fbpx

Donnie Darko, el loco mundo de la adolescencia

En Cine y TV 11 November, 2021

Sergio Ariza

Sergio Ariza

PERFIL

En una entrevista de la época en la que estaba rodando Donnie Darko, Richard Kelly, el director y guionista de la misma, decía que quería hacer películas de las que la gente quisiera seguir hablando después de verlas, también que quería que la gente quisiese ver sus películas una segunda, una tercera y todas las veces posibles…

Bajo esos baremos Donnie Darko es todo un éxito, no es solo que la gente siga hablando de ella después de verla, es que 20 años después de su estreno, en octubre de 2001, se ha convertido en una de las películas de culto de las que más se sigue hablando (y escribiendo) de todo el siglo XXI. Es más pocas películas posteriores han dado pie a tantas teorías y análisis posibles como el debut como realizador de largometrajes de Kelly con solo 26 años de edad.

Y es que Donnie Darko es una película irregular pero fascinante, con un guion muy interesante que se presta a varias interpretaciones, aunque más allá de si es una película sobre viajes en el tiempo y universos paralelos o un viaje al interior de la cabeza de una persona con esquizofrenia, lo que más destaca de la película es su visión de la adolescencia como periodo lleno de enormes incertidumbres, ese extraño momento en el que no eres todavía un adulto pero has dejado de ser un niño, lleno de dudas e incomodidades en el que tus padres, tu modelo del mundo adulto, dejan de ser héroes para convertirse en paradigmas de todo lo que está mal en el mundo, lo que es mucho.

Kellly sabe transmitir todo eso, el dolor, la incomodidad, además del sentirse totalmente extraño y fuera de lugar, pero todo se ve reforzado por el gran descubrimiento de esta película, un Jake Gyllenhaal portentoso que dejaba claro que tenía ante sí un futuro increíble (y que el actor confirmaría con sus papeles en películas como Brokeback Mountain, Jarhead, Zodiac, Código Fuente, Prisioneros o Nightcrawler).

Pocas películas posteriores han dado pie a tantas teorías y análisis posibles como Donnie Darko.

Claro que, en el caso del protagonista de la película, a todos los miedos de la adolescencia se le suma una más que probable enfermedad mental, posiblemente esquizofrenia, lo que hace que esté viendo a una psiquiatra y medicándose. A partir de aquí entran en juego las diferentes teorías sobre la película, los que prefieran quedarse con la explicación de la enfermedad mental y borrar cualquier fantasía de viaje en el tiempo, podrán pensar que Donnie Darko tiene alucinaciones y crea al personaje de Frank en su mente, y que muchas de las cosas que pasan en la película solo pasan en su cabeza.

Eso sí, la teoría dominante sobre la película es la del viaje en el tiempo y que la mayor parte de la película sucede en un universo paralelo que se crea por fenómenos causados por «corrupciones en el tiempo», o «fallos» en la realidad. Es algo que no se explica en la película, pero sí en el libro de Roberta Sparrow (la “abuela muerte” de la película) “La filosofía del viaje en el tiempo”, un libro imaginado pero que Kelly se tomó la molestia de escribir en gran parte, haciendo de esta la teoría más plausible con su idea original, aunque el director nunca se ha decantado por una.

El caso es que la película comienza en el mundo normal, en la mañana del 2 de octubre, pero sin ningún aviso nos pasa a ese mundo paralelo cuando Donnie abandona la casa y conoce a Frank, el tipo disfrazado de conejo gigante, evitando así que muera por el motor de avión desprendido. A partir de aquí estamos en el universo paralelo en el que pueden suceder cosas extraordinarias, como la fuerza sobrehumana de Donnie. Además, como los universos paralelos son muy «inestables», y sólo pueden existir durante unas pocas semanas antes de «colapsar», o dejar de existir, corren el riesgo de, al desaparecer, crear un agujero negro capaz de consumir todo lo existente, incluido el universo original.

Los únicos personajes que se dan cuenta de que están en este otro universo serán la propia abuela muerte y Donnie Darko, eso sí, al final del todo. La gran ironía de todo es que Donnie tendrá que sacrificarse para salvar ese mundo original, cuando parece el personaje más aislado y a la contra de todos, alguien que ve en la destrucción un acto creativo. Pero será cuando conozca el amor y logre crear una conexión con otro ser humano, en su caso Gretchen Ross (interpretada por Jenna Malone), cuando decida aceptar su destino y sacrificarse.

A lo mejor, Donnie Darko es una película sobre viajes en el tiempo y universos paralelos, a lo mejor es sencillamente un cuento de hadas.

Es algo que le convierte en una figura parecida a Jesucristo y Kelly juega ampliamente con el paralelismo, incluso llevando a la pareja a ver una doble sesión con Posesión Infernal y La última tentación de Cristo. Es evidente que el autor ve esto como un caso de intervención divina y deja clara la analogía entre Donnie y Jesucristo, los dos se sacrifican por el bien de la humanidad, eso sí, el Jesús que es Donnie Darko no es tanto el de poner la otra mejilla sino el que destroza el mercado al lado del Templo…

Al final volvemos al principio, al universo primario, pero esta vez Donnie, voluntariamente, se queda en casa y muere aplastado, el resto de personajes no será consciente de los hechos vividos, más que como sueños o ligeras sensaciones. Por eso en el montaje final el personaje de Frank se toca un ojo (el sitio en el que le dispara Donnie) o Gretchen saluda a la madre de Donnie y las dos tienen la sensación de conocerse.

Lo que está claro es que la película es un puzle sin resolver en el que siempre parecen faltar piezas, eso sí, si volvemos a él no lo es tanto por encontrar la solución sino porque Kelly se preocupa lo suficiente por sus personajes y hace que nosotros también. No en vano, ni los propios actores tenían muy claro cuál era la respuesta definitiva, como decía Noah Wyle, que interpretaba al profesor Kenneth Monnitoff, a lo mejor es una película sobre viajes en el tiempo y universos paralelos, a lo mejor es sencillamente un cuento de hadas…

Otro de los grandes aciertos de la película es su banda sonora, la letra de Mad World se ajustaba como un guante a su argumento y la versión que grabaron Michael Andrews y Gary Jules específicamente para la película se convirtió en un éxito por cuenta propia, más allá de la versión original de los Tears For Fears, grupo que también mete otra de sus canciones, esta vez sí en su propia versión, con Head Over Heels, en la presentación de los alumnos y profesores del instituto de Donnie.

Pero volviendo a Mad World ¿cómo se puede conseguir una letra que vaya mejor con esta película? Una película que está contada desde el punto de vista de un adolescente que no entiende el mundo de los adultos y se rebela contra él, un adolescente que además acabará sacrificándose, o muriendo de todas formas, según la versión que prefieras, pero que tiene sueños sobre su propia muerte.

Y luego está el momento en el que está utilizada, cuando dejamos el universo paralelo y volvemos al mundo real y aparecen todos los actores en la mañana en la que Donnie ha muerto aplastado por el motor del avión: A mí alrededor todo está lleno de caras familiares, lugares gastados, caras gastadas, brillante y temprano para sus carreras diarias. No van a ninguna parte, no van a ninguna parte, sus lágrimas llenan sus vasos sin expresión, sin expresión, esconde mi cabeza quiero ahogar mi pena no hay mañana, no hay mañana. Y lo encuentro algo divertido, lo encuentro un poco triste, los sueños en los que estoy muriendo son los mejores que he tenido. Me resulta difícil decírtelo porque me resulta difícil soportarlo, cuando la gente corre en círculos es un mundo, muy, muy, de locos.

Claro que otras apariciones como las de The Killing Moon de Echo & The Bunnymen, que abre la película, Under The Milky Way de The Church o la gloriosa Love Will Tear Us Apart de Joy Division, que aparecen durante la fiesta de Halloween, también son excelentes. Claro que tiene menos mérito, ya que cada vez que suena cualquiera de esas gigantescas canciones solo puedes quedar atrapado por su belleza. Pero lo que está claro es que su banda sonora, en la que también aparecen INXS, Oingo Boingo o Duran Duran es otra de las razones de la enorme popularidad de la película, además de servir a la perfección para ambientar la misma en su época.

Pero, como decía, Donnie Darko, a pesar de ser fascinante, es también una película irregular, el estilo de Kelly es confuso y la narración no es nada clara, algo que irá a peor con sus siguientes películas, pero además hay cosas que no funcionan, como, por ejemplo, los papeles de los villanos, con Patrick Swayze, Beth Grant y hasta un Seth Rogen en uno de sus primeros papeles, teniendo papeles caricaturescos y poco definidos.

Otra cosa, a nivel de narración, es que es evidente que la película está contada desde el punto de vista de Donnie pero, entonces ¿por qué a veces abandona ese punto de vista y podemos ver conversaciones donde éste no está presente? Tampoco me convence su uso de los efectos digitales, creo que la película podría haberse rodado sin llegar a utilizarlos.

Aun así, creo que la idea de Donnie Darko y muchas de sus partes están muy por encima de sus errores, aunque también creo que podría haber sido todavía mucho mejor con un director más adecuado. Eso sí, cualquier película que te deje una sensación tan inquietante y haciéndote tantas preguntas, además de quedarse contigo durante mucho tiempo, es maravillosa, aunque sea un maravilloso error.

Compartir:

Jake GyllenhaalJoy DivisionRichard KellyTears for fearsDonnie DarkoEcho & The Bunnymen

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

Sin comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tú la primera persona!