Adiós, Ziegfeld - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
728 x 90

Cultura

Adiós, Ziegfeld

Adiós, Ziegfeld

Es éste un blog que lleva casi dos años dando buenas noticias. Repasando las exposiciones, barrios, festivales, musicales y momentos más divertidos, alucinantes y hasta hipsters de la ciudad de Nueva York. O eso intento. Arranqué con el FOMO, ese miedo a perderse algo entre todo lo que ofrece esta ciudad enloquecida. Y esa ansiedad

Es éste un blog que lleva casi dos años dando buenas noticias. Repasando las exposiciones, barrios, festivales, musicales y momentos más divertidos, alucinantes y hasta hipsters de la ciudad de Nueva York. O eso intento. Arranqué con el FOMO, ese miedo a perderse algo entre todo lo que ofrece esta ciudad enloquecida. Y esa ansiedad continúa, nunca te haces con ella, pero siempre es positiva, porque quiere decir que la ciudad está viva. O eso creemos. La ciudad está viva, aunque la están matando poco a poco. Y por eso este mes toca una mala noticia.

Una nueva despedida: la del Ziegfeld. El cine más grande de todo Nueva York (con 1.100 asientos). El que es, prácticamente, la sala de proyecciones personal de Martin Scorsese, porque allí estrena todas sus películas (la semana pasada, montó una buena fiesta con Mick Jagger por Vinyl, su nuevo proyecto para HBO), allí va a ver sus títulos favoritos y sus restauraciones en las que tanto dinero y energía invierte; cerrará sus puertas en las próximas semanas.

Ziegfeld Theater

Abierto en 1969, jugó un papel fundamental en el intento de recuperación de Times Square cuando las salas X, las drogas y los cowboys de medianochecampaban a sus anchas. Sin embargo, pronto corrió tan mala suerte como su predecesor cuyo nombre mantuvo, el Ziegfeld original, construido en 1927 y demolido en 1966. Las multisalas empezaron a ser mejor negocio, y el Ziegfeld se quedó para el cine-espectáculo. Como aún lo es hoy. Para las películas que HAY que ver en pantalla grande (¿cuáles no?, preguntaréis). Para las películas en película. De 70mm. Para ese momento de reunión y devoción. Y celebración. Pero todo esto ya no es suficiente para el mundo de hoy. El Ziegfeld seguirá creando sueños, pero ya no les da dinero, y está a punto de desaparecer.

Vinyl, serie de TV

Si nada lo remedia, y parece que nada lo hará ya, este teatro de paredes rojas, butacas rojas y suelos rojos mantendrá su espíritu festivo, pero renacerá en forma de salón de baile y convenciones. Será un local disponible para alquiler de eventos. Un lugar que ya no estará consagrado al arte. Una lástima.

La mala suerte quiso que el Ziegfeld naciera en los sesenta, en el auge del cemento y, por eso, de su exterior sólo te atraerá la tipografía de su cartel. Pero, confía, tras esa mole gris se encuentra una de las catedrales del cine mundial y si estás por Nueva York en las próximas semanas aprovecha para visitarla, y acudir a uno de sus servicios, a cualquiera de las películas que proyecten.

Farewell, Ziegfeld! Welcome, Metrograph! 

Como en este blog no somos de malas noticias, para despedirnos con buen sabor de boca, le decimos adiós al Ziegfeld, y hola al Metrograph, la nueva sala de cine independiente en Nueva York, con dos pantallas, restaurante, librería especializada y una programación de cine indie internacional que aumentará nuestro miedo a perdernos cosas, y paliará la pérdida del teatro de Scorsese.

Cine Metrograph

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Al desnudo – Teatro Talia

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores