La serie Legion y su falta de contacto con la realidad - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Pérdida de series

La serie Legion y su falta de contacto con la realidad

La serie Legion y su falta de contacto con la realidad

David (Dan Stevens), el protagonista de Legion, es un enfermo de esquizofrenia que tras un incidente tiene que empezar a creer algo muy diferente: que es una persona con superpoderes. En concreto, sus cualidades sobrehumanas se desarrollan en el mismo universo que le conocemos a las películas de los X-Men. Pero lo que hace diferente

David (Dan Stevens), el protagonista de Legion, es un enfermo de esquizofrenia que tras un incidente tiene que empezar a creer algo muy diferente: que es una persona con superpoderes. En concreto, sus cualidades sobrehumanas se desarrollan en el mismo universo que le conocemos a las películas de los X-Men. Pero lo que hace diferente a David del resto de mutantes es que sus extraordinarias habilidades transcurren a unos niveles psicológicos y físicos difíciles de descifrar para él y para quien sigue la serie.

Además, David nunca había sabido determinar qué provocaba aquello que ocurría a su alrededor, así que objetos voladores y monstruos omnipreresentes caían siempre bajo las definiciones de síntomas de su diagnosticada esquizofrenia. Todo era un problema mental. Hasta que se abrieron las páginas del cómic.

Es Noah Hawley, creador de la genial Fargo, quien en este caso adapta las páginas de la novela gráfica a la pequeña pantalla del canal FX, donde Legion lleva ya cuatro episodios en activo. Y lo hace a través de un estilo fulminante en su gestión del punto de vista de David, bailando siempre entre recuerdos, divagaciones y viajes espaciotemporales a una velocidad casi inalcanzable.

Legion Dan Stevens Noah Hawley FX El Hype

La estética de Legion es marcadamente psicodélica, supeditada a las intrincadas arquitecturas de las memorias de David. Los mapas visuales de su cabeza rebotan en colores y luces que cambian el cariz de los escenarios. Lo que un momento es la dulce habitación de un niño vira rápidamente a un remake de los paseos en bicicleta del crío de El resplandor o de la osadía del niño de Encuentros en la tercera fase al abrir la puerta de casa.

Es tanta la adicción de Legion a ese enredado imaginario de David, que al final la serie se resiente. No porque abuse de ello, pues al fin y al cabo es esa la más fiel y brillante representación del punto de vista de David —y pocos otros cineastas podrían imaginarlo con tanto detalle—, sino porque Hawley tiende a dejar que se pierda el enlace de David con la realidad. Al menos, con la realidad emocional de su personaje.

En el tercer episodio de Legion, David le dice a Syd (Rachel Keller) que todo el mundo piensa que él está mentalmente sano, pero que qué pasaría si estuvieran equivocados. Lo espeta en un encuentro nocturno en el retiro mutante en el que se encuentran, lejos de los peligros de la División 13 que quiere capturarle.

LEGION -- "Chapter 1" (Airs Wednesday, February 8, 10:00 pm/ep) -- Pictured: (l-r) Dan Stevens as David Haller, Rachel Keller as Syd Barrett. CR: Michelle Faye/FX

Es un momento precioso por dos razones. Primero, porque apunta muy bien a la cuarta pared en tanto que David considera dos mundos: el que ve él desde dentro y el que ven los demás desde fuera. Que sea mutante no le exime de haber perdido también la cordura, y le toca entonces al espectador considerar ambas posibilidades. Y segundo, porque esa confesión a su amor platónico Syd desvela una honestidad y un coraje que las constantes empresas psicológicas de la serie no le dejan tocar demasiado.

Es precisamente en la relación entre Syd y David donde mejor se ven las posibilidades de Legion de cara al futuro. Los desfases de género que Hawley absorbe y escupe en estos primeros capítulos peligran con acelerar en exceso una serie que necesita más pausas para que David encaje. Porque con semejante presentación, el protagonista está lejos de abanderar sueños, inquietudes o miedos universales que lo hagan un personaje a la altura de su valía —y de todo el impresionante universo que le rodea.

Desconozco hacia dónde va Legion porque suelo desentenderme de Wikipedias, pero la serie necesita abandonar un poco la falsa esquizofrenia de David. Porque para Legion el problema no es que peligre perder el contacto con la realidad, pues dudo mucho que jamás haya querido estar sobre una sola superficie; para Legion lo que peligra es perdernos como espectadores.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores