Western: Un cowboy en la UE
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Director's Cut

Western: Un cowboy en la UE

Western: Un cowboy en la UE

El 70 Festival de Cannes estrenó esta coproducción germano-búlgara, dentro de la sección Un Certain Regard, siendo elogiada sin ambages por toda la crítica internacional. La directora alemana Valeska Grisebach –consultora del guion de Toni Erdmann, cuya directora, Maren Ade, coproduce a su vez este filme– ha escrito un western sin balas, una aventura austera, una historia

El 70 Festival de Cannes estrenó esta coproducción germano-búlgara, dentro de la sección Un Certain Regard, siendo elogiada sin ambages por toda la crítica internacional. La directora alemana Valeska Grisebach –consultora del guion de Toni Erdmann, cuya directora, Maren Ade, coproduce a su vez este filme– ha escrito un western sin balas, una aventura austera, una historia de hombres duros que trabajan en un país extranjero del que no conocen la lengua ni las costumbres.

Western (Valeska Grisebach, 2017)

Western (Valeska Grisebach, 2017)

El grupo de alemanes que debe permanecer en Bulgaria hasta finalizar un contrato muestra comportamientos tan diferentes ante la población local como los habitantes del pequeño pueblo hacia los visitantes, quienes todavía ven en Alemania al enemigo de 70 años atrás. Las diferentes actitudes personales ante la misión son representadas por el capataz Vincent (Reinhardt Wetrek) y uno de los obreros, Meinhard (Meinhard Neumann), que protagonizará el encuentro con los locales. El lobo solitario actúa únicamente guiado por sus principios, desprejuiciado y con todo el bagaje propio de un cowboy taciturno, de pocas palabras, contenido y con una misión que cumplir, sin pararse en tonterías. Por el contrario, Vicent, representa la imprudencia, la falta de empatía y la provocación gratuita.

Las claves del western revisadas y actualizadas por la directora están muy bien enhebradas, el guion es coherente y deja claro desde el primer momento cuáles son sus intenciones. Grisebach toma partido y prefiere narrar una historia de encuentros, a pesar de las evidentes diferencias y los choques culturales, apostando por la universalidad de los valores personales, lejos del buenismo fácil, o el maniqueísmo complaciente. La directora desgrana las pequeñas fricciones y ofensas en una película sin aspavientos, con un ritmo muy orgánico, alejado de efectismos. La fotografía y los esforzados encuadres transmiten toda la potencia que se puede extraer de lo bucólico justamente adecuado a su intención.

Eva Peydró
ADMINISTRATOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

La Cabina 2018

LO + VISTO

Por delante y por detrás

Últimos artículos del autor







Nuestros autores