62 Festival de San Sebastián #5 La descomposición del amor - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

62 Festival de San Sebastián #5 La descomposición del amor

62 Festival de San Sebastián #5 La descomposición del amor

Loreak, La vida en off, Aire libre nos muestran la faceta más desoladora del amor, mientras Wim Wenders, en La sal de la tierra transmite el dolor de Sebastiaõ Salgado por la humanidad y su fe en la regeneración del planeta. Si recibes flores sin remitente ni mensaje cada semana, tu mundo puede cambiar. Como

Loreak, La vida en off, Aire libre nos muestran la faceta más desoladora del amor, mientras Wim Wenders, en La sal de la tierra transmite el dolor de Sebastiaõ Salgado por la humanidad y su fe en la regeneración del planeta.

Si recibes flores sin remitente ni mensaje cada semana, tu mundo puede cambiar. Como la vibración de un guijarro en el agua, la vida, las relaciones se ven afectadas como si una fuerza desconocida te pulsara justo donde más necesitado, más temoroso o más susceptible estás. Loreak, una película vasca dirigida por Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, utiliza este punto de partida, para ocultar secretos y revelar un mecanismo de emociones no declaradas, y otras más evidentes, entre compañeros de trabajo, parejas o familiares.

En un contexto de absoluta prosa: un peaje de autopista, un edificio en construcción, cocinas y salas de estar, anidan lo dicho y lo callado, descubriendo a los propios protagonistas facetas nunca atisbadas de ellos mismos. La factura impecable de Loreak y una clara visión de sus objetivos y medios, la convierten en una película bella, muy bien interpretada y que, en su simplicidad, emociona e hipnotiza con un ritmo muy bien sostenido, que ni los saltos temporales de la narración logran romper.

Loreak (2014, José María Goenaga y Jon Garaño)

La voz en off es una película chilena de una potencia soterrada, de impacto bien calculado, que nos deja cautivados en el devenir de las familias deshechas a su manera, los pasados reinventados y las concesiones que la permanente negociación con la realidad nos imponen. Pamela Biénzobas adelantó en este magazine su opinión sobre el film dirigido por Cristián Jiménez, que suscribimos. El entorno familiar que nos envuelve y en el que nos sentimos seguros, mientras podamos decidir con quién vivimos, de quien nos separamos… se deshace entre las manos y nos confunde, en cuanto son otros los que toman las decisiones que, de alguna forma nos afectan.

Sofía, joven madre de dos hijos, cree controlar su vida hasta que su padre decide separarse, dándose cuenta de que no lo acepta y no puede respetar lo que defiende para ella misma. A partir de ahí, los descubrimientos sobre el pasado de su progenitor la enfrentan a una nueva composición de lugar, que aun le dificulta más la adaptación a su nueva vida, a la crianza, etc.

La voz en off (2014, Cristian Jiménez)

Dirigida por Anahí Berneri, Aire libre es, al contrario de lo que promete su título, una película asfixiante, de amor en plena descomposición, protagonizada por un excelente Leonardo Sbaraglia y la actriz Celeste Cid. Una pareja con un hijo pequeño encuentra en la construcción de su nueva casa el detonante de su incomprensión, encontrándose con la muerte de la pasión y todo lo que les unía. Sin necesidad alguna de recurrir a los días felices del pasado ni a la historia del matrimonio, Berneri separa temporalmente a ambos, a causa de las obras de su casa, para desgranar comportamientos de rabia, odio, alivio, felicidad con otras personas y reencuentros con conductas individuales olvidadas en el fragor del desamor, con una verosimilitud enorme y una habilidad de cirujana.

Esos momentos finales de una pareja, en los que todavía se asumen comportamientos “a dos”, al tiempo que cada uno se expresa como individuo, identificándose con lo que menos tienen en común (dedicándose a algo que dejó de hacer, comprándose una moto, recuperando relaciones del pasado) y el hijo de la pareja es un arma y un estorbo, provocan una escalada de tensión que Anahí Berneri y sus interprétes van agudizando y trasladando al espectador esa angustia desasosegante, putrefacta, que provoca lo que se está tardando demasiado en enterrar. Exhibida en Sección Oficial, Aire libre no merecería pasar desapercibida.

Aire libre (2014, Anahi Berneri)

En la sección Perlas, el Festival ha proyectado el documental de Wim Wenders y Juliano Ribeiro Salgado, La sal de la tierra, sobre el extraordinario fotógrafo brasileño (suena a poco llamarle así) Sebastiaõ Salgado. Son casi dos horas hipnóticas, en las que el protagonista comenta sus obras, sus viajes, las revelaciones, dolor y felicidad provocados por su trabajo y la dimensión que, a través de sus exposiciones y ediciones ha llegado a adquirir su arte en la concienciación sobre la injusticia y el poder destructor del hombre. Con sobriedad y contundencia, Wenders realiza una aproximación al personaje que funde la humanidad con el talento, llegando en el final a aportar una esperanzada visión del destino del planeta, al bascular el interés de Salgado hacia la ecología. Un documental premiado en la sección Un certain regard en el pasado Festival de Cannes, imprescindible para valorar todavía más a Sebastiaõ Salgado.

La sal de la Tierra (2014, Wim Wenders)

Todas las crónicas del 62 Festival de San Sebastián, aquí.

Eva Peydró
ADMINISTRATOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

El ciclista utópico

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores