Westworld podría ser una gran serie, pero no lo es (todavía) - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Pérdida de series

Westworld podría ser una gran serie, pero no lo es (todavía)

Westworld podría ser una gran serie, pero no lo es (todavía)

Con el parque cerrado hasta 2018, es el momento de sacar conclusiones del que ha sido uno de los fenómenos televisivos más fascinantes del año, Westworld. Y si no por su premisa o por los nombres de su reparto, al menos por ser un valiente alegato de por qué la ciencia ficción merece el apoyo

Con el parque cerrado hasta 2018, es el momento de sacar conclusiones del que ha sido uno de los fenómenos televisivos más fascinantes del año, Westworld. Y si no por su premisa o por los nombres de su reparto, al menos por ser un valiente alegato de por qué la ciencia ficción merece el apoyo de los ejecutivos pudientes —porque la cantidad de puertas a la imaginación y a la trascendencia que abre el sci-fi es mucho más refrescante que un maldito superhéroe más. Hasta arriba estoy ya de The Flash y de Supergirl (aunque esta anécdota me ha hecho sacar una sonrisa).

Westworld llegaba en octubre a HBO de la mano de Jonathan Nolan, Lisa Joy y J.J. Abrams, un elenco de productores también encomiable y que muchos ya catalogaban entonces de mesías visto el poco recorrido que le queda a Juego de tronos en la cadena de cable. Al fin y al cabo, Nolan ha colaborado en la mayoría de proyectos de su hermano Christopher y J.J. Abrams tiene en su haber una de las mejores series habidas y por haber, la de los Perdidos.

westworld-el-hype-season-1

Para quien no esté al día, su Westworld está ambientada en un parque temático western e hiperrealista en el que los humanos, de un lado, controlan y participan en el parque sin estimar la violencia y los desagravios que en él concurren. Los robots, del otro, siguen los patrones de sus sistemas operativos salvo por breves retazos de otro tiempo que no acaban de recordar. Es ese pequeño desajuste de sus memorias el que empieza a activar la desconocida conciencia de algunos de ellos y el enrevesado devenir de la historia.

Porque si algo hace Westworld es responder con solvencia a la lista de controversias en las que se vio envuelta durante su producción. Hubo problemas y retrasos en el rodaje y efectivamente Westworld acusa cierto recelo argumental en su tramo intermedio. Tal y como las teorías del acero crecían en Reddit por ver quién era el robot de aquél y cuál era el laberinto de dónde, la serie cada vez exploraba el parque de forma más intrincada. Como los arrugados mapas de Port Aventura cuyas curvas no sabes si has explorado ya, pero en grande y en el futuro.

Westworld

Lejos del planteamiento inicial, de toque existencialista y con breves disputas morales sobre el espíritu creativo de su Gepetto protagonista (Anthony Hopkins), Westworld dejó claro a medio camino que como serie, y no como idea, estaba mucho más interesada en la persecución de exabruptos argumentales. Partía de un efectista espectáculo de robots manipuladores (y manipulados) y dejaba atrás su ya convaleciente trascendencia futurista, siempre en la distancia esperando una oportunidad de colarse en escena.

Es ahí donde resta la esperanza de Westworld, en sus posibilidades. Porque en cuanto los lengüetazos de las tramas se tomen un respiro, a los personajes les dará tiempo a reposar lo que en el parque acontece, si es que no se ha ido ya todo a tomar por culo para entonces visto el ritmo que lleva la serie. Hasta entonces, Westworld vivirá, para mi desgracia, a la sombra de sus laberínticas resoluciones, sus logrados cliffhangers y el atractivo de un reparto en impresionante estado de forma.

PD: Tessa Thompson y Evan Rachel Woodladies and gentlemen.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores