de Minor White ha sido destacable en fotográfos, alumnos y en el devenir de las técnicas fotográficas, su personalidad singular merecía una muestra así, por eso no puedo dejar de agradecer a Jonathan Anderson por un empeño tan satisfactorio.

La exposición Minor White: metáforas se puede visitar en la Galería Loewe (Gran Vía, 8, Madrid) hasta el 25 de agosto de 2017.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.