Rodrigo, Paco y yo - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
728 x 90

Sin miedo, Juan

Rodrigo, Paco y yo

Rodrigo, Paco y yo

Escuchar el Concierto de Aranjuez del Maestro Joaquín Rodrigo, interpretado por la orquesta de Cadaqués y por el Maestro Paco de Lucía ha conseguido emocionarme hasta extremos insospechados para mí. En algunas ocasiones y según mi estado de ánimo, determinado tipo de música me suele emocionar profundamente. Estos días he tenido el inmenso honor de

Escuchar el Concierto de Aranjuez del Maestro Joaquín Rodrigo, interpretado por la orquesta de Cadaqués y por el Maestro Paco de Lucía ha conseguido emocionarme hasta extremos insospechados para mí.

En algunas ocasiones y según mi estado de ánimo, determinado tipo de música me suele emocionar profundamente. Estos días he tenido el inmenso honor de poder escuchar el Concierto de Aranjuez del Maestro Rodrigo interpretado por Paco de Lucia en el Teatro Bulevar de la casa de la cultura de Torrelodones. Estaba presente el anciano maestro Joaquín Rodrigo. La orquesta de Cadaqués, dirigida por Edmon Colomer y compuesta por 40 músicos internacionales,  acompañó la interpretación en abril de 1991.

Para mí, desde el principio, fue un acto casi sagrado. Ajustar la imagen de los altavoces para que la guitarra de Paco sonara únicamente para mí. Que la orquesta se repartiera según la situación original en el Teatro. Bajar la luz de la estancia, cerrar bien las puertas para que nadie pudiera molestar durante los 22 minutos que iba a durar el maravilloso Concierto de Aranjuez. Y a disfrutar.

Reconozco que desde el principio los pelos se pusieron de punta al escuchar esa guitarra hablar con una suavidad exquisita. Sin embargo, cuando llegó el adagio, la emoción rebosó los límites normales y me invadió de tal manera que no pude por menos que entregarme al disfrute del sonido más indescriptible, casi cuan trance provocado y extasiado por la melodía y por una interpretación nueva y creadora.

Mi sensación fue que Joaquín Rodrigo, prácticamente ciego desde los 3 años, que compuso el concierto por un órdago del guitarrista Regino Sainz de la Maza, había puesto toda su esencia creativa y la fuerza del París de la época en esa obra como si le fuera la vida en ella. Como el mismo explica: Oí cantar dentro de mí el tema completo del ‘Adagio’ de un tirón, sin vacilaciones, y… en seguida, sin apenas transición, el del tercer tiempo. Rápidamente me di cuenta de que la obra estaba hecha. Nuestra intuición no nos engaña en esto…

El maestro Paco de Lucía hizo una actuación magistral, con una sensibilidad que me ablandó la carne, la precisión necesaria para no necesitar el tiempo, una delicadeza que transformó en susurros las notas más agudas y una naturalidad que me hizo sentir que hasta yo mismo podía tocar la guitarra en ese instante como Paco.

Tengo la suerte de poder decir que he pasado un rato increíble con el Maestro Joaquín Rodrigo y con el Maestro Paco de Lucía, que me han emocionado hasta extremos insospechados y que gracias a que han compartido su arte y su creatividad, me he sentido mejor persona, mejor ser humano y motivado para hacer cosas que eleven mis niveles de creatividad y poder ofrecer a mis congéneres, algo parecido a lo que ellos han hecho conmigo. Gracias Maestros.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores