7 versiones para honrar a Jim Morrison - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
728 x 90

7 versiones para honrar a Jim Morrison

7 versiones para honrar a Jim Morrison

Se cumplen 45 años de la desaparición de Jim Morrison, lo que constituye una buena excusa para recordar algunas de las mejores versiones de The Doors. Aunque el juego de la imitación es probablemente una de las formas más antiguas de evolucionar el arte, la verdad es que nunca ha tenido una gran prensa. Tampoco en

Se cumplen 45 años de la desaparición de Jim Morrison, lo que constituye una buena excusa para recordar algunas de las mejores versiones de The Doors.

Aunque el juego de la imitación es probablemente una de las formas más antiguas de evolucionar el arte, la verdad es que nunca ha tenido una gran prensa. Tampoco en la música. Sin embargo, la imitación acreditada es, de todas todas, una de las mejores maneras de entender la ascendencia de un grupo y el legado de un cantante. En el 45 aniversario de la muerte de Jim Morrison en París, recordar algunas de bandas que han rendido tributo a sus canciones en los Doors servirá para rendir un metahomenaje que, al mismo tiempo, debe ofrecer una perspectiva de la magnitud de una figura que merece ser ponderada más allá de la anécdota.

Es necesario sumergirse en las aguas de la inoficialidad para dar con la mejor y más interesante versión de “The End”. En 1995, aparecía el segundo volumen de bootlegs no oficiales de Nirvana, los famosos Outcesticide (The Needle & The Damage One), y en él aparecía una versión extractora de uno de los clásicos del rock: Grohl, Novoselic y Cobain se llevaban “The End” a su territorio, que nunca estuvo demasiado lejos del de Morrison, y la convertían en una canción de apenas dos minutos y medio en un concierto en Gante, durante el otoño de 1991.

Si Bo Diddley hace una versión de una canción tuya se cierra un círculo: es muy probable que, sin querer, tú mismo estuvieras versionando a Bo Diddley al escribir esa misma canción. Conocido como The Originator, su papel en el mestizaje entre rock and roll y blues es fundamental. Diddley eligió esa exuberante declaración de amor que era “Love her madly” y aparecía en Stoned Immaculate: The Music of The Doors, un recopilatorio publicado en el año 2000 a partir de (y con la ayuda de) los músicos que acompañaban al propio Jim Morrison.

Aunque realizado a partir de la participación de músicos de Los Angeles, concretamente del grupo The Vallants, Music From Lil Brown jugaba con la idea de versiones de clásicos desde una perspectiva afrolatina. De ahí que la formación que firmaba la rendición de “Light My Fire” fuera Africa. En 1968, fecha en la que se publicó el disco (que también contenía versiones de los Rolling Stones) sólo hacía un año de la publicación del éxito de los Doors, por lo que el movimiento de mercadotecnia fue muy dulce.

Si alguien se imaginara a Robert Smith emulando a Jim Morrison es muy probable que lo hiciera pensando en cualquier canción menos en la que en realidad nos ocupa. La versión de The Cure de “Hello I Love You”, una canción que Morrison escribió a partir de una mujer que él y Ray Manzarek vieron pasear por Venice Beach, se incluyó en 1990 en Rubáiyát, un recopilatorio que celebraba el cuarenta aniversario de la discográfica Elektra.

No es que The Arbors fuera precisamente un grupo de esos que pasarán a la historia por su originalidad: sus mayores éxitos llegaron a partir de esa moda de hace medio siglo a partir de la cual estaba bien sacar réditos de los éxitos de los demás a partir de versiones. Pero bueno, los Arbors al menos las hacían bien. Convertir “Touch Me”, esa invitación nada sutil, en una elegía de delicado pop con un juego de voces celestial tiene verdadero mérito.

La historia de Merry Clayton es conocida por todos, y más después de su aparición en el magnífico 20 Feet From Stardom’, el documental sobre las coristas de la edad dorada del rock. Clayton, la voz femenina en el “Gimme Shelter” de los Rolling Stones, debutó en solitario a finales de 1969 con un disco que tiraba precisamente del gancho de esa canción. En su interior también se podía encontrar una fantástica versión del “Tell All The People” que Morrison y los Doors habían editado ese mismo año.

Aunque NME le dio un 10 sobre 10, el Thank You de Duran Duran en 1995 es uno de los discos peor valorados de la historia. O al menos eso es lo que se deduce de la crítica de Q Magazine, que lo colocó en su lista The 50 Worst Albums Ever! El disco, un recopilatorio de versiones aleatorias, contenía un tributo bastante preciso a “The Crystal Ship”, junto a otra de Lou Reed, Bob Dylan o Led Zeppelin.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores