Pasajeros al tren - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Pasajeros al tren

Pasajeros al tren

Echando un vistazo a la carta del bar durante un trayecto en tren llego a la conclusión que algo falla en el país que tiene la mayor superficie de viñedo del mundo. Desde la ventanilla del tren podemos observar el paisaje dibujado por las vides, verlo para no beberlo. El calendario sigue deshojando meses y

Echando un vistazo a la carta del bar durante un trayecto en tren llego a la conclusión que algo falla en el país que tiene la mayor superficie de viñedo del mundo. Desde la ventanilla del tren podemos observar el paisaje dibujado por las vides, verlo para no beberlo.

El calendario sigue deshojando meses y las horas de luz se alargan. Es el momento de revisar mapas y artículos sobre viajes para decidir un destino para las vacaciones, lugares nuevos por descubrir o paisajes a los que regresar. Si uno no capitanea su propio vehículo, tal vez el transporte que da más sensación de libertad es el tren. Puedes leer, mirar pasar la vida por la ventana como en un zoótropo y lo mejor de todo, puedes pasear en busca del bar.

Hasta aquí la magia porque al leer la carta aparte de la miss de los refrescos y alguna cerveza verde, sólo encuentro una línea en la que se lee vino tinto y vino blanco sin especificar ninguna marca o similar. No esperaba encontrar una carta como la de un restaurante, pero sí un poco más de alegría. Pregunto a la persona encargada de la barra y me contesta que tienen un Rioja y un Rueda (sin enfriar, se excusa, porque nadie suele pedir) y añade sonriendo que ahora también tienen cava benjamín. Por no parecer antipática le devuelvo la sonrisa y regreso al asiento con mi botellita de 187 ml preguntándome dónde está el fallo en un país que es el tercer mayor productor de vino del mundo. Si es política, desidia o falta de iniciativa o todo eso y mucho más. Lo de la rosca y el vaso de plástico obvio comentarlo. Me imagino la cara de decepción de algunos de los pasajeros extranjeros que viajan conmigo, turistas o no, a la hora de intentar descubrir en el vagón vinos made in Spain.

Y ahí empieza mi investigación entre trago y trago a lo Pepe Carvalho mientras recuerdo aquella vez que en un tren borreguero unos soldados me ofrecieron una bota de vino.

Me quedo boquiabierta al leer que si viajas en Clase Preferente o perteneces al Club Ave o Euromed según informa la página de Renfe, se puede acceder señalándolo previamente a un Menú Halal, Menú Kosher, Menú de Vigilia, Menú Celiaco, Menú Vegano, Menú Diabético, Menú Sin Lácteos, Menú Infantil, etc. En relación a las bebidas un esquelético comentario anuncia que los menús irán acompañados de una variedad de vinos y refrescos. Paradojas del camino teniendo en cuenta que muchos de los paisajes que se divisan desde el tren son de viñedo, por algo somos el país con mayor extensión plantada del mundo, verlo para no beberlo.

tren-paisaje-clara-ruiz-gastronomia-elhype

Pero no todo son malas noticias sobre raíles. Al parecer, coincidiendo con las fechas de Ferevin (Feria Requense del Vino), el año pasado hubo una degustación a bordo de diferentes vinos de la zona para promocionar el evento. Menos suerte han tenido los viticultores zaragozanos que recientemente se quejaban que en el Ave Madrid-Zaragoza-Barcelona habían quitado las referencias de sus vinos en el tren. Ningún Cariñena, Calatayud, Somontano o Campo de Borja acompañará el traqueteo por sus tierras.

En contraposición Renfe ha estrenado nuevas rutas, la Ruta del Vino de la Ribera del Duero y Rioja que incluye la visita a las bodegas más prestigiosas. Y es que es muy difícil superar el poderío de los peces gordos, sobre todo si va acompañado de experiencia. En Galicia, también existen este tipo de rutas con sabor a tanino en trenes especiales. La Ruta del Vino por las Rías Baixas, por Monterrei o Valdeorras. La más poética quizás sea la Ruta del Vino por la Ribeira Sacra, con las cepas escalando por los cañones del río Sil.

Continuando con las pesquisas y porque la curiosidad me puede, echo también un vistazo a la página de Iberia y alucino al ver que si viajas en la Clase Businnes Plus cada trimestre todovino.com selecciona 5 nuevos vinos para poder disfrutar de una cata a bordo. Es lo que tiene pagar por las nubes. Cuando iba a empezar a ver qué se cocía en Transmediterránea y a hojear la carta de gintonic que ofrecen en algunos barcos, el altavoz anunció la llegada a la estación de Valencia Norte, última parada. Fin de artículo y de trayecto.

Clara Ruiz
SUBSCRIBER
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.