Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90



    • Artículos
    • Visitas
    SUBSCRIBER

    Rafa Gassó

    Fotógrafo, periodista y también equilibrista, viaja compulsivamente desde que hace unos años dejó la redacción de una revista en el extrarradio de la capital en busca de la paideia. Cuando descubrió que la paideia no era fruta exótica ya había recorrido unos cuantos países y le dio vergüenza volver, así que siguió viajando poniendo cara de mirar de lejos cuando alguien le preguntaba por su pasado. Se le ha visto vivir en Essaouira, Marruecos, arruinarse entre Indonesia, Camboya, Vietnam o Nepal -incluso vivir una temporada en Berlín-, y desde hace seis años se le ha vuelto a ver reiteradamente en India, subcontinente que le solivianta tanto como le sulivella. En la actualidad ejerce de reportero freelance desde allí y desde cualquier lugar del mundo para los principales grupos de comunicación, desarrollando unas extraordinarias dotes equilibristas para poder llegar a fin de mes. Él dice que así es feliz y que no cambia. ¡Bendito!

Artículos del autor

  • Para volar sólo hace falta la imaginación (y un par de huevos)

    Para volar sólo hace falta la imaginación (y un par de huevos)

    ¿Hay algo más exasperante que volar? ¿Hay algo más exasperante que los aeropuertos? Así es, Enrique. No me gusta volar. Es más rápido leerse una entrevista de JotDown que lograr meter el pie en una aeronave. Tal cual lo concluí hace un par de días cubriendo la ruta entre Delhi, India, y Zurich, Suiza. Primero,

  • La calurosa soledad de los impulsos eléctricos

    La calurosa soledad de los impulsos eléctricos

    Lo mío comenzó como una más que plausible relación causa-efecto en el que la alta temperatura ambiental -aliento de fuego de un dragón con forma de cielo que al instante tose polvo en proporción igualmente inasumible-, fue la causa. La consiguiente fundición de la batería del ordenador, por achicharramiento, el efecto. Sólo una vez en

  • La resaca está sobrevalorada

    La resaca está sobrevalorada

    La liberalización del mercado de lumbreras ha propiciado que se pueda opinar, mientras uno se mantenga en el absurdo de lo políticamente correcto. Así es, Enrique. La resaca está sobrevalorada. ¿Qué otro momento de introspección existe en la vida de un hombre -más perfecto- que un día de resaca, que te dan una guitarra y

  • Siempre nos quedará Delhi

    Siempre nos quedará Delhi

    Despegando bajo la tormenta. Madre mía, INRIquito, qué despegue desde el aeropuerto de Katmandú para regresar a Nueva Delhi. Te juro que estuve a punto de gritar, “¡Llevo una bomba, vamos a morir todos, HIJOS DE PUTA!, sólo para que me detuvieran y me llevaran preso a una cárcel nepalesa y, sobre todo, fuera del

  • Indian PALabras

    Indian PALabras

    Vaya tela, Inriquito, Where is my mind. Y perdona por la confianza pero es que yo también ando un poco INRI. Anoche me bebí buena parte de la bodega de la Embajada española en Delhi –ellos lo llaman “las sobras”- y, a hora de ahora (hoy, Domingo de Resurrección y también de Ramos, supongo, aunque

  • Todos los recuerdos son surcos

    Todos los recuerdos son surcos

    Joder, Enrique, mira atentamente esta foto y dime dónde cojones está la bohemia de escribir y trabajar desde una vieja habitación de un viejo hotel de un barrio nuevo (es un decir, lo de “nuevo”, en términos históricos), en la ciudad, quizá, más vieja del mundo. Quién sabría dirimir si Nueva Delhi nació con la

  • Despegamos, my friend (Entre dos tierras: India)

    Despegamos, my friend (Entre dos tierras: India)

    El hotel se llama Paradise, porque tendrías que ver qué concepto de paraíso reina en este lugar. Querido Enrique: Hace tiempo que no te escribo, quizá nunca lo hice, qué más da. Empiezo ahora y ya está; desde una triste habitación de hotel del peor barrio -con diferencia- de Nueva Delhi llamado Pahar Ganj (el

Habilitar el Mediterraneo – IVAM

Lo último




Por delante y por detrás

Nuestros autores