¿Y si te como a besos? - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Sin miedo, Juan

¿Y si te como a besos?

¿Y si te como a besos?

Encontrar momentos especiales para besar a la persona que más te apetezca genera una energía capaz de mover tus coordenadas espacio-temporales. Si te como a besos… me dejaría hasta que te cansaras, hasta que mis labios se durmieran de pura agitación, hasta que la respiración se apoderara de mi garganta, porque mi corazón no dejara de

Encontrar momentos especiales para besar a la persona que más te apetezca genera una energía capaz de mover tus coordenadas espacio-temporales.

Si te como a besos… me dejaría hasta que te cansaras, hasta que mis labios se durmieran de pura agitación, hasta que la respiración se apoderara de mi garganta, porque mi corazón no dejara de bombear por sentir tanta intimidad.

Así me puedo imaginar cómo se producen las ondas gravitacionales, tan de moda en estos días. De hecho, la investigadora del Grupo de relatividad y gravitación de la Universidad de las Islas Baleares, Alicia Sintes, las define de una forma muy original, “una pareja de agujeros negros baila enamorada el uno con el otro, hasta que se besan, se funden en uno solo radiando en décimas de segundo una potencia enorme de energía, más que cualquier otro acontecimiento jamás observado desde el Big Bang”.

Parece ser que Einstein ya intuía que existían esas ondas gravitacionales, esas alteraciones del espacio-tiempo y que ahora se ha podido comprobar que un beso entre dos agujeros negros es capaz de provocar.

Había oído que un beso tiene grandes componentes beneficiosos para los seres humanos por la cantidad de secreciones hormonales que se producen, que ayudan a nuestro sistema inmunológico, que pueden reducir el dolor, actúan como antidepresivo, aceleran el metabolismo y son adelgazantes, mejoran la autoestima y nos permite ser más longevos, pero nunca imaginé que generaran tal potencia.

Es increíble que la naturaleza nos esté recordando la importancia que tiene que los seres humanos nos besemos. Que podamos quedar para besarnos, para comernos a besos y que se convierta en una actividad más de nuestras vidas, como quedar para ir al cine, al teatro o de paseo.

Me ha encantado saber que existe un Récord Guinness de un beso: ¡58 horas, 35 minutos y 58 segundos estuvo una pareja besándose! Ekkachi y Laksana Tiranarat. La cantidad de energía que liberarían en esos más de dos días besándose.

Besar me provoca una placer especial. Me gusta besar a la persona de la que estoy enamorado, nada me gusta más. Es abrir un mundo de sensaciones y sentimientos en una intimidad tal que refuerza los lazos con mi pareja. Me gustan los sabores, las texturas, los aromas, las consecuencias y los efectos colaterales que se producen.

Esa cantidad de besos que nos hace, en ocasiones, ser verdaderos exploradores, en otros momentos, ladrones inesperados, en otro, apasionados caballeros y quizá, en alguna ocasión, seductores con esos besos sin besar que levantan pasiones y potencian las ganar de besar apasionadamente. Un sin fin de posibilidades para no dejar nunca de pensar que te puedo comer a besos.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores