Mi vida es cine de autor - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Cultura

Mi vida es cine de autor

Mi vida es cine de autor

El nuevo cómic popular español tiene en Moderna de Pueblo a uno de sus autoras destacadas. En Cooltureta, la novela gráfica (Lumen), su objeto de estudio es un espécimen habitual en los barrios gentrificados: el aspirante a intelectual resabiado con tendencia al desastre social y sentimental. Después de narrar con detalle las disfuncionalidades sentimentales y

El nuevo cómic popular español tiene en Moderna de Pueblo a uno de sus autoras destacadas. En Cooltureta, la novela gráfica (Lumen), su objeto de estudio es un espécimen habitual en los barrios gentrificados: el aspirante a intelectual resabiado con tendencia al desastre social y sentimental.

Después de narrar con detalle las disfuncionalidades sentimentales y relacionales de la nueva fauna que habita los centro urbanos contemporáneos en sus libros Soy de pueblo y Los capullos no regalan flores, Moderna de Pueblo cambia de registro y publica Cooltureta, algo así como un spin-off con nuevos ingredientes en su catalogación zoológica de la posmodernidad rampante. En esta ocasión, el protagonista, que da título al libro es un aspirante a intelectual resabiado que vive una odisea íntima en su afán por culturizarse con propiedad, integrarse en grupos de iniciados y, de paso, encontrar un alma gemela con la que intercambiar conocimiento y vivir experiencias eróticas. La primera escala en el viaje de nuestro héroe consiste en trasladarse a vivir al barrio bohemio.

En Cooltureta vuelve a evidenciarse la habilidad de Raquel Córcoles –la dibujante que se esconde tras la identidad creativa de Moderna de Pueblo– para extraer individuos del paisaje urbanita y subrayar su condición de arquetipos gracias a la limpieza icónica de su estilo gráfico. Como si fuera un photoshop que modifica la realidad, el dibujo de esta artista parece más real que el mundo de tendencias estéticas y relaciones personales que recrea. Que los personajes representen de forma tan poderosa y nítida las diferentes tipologías sociales de nuestra entorno queda reforzado por la decisión de ponerles nombre de figuras simbólicas. Así, además de al cooltureta, tenemos al amigo torturado, al cultureta de palo, la mariliendre, la chica de la bici y algunos más. Elementos todos perfectamente reconocibles en amigos y conocidos.

moderna-de-pueblo-cooltureta-comic-elhype-2

Raquel Córcoles ha contado en este libro con la colaboración del guionista Carlos Carrero, que ha aportado una perspectiva masculina al retrato de esa jungla de interacciones personales que son los barrios neobohemios o gentrificados. A pesar de su afán de triunfo social y sexual, el cooltureta participa de la tendencia al desastre sentimental tan habitual entre las generaciones de veinteañeros y treintañeros con perfiles formativos y culturales sofisticados. El pobre liga mal y a deshoras. Y los autores intoxican su libro de una sospecha envenenada: en gran medida, esa personificación de ambiciones culturales de artistas y novelistas de pacotilla está conectada con el deseo de acumulación de trofeos sexuales.

Los libros de Moderna de Pueblo, como los de Aleix Saló, Ricardo Cavolo, David Sánchez, Laura Pacheco, Sonia Pulido o Paula Bonet conforman un nuevo tipo de tebeo popular español que ha encontrado en la novela gráfica su acomodo. Lo digo con la conciencia de que algunos de esos libros no son cómics en un sentido estricto. Hace apenas seis o siete años, era imposible anticipar de qué forma se iba a configurar un nuevo canon de autores para una nueva generación de lectores. En el caso de Raquel Córcoles, el método de conexión con un público joven ha consistido en hablarles de ellos mismos, en representar sus miserias y ambiciones con un estilo gráfico de catálogo de moda ácido y con mucha ironía y humor.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores