La música de la arquitectura: el silencio - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Abandonen el edificio

La música de la arquitectura: el silencio

La música de la arquitectura: el silencio

¿Alguna vez has pensado en cómo suena la arquitectura? Si tuviese algún sonido, ¿cuál sería? ¿Hay música en el silencio? El arquitecto, ebanista y diseñador suizo Peter Zumthor (Premio Pritzker de Arquitectura, 2009) y el compositor, músico e instrumentista estadounidense John Cage, lo tuvieron claro. Su imaginación y su curiosidad, les llevaron a investigar y

¿Alguna vez has pensado en cómo suena la arquitectura? Si tuviese algún sonido, ¿cuál sería? ¿Hay música en el silencio?

El arquitecto, ebanista y diseñador suizo Peter Zumthor (Premio Pritzker de Arquitectura, 2009) y el compositor, músico e instrumentista estadounidense John Cage, lo tuvieron claro.

Su imaginación y su curiosidad, les llevaron a investigar y a experimentar con conceptos empleados tanto en arquitectura como en música: silencio/sonido, espacio vacío (no espacio)/espacio ocupado, eran términos tan diferentes como equivalentes, y a su vez dependientes uno de otro, que ofrecían un amplio abanico de posibilidades creativas a desarrollar.

John Cage.

John Cage.

Zumthor y Cage concluyeron que existía música en el silencio de los espacios vacíos de la arquitectura y que todo edificio emitía un sonido, pero para percibirla era necesario que modificásemos ciertos hábitos a la hora de escuchar y de dibujar.

Para John Cage era necesario romper con el discurso musical y prestar atención a la actividad de los sonidos. La música está ahí, en nuestro día a día, haciendo audibles las fuerzas que por sí mismas no lo son, en los objetos, en el aire, etc. Para ello, era necesario captarlas y transformarlas en sonidos.

Sin embargo, para Peter Zumthor, la clave residía en proyectar, construir e imaginar el edificio en su silencio, aislarlo para captar su esencia y, así, hacer de él un lugar sosegado en el que detenerse y escuchar el entorno.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

Creo que no llegaron a conocerse personalmente, pero estoy segura de que de haberlo hecho, seguramente hubieran sido buenos amigos, ya que sin ellos saberlo, dos de sus obras más importantes guardan una estrecha y profunda relación.

John Cage y Peter Zumthor.

John Cage y Peter Zumthor.

En 1952, Cage creó su composición más famosa: 4’33”, tres movimientos que se interpretaban sin tocar una sola nota. Una pieza provocadora, compleja de difícil entendimiento si uno se deja llevar por los dictados de la música, que supuso una auténtica revolución en la época. Cuarenta y cuatro años después, vería la luz la obra más distinguida de Zumthor: Las Termas de Vals en Graübunden (Suiza 1996). Un proyecto con una geometría y proporciones perfectas, austero en su concepción pero con un programa de servicios de gran riqueza.

Según Cage, el sonido se caracteriza por frecuencia, amplitud, timbre y duración. El silencio (ruido ambiental), solamente por su duración. Otra característica que comparten es el azar, un factor muy presente y determinante en las creaciones musicales del artista, llegando a desempeñar un papel protagonista en la mayoría de ellas.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

Para él, la música era la organización de los sonidos sin propósito alguno. De ahí que su música se considere experimental, porque si bien cada una de sus piezas posee una estructura compuesta básica, el efecto del conjunto varía con cada ejecución, ya que en ellas intervenían factores relacionados con la naturaleza, con el espacio donde se tocaba y con la audiencia, afectando, todos ellos, a los sonidos que se producían.

Sin embargo, para Zumthor la arquitectura sí que es una materia concreta y precisa, no es algo abstracto, fruto del azar. Un proyecto sobre el papel no es arquitectura, sino únicamente una representación gráfica de lo que puede ser la arquitectura, comparable con las notas musicales. Pero para materializarse ambas, la música y la arquitectura necesitan ser ejecutadas.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Fotografía Felipe Camus.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Fotografía Felipe Camus.

¿Cómo definir y materializar esas representaciones? Con la abstracción, a veces es necesario contemplar, imaginar, fluir.

“… si reflexionamos en el hecho de bañarse y si pensamos en el manantial caliente se puede construir un edificio que está más en relación con la topografía y la geología del lugar que con el aspecto inmediato de los alrededores. Surge la idea de que es un baño surgido de la montaña. Lo mismo que el manantial de agua caliente nace de la montaña, el agua brota de allí, y esto también tiene unas dimensiones en el tiempo geológico.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

Y ahí entre esos pensamientos, aparece la idea.

Y vemos como de la ladera de la montaña emerge un volumen macizo de hormigón y piedra, como parte de la topografía y la geología del lugar. Un rotundo monolito al que se le sustrajeron partes, para jugar con el concepto de vacío, la ausencia de materia, de sonido, de luz, en un intento de unificar lo vacío y lo sólido. Un conjunto de una sobriedad y simplicidad casi mística.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

La nueva construcción forma parte de un complejo hotelero existente desde los años 60, que se edificó con el fin de conseguir una renovación del público asistente hasta la fecha. El proyecto de Las Termas está integrado en la localidad alpina de Vals (Suiza), en el extremo de uno de los valles de un afluente del Rin, conocido por su agua termal y sus canteras de piedra.

Para evitar su fuerte agresión al paisaje y conseguir su integración en el mismo, Zumthor planteó la cubierta plana ajardinada como extensión del paisaje, cuyos límites se desdibujaban en el horizonte.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Olympus digital camera.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Olympus digital camera.

Arquitectura en agua y piedra que se encuentran y unen, cuyo flujo sonoro es el flujo de la vida; una búsqueda de simultaneidad entre tiempo y espacio; una selección exquisita de los sonidos del entorno al más puro estilo Cage, en la que se elimina lo superfluo, tanto a nivel visual como auditivo y sensorial.

El edificio ocupa una planta de forma rectangular, donde una serie de volúmenes compactos/huecos se organizan en torno a las dos piscinas principales. Estos bloques están formados por sólidos muros de hormigón estructurales que definen el espacio y sostienen la citada cubierta ajardinada. Los bloques contienen en su interior espacios libres, terrazas, o pequeñas piscinas de diferentes temperaturas, marcando así el mencionado orden de espacios como si de una partitura se tratase, al ritmo del compás: solido/silencio y vacío/sonido.

Termas de Vals (Suiza), arquitecto Peter Zumthor. © Peter Zumthor para Isho design.

Maqueta de las Termas de Vals (Suiza), arquitecto Peter Zumthor. © Peter Zumthor para Isho design.

Todas sus fachadas están revestidos por losas delgadas de gneis de Vals, piedra que procedía de una cantera local. La fachada cuenta con ventanas y terrazas, pero no hay puertas, el único modo de entrar es a través de un pasillo subterráneo, en el hotel principal, que atraviesa la montaña.

Sumerjámonos en alguna de sus piscinas termales y siguiendo los consejos de Cage, cambiemos nuestra percepción a la hora de escuchar. En la exterior, rodeada de altos muros, como si estuviese excavada en plena montaña; y en las interiores, auténticas cajas de resonancia de piedra de varios metros de altura, donde el juego de luces -aberturas rasgadas en techos- y el silencio, generan una sensación de aislamiento y bienestar perfectos -a 32°C-, similar al existente en el interior de una cueva.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

Oiremos el silencio del vacío. Una música mineral y acuosa que emerge desde el centro del complejo, donde todo y nada es posible; a través de la cual podremos habitar el mundo, pero sin marcarlo de forma personal e individual respondiendo a nuestra forma de entender la vida. Y así, libres de cualquier norma u orden establecidos, seremos capaces de componer nuestra propia melodía y crear nuestro espacio íntimo, un rincón propio al abrigo de toda agresión o influencia exterior, donde alimentados por el azar, la naturaleza y el silencio, podremos detenernos a escuchar, contemplar y meditar.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

Termas de Vals (Suiza), Peter Zumthor arquitecto. © Cortesía Peter Zumthor.

El silencio es el intersticio en donde acontece -habita- lo inaudito. John Cage.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

La Cabina 2017

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Lulú – Teatre Talia

Nuestros autores