Una Hypexperience que evitó un suicidio - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Una Hypexperience que evitó un suicidio

Una Hypexperience que evitó un suicidio

“Queremos destruir los museos, las bibliotecas, las academias y combatir el moralismo.” Manifiesto Futurista, 1909 Cualquiera empieza con cordura un artículo con semejante título. No os asustéis, la Hypexperience del pasado 29 de septiembre no puso a ninguno de sus asistentes al borde del suicidio. El título es un guiño al libro escrito a principios

“Queremos destruir los museos, las bibliotecas, las academias y combatir el moralismo.”
Manifiesto Futurista, 1909

Cualquiera empieza con cordura un artículo con semejante título.

No os asustéis, la Hypexperience del pasado 29 de septiembre no puso a ninguno de sus asistentes al borde del suicidio. El título es un guiño al libro escrito a principios de los años 30, Cocina Futurista, una comida que evitó un suicidio, de Filippo Tomasso Marinetti, uno de los protagonistas de la jornada. Artista cuestionado por su profascismo, antifeminista, pero que aportó ideas geniales sobre el arte y curiosamente también sobre un nuevo concepto de cocina.

Más bien sucedió todo lo contrario, nos fuimos con una sonrisa a lo Gioconda y muy buen sabor de boca. Porque de eso se trataba, de reunir arte, gastronomía y enología. Y sobre todo de desdibujar las fronteras entre estos conceptos para alimentarse de forma recíproca.

Empezar una mañana de sábado paseando por la exposición que conmemora el XXV aniversario del IVAM, de la voz de Josep Salvador, conservador del museo, amigo y colaborador de EL HYPE es un buen comienzo. Ya no sólo porque la muestra supone una mirada sobre el arte del siglo XX a través de obras fundamentales de su colección, sino porque te anima a recuperar este espacio y como comentaba Aitziber Urtasun responsable del departamento de didáctica del Museo Oteiza te invita a volver, a recorrer tranquilamente sólo una sala o reflexionar en torno a una única obra.

Imposible hablar de todos los artistas cuyas obras componen la exposición desde movimientos como el Dadaísmo, Surrealismo, Futurismo, Informalismo, Expresionismo abstracto etc., sin olvidar la importancia de la fotografía en la colección, descrita por el fotógrafo Jose Manuel Madrona. Fue una ocasión perfecta para asomarse de nuevo a todos los movimientos y a artistas que revolucionaron el arte en el siglo pasado.

Javier Andrés, director de sala del Restaurante La Sucursal, nos atrapó con una charla amena, divertida y enriquecedora en la que habló de vanguardia, de armonía, de aromas, de vino, de restauración, salpimentando la información con anécdotas a partir de una presentación sobre el libro de Marinetti, que incluye frases tan reveladoras como “Pensamos, soñamos y obramos según lo que bebemos y comemos” o sugerencias como “el uso del arte de los perfumes para favorecer la degustación”.

Empezamos con el brut At Roca de Agustí Torelló Sibill, homenaje a los artistas catalanes de la colección, como Julio González, Joan Miró o Antoni Tàpies. La labor de este bodeguero escogiendo las uvas de macabeo, xarel.lo y parellada de diferentes subzonas además de demostrar experiencia, se podría equiparar al del artista escogiendo su paleta de color para expresar el terruño, una manera de hacer y sentir.

Gracias a Cristiano Bartolini, del restaurante Pico Fino pudimos probar dos vinos muy diferentes de las bodegas Marchesi Antinori, una familia vitivinícola de larga tradición en Italia (600 años y 26 generaciones). El primero, Vermentino, un blanco elaborado con la variedad malvasía en la Toscana (Bolgueri DOC) con intensos aromas a fruta blanca, manzana y notas florales para brindar por el movimiento Futurista. Mediterráneo en vena.

Y por último, desde el Napa Valley en California, probamos Antica un cabernet sauvignon clásico, frutal y equilibrado como salto atlántico para recordar el Pop Art y el Expresionismo Abstracto americano también presente en la muestra.

Los bocados que acompañaron la cata dan para otro artículo, sobre el auge de la cocina en miniatura, más que tapas o pinchos, verdaderos platos en versión liliput.

Esperemos que las ganas de hacer cosas y la imaginación no cesen en las Hypexperiences.

Estaremos atentos.

Clara Ruiz
SUBSCRIBER
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.