FOMO, no te tengo miedo - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

24 Hours NY People

FOMO, no te tengo miedo

FOMO, no te tengo miedo

En Nueva York, la subida de la temperatura conlleva un aumento proporcional de eventos por toda la ciudad. Por cada grado (centígrado, que con los Farenheit no hay quien se aclare) que sube, debe de haber alrededor de 10 eventos nuevos. Después del invierno más frío y con más nieve de la última década, Nueva

En Nueva York, la subida de la temperatura conlleva un aumento proporcional de eventos por toda la ciudad. Por cada grado (centígrado, que con los Farenheit no hay quien se aclare) que sube, debe de haber alrededor de 10 eventos nuevos.

Después del invierno más frío y con más nieve de la última década, Nueva York pide a gritos la primavera. Dicen que está al caer. Eso dicen. Pero hoy es 17 de marzo y los lagos del Central Park siguen congelados.

Se lo está tomando con calma. Hace un rato aterricé en Nueva York con una bienvenida de -4 grados. Yo, que venía de la primavera texana, del interesante, divertido e inabarcable festival South by Southwest de Austin.

Allí, durante una semana, corriendo de un cine a otro, de un pase a otro, de una fila a otra, de la sala de prensa a la charla de Lena Dunham, intentando llegar a todo lo que se suponía que había que ver o escuchar, aprendí un concepto que es nuevo para mí y, viviendo en Nueva York, no sé por qué no conocía ya: el FOMO, siglas en inglés de fear of missing out. Es decir, el miedo a perderse algo. Esa terrible sensación que en una ciudad como ésta, dominada por el hype, se convierte en tu mayor temor. Y eso que aún no ha llegado la primavera.

En Nueva York, la subida de la temperatura conlleva un aumento proporcional de eventos por toda la ciudad. Por cada grado (centígrado, que con los Farenheit no hay quien se aclare) que sube, debe de haber alrededor de 10 eventos nuevos. Es la época de inauguraciones en las galerías de Chelsea, del Lower East Side, de Bushwick. Llegan los meses de las grandes exposiciones del año en los grandes museos: como la de Paul Gauguin en el MoMA (del 8 de marzo al 8 de junio); o la imprescindible Biennial del Whitney Museum (del 7 de marzo al 25 de mayo), con muestras tan interesantes como Relationship, las fotografías de la pareja Zachary Drucker y Rhys Ernst sobre su transformación de género: Drucker, de hombre a mujer; Ernst, de mujer a hombre. Otra cita obligatoria de este mes será la exposición Bill Cunningham: Facades, en la New York Historical Society: los inicios por las calles de Nueva York del primer fotógrafo que empezó a retratar el street style, armado con su cámara y montado en su bicicleta. Eso que hoy hacen cientos de blogueros por el mundo, él lleva más de 40 años publicándolo en el New York Times.

Bill Cunningham: Facades

Y la verdad es que mientras el calor no llega se agradece que los planes sigan siendo a cubierto. Para hacer frente al FOMO, ésa es la primera regla por ahora: no pasar frío. Los museos y galerías (con sus vinos gratis en las inauguraciones) son una buenísima opción. El teatro es otra. Y el regreso de Neil Patrick Harris a Broadway con el musical rock Hedwig and The Angry Inch  está bien arriba en la lista de ‘No más FOMO’. En la que justo debajo he apuntado ir a Hogar dulce Hogar, The Basque Bakery, la primera sucursal de la famosa pastelería de San Sebastián que abre en marzo en un precioso local en Soho, con una carta de ensaladas, hamburguesas, huevos rotos y, sobre todo, postres y dulces que esperemos borren definitivamente el hype más absurdamente longevo de la ciudad: el sobrevalorado Cronut.

Al final consiste en mantenerse ocupado para evitar el peor miedo de todos: que la primavera se pase de largo y del invierno helador nos demos de bruces con el asifixiante verano neoyorquino, por la tempertatua y su inmensa oferta de eventos.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

El ciclista utópico

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores