La adolescencia eterna de The Rubinoos, al alcance de todos los públicos - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Música

La adolescencia eterna de The Rubinoos, al alcance de todos los públicos

  • En Música
  • 9 Octubre, 2014
  • 11 visitas
La adolescencia eterna de The Rubinoos, al alcance de todos los públicos

La histórica banda norteamericana de power pop nos visita una vez más, en una pequeña gira que registra en Valencia una sesión matinal a precios populares, aptos para ir en familia. Aunque el concierto de The Rubinoos en Valencia podría inscribirse sin problemas en esa sección low cost que tanto predicamento tiene en El Hype,

La histórica banda norteamericana de power pop nos visita una vez más, en una pequeña gira que registra en Valencia una sesión matinal a precios populares, aptos para ir en familia.

Aunque el concierto de The Rubinoos en Valencia podría inscribirse sin problemas en esa sección low cost que tanto predicamento tiene en El Hype, sería un error pensar que lo económico de su concierto del domingo en Loco Club tiene algo que ver con una propuesta intrascendente, liviana y desprovista de peso específico. Cualquiera que alguna vez haya sentido un mínimo de simpatía por el power pop, ese género nacido en los años 70 que pregonaba la vuelta a la inmediatez de las melodías centelleantes y de combustión espontánea, capaces de atrapar la magia de la eterna adolescencia en menos de tres minutos, tendrá que caer rendido a los pies de la banda que en 1973 formaron Jon Rubin, Tommy Dunbar y Donn Spindt.

Su presencia en nuestro país es una constante desde hace ya algunos lustros, y aunque no destacan precisamente por regenerar un repertorio que ya (inevitablemente) no deparará dianas melódicas como las que facturaban en la segunda mitad de aquella década, reencontrarse con ellos siempre es una grata forma de volver a dar fe del hechizo imperecedero de una banda que, como The Fleshtones, Paul  Collins y unos cuantos compañeros generacionales, no necesitan grandes proezas para aseverar una eterna juventud que tiene muy poco que ver con las cifras registradas en sus carnets de identidad.

Precisamente la canción cuyo audio tienen justo un poco más arriba, “I Want To Be Your Boyfriend” (1979), suscitó una curiosa polémica en 2007. Avril Lavigne fue acusada de plagio por la factura de “Girlfriend”, single extraído de su álbum The Best Damn Thing, que ostentaba algunas similitudes (tanto en la música como, sobre todo, en la letra) con el tema  de The Rubinoos, uno de sus primeros temas emblemáticos. Lo bueno de esta época que vivimos, en la que el acceso a cualquier fuente sonora es tan inmediato, es que pueden juzgar ustedes mismos desde ya. Avril Lavigne alegó desconocer la pieza original de The Rubinoos, y lo cierto es que no cuesta mucho creerla. Al final, el pleito quedó  en nada.

Esta será nada menos que la séptima gira que emprendan por nuestro país, que han visitado con regularidad en los últimos tiempos, quizá sabedores de que gozan de una parroquia más fiel y numerosa a este lado del charco que en su propio país de origen. De hecho, y pese al carácter seminal que su música representó en su momento (en sintonía con otros pioneros del género como The Raspberries, The Nerves, Cheap Trick, The Romantics o incluso The Knack), nunca han dejado de ser una banda culto. Lo prueba el solo hecho de que el tema de mayor éxito en su historia fuera una versión de un tema ajeno, concretamente de Tommy James & The Shondells, cuya versión del “I Think We’re Alone Now” fue el mayor hit  de su carrera, propulsado al Top 50 norteamericano en 1977.

Pese a su poco lustroso perfil público, y haciendo gala de ese talante eternamente adolescente, nunca han dejado The Rubinoos de editar nuevas colecciones de canciones, con mayor o menor fortuna. La última data ya de hace cuatro años, un álbum llamado Automatic Toaster  (2010), que no aporta novedad alguna a sus contornos creativos pero tampoco emborrona el expediente porque ni asume más riesgos de los debidos ni adultera su desarmante capacidad para seguir despachando melodías candorosas.

Hoy mismo, 9 de octubre, comienza su gira en A Coruña (Mardi Gras), y continúa el 11 en Pedreguer (Tocant-La Sam) y el 12 en Valencia (Loco Club). Y en el caso de su concierto valenciano, con precios que oscilan entre los siete euros la entrada para adultos y solo cuatro para niños, no hay excusa posible.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores