6 Cortometrajes de terror convertidos en largometrajes
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

6 cortometrajes de terror que acabaron en película

6 cortometrajes de terror que acabaron en película

Hay varios tópicos relacionados con el mundo del cine que cada vez que los oímos nos dan mucho terror. El que da más rabia es el de los Globos de Oro, la antesala de los Oscar –ganas de matar-, y luego otro que también produce ojeriza, antes de hacer una película tienes que foguearte haciendo cortos. Pues

Hay varios tópicos relacionados con el mundo del cine que cada vez que los oímos nos dan mucho terror. El que da más rabia es el de los Globos de Oro, la antesala de los Oscar –ganas de matar-, y luego otro que también produce ojeriza, antes de hacer una película tienes que foguearte haciendo cortos. Pues bien, este último statement, muy de cuñao, lo podemos tunear un poco para adaptarlo a la selección de títulos que proponemos en esta pieza: haz un corto de terror con una buena idea, y luego intenta venderla para hacer tu primera película. Pues bien, de eso va la lista, de cortometrajes de miedo que luego se convirtieron en largos. El caso, por ejemplo, de la turca Baskin (esta semana en los cines españoles) o la reciente Nunca apagues la luz.

#1 Within The Woods (1978)

Uno de los cortos más importantes e influyentes de la historia del género, que sirvió como bisagra entre el cine de terror de finales de los setenta y el que estaba por venir en los ochenta. Cuando Sam Raimi lo realizó, tan solo tenía 19 años, 1.600 dólares en su bolsillo, y la ayuda de sus amigos y parientes más cercanos: Bruce Campbell, Scott Spiegel, Tom Sullivan, Rob Tapert y su hermano Ted. Un grupo de chavales enamorados del cine de terror y los efectos especiales tradicionales con ganas de dar la campanada y conseguir dinero para rodar su primera película profesional.

Within The Woods se vio en los cines americanos de la época en un doble cartel con The Rocky Horror Picture Show, y causó el suficiente buzz para que, tres años después, Raimi y sus chicos consiguieran financiación para la legendaria Posesión infernal, cinta que retomaba el argumento, la atmósfera, localización y situaciones del corto con, eso sí, un cambio significativo: Bruce Campbell pasaba de endemoniado, a cazador de demonios. Y es que en Within The Woods, la heroína que luchaba contra las fuerzas diabólicas era la novia de Campbell, Ellen Sandweiss.

#2 Frankenweenie (1984)

Una de las joyas de la primera etapa de Tim Burton y una pequeña obra maestra en formato corto. Adaptación infantil y perruna llena de encanto e inventiva visual del Frankenstein de Mary Shelley, Frankenweenie es un homenaje al terror gótico clásico pasado por las constantes del mejor cine de entrenamiento norteamericano de los años ochenta. Burton tardó 28 años en convertirlo en película. Una espera que valió la pena. La versión animada y larga de Frankenweenie logró recuperar la mejor versión del director de Batman. Un divertimento lleno de sustancia donde el sentido de la maravilla y los guiños a la cultura pop de los últimos cincuenta años se daban la mano con el relato de aventuras, la imaginería mórbida y la incorreción política de los inicios de Burton.

#3 Saw (2003)

Cortometraje seminal que dio origen a la era dorada del torture porn y a una de las sagas de terror más exitosas de todos los tiempos. Ideado por James Wan y Leigh Whannell, un par de veinteañeros fans de Seven y los giallos italianos de los setenta, el corto presentaba de forma espléndida los elementos básicos del universo Saw: el muñeco de Jigsaw, los juegos de escape macabros con dispositivos mecánicos letales, la música industrial y ese ajuste de cuentas del psychokiller moribundo hacia todo aquel que no valoraba suficientemente su vida. Un excelente trabajo que solo un año después se convirtió en uno de los thrillers de horror más celebrados de la pasada década.

#4 Mamá (2008)

Un pequeño hito del cine de terror facturado en Argentina, país del que nos llegan pocas producciones de género. Este corto, que a ratos funciona como una estupendo test de efectos visuales generados por ordenador, es un mini-cuento siniestro sobre dos niñas aterrorizadas. ¿El motivo? La llegada de su madre: una entidad diabólica que parece salida de un relato gótico de fantasmas. El escalofrío que produce su desenlace llamó la atención de Guillermo del Toro que, cinco años después, apadrinó un largometraje dirigido por el mismo realizador del corto, Andrés Muschietti, que explicaba el origen de esa mamá demoníaca. Mamá, la película, daba mucho menos miedo que el original, y funcionaba como un relato de terror mainstream del montón.

#5 Lights Out (2013)

El último caso de corto de terror convertido en película. Una pieza de tres minutos de duración firmada por David F. Sandberg, que en 2013 se volvió viral en Internet a la velocidad del rayo con todo el merecimiento, ojo. Se trata de una miniatura de horror cotidiano que juguetea con el miedo a la oscuridad, ofreciendo una atmósfera terrorífica con un poder de sugerencia bien majo y una resolución que pone los pelos de punta. La viralización en las redes y los logros del corto, una gran idea levantada con lo mínimo, hizo que el pope actual del cine de sustos, James Wan, se interesara en producir un filme basado en la premisa de Lights Out. El resultado es Nunca apagues la luz, un apañado tren de la bruja que, eso sí, vulgariza los aciertos del corto.

#6 Baskin (2013)

Una de las cartas de presentación en corto más apabullantes de la década. Once minutos de pesadilla sobre un grupo de policías turcos que acude a un edificio abandonado en busca de maleantes comunes y se encuentra con una casa de los horrores con diferentes niveles de tortura y sadismo relacionados con rituales satánicos. Dirigido por Can Evrenol y Ogulcan Eren Akay, Baskin se ha acabado convirtiendo en un largometraje que, si bien no tiene la misma pegada y el factor sorpresa del corto, sí que mantiene intacta su capacidad para molestar y generar imágenes perturbadoras.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.