Vallejo, de nuevo campeón de España - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

Peón en séptima

Vallejo, de nuevo campeón de España

Vallejo, de nuevo campeón de España

Francisco Vallejo, de 33 años, consiguió este verano en Linares su cuarto título de campeón de España. Tetracampeón, con todo merecimiento. Logró 7 puntos de 9 posibles. Cuatro tablas y cinco victorias. Tiene 33 años. Es muy alto, educado, cortés y timido. Se ha codeado con los mejores grandes maestros (GM) de ajedrez del mundo, a

Francisco Vallejo, de 33 años, consiguió este verano en Linares su cuarto título de campeón de España. Tetracampeón, con todo merecimiento. Logró 7 puntos de 9 posibles. Cuatro tablas y cinco victorias.

Tiene 33 años. Es muy alto, educado, cortés y timido. Se ha codeado con los mejores grandes maestros (GM) de ajedrez del mundo, a menudo con buenos resultados. El menorquín Francisco Vallejo Pons, GM con un ELO de 2.686 puntos, conquistó en Linares su cuarto título de campeón de España tras hacer tablas en la novena y última ronda con el catalán Josep Manuel López, que tenía 6 puntos antes de disputar el encuentro, mientras que Vallejo contabilizaba 6,5. Las tablas le bastaron a Vallejo, aunque por la mínima, para lograr el máximo título español. El torneo se disputó en Linares del 23 del pasado agosto al 1 de septiembre.

Por la mínima, decía. Vallejo superó en el desempate al murciano residente en Madrid, David Antón y al navarro Mikel Huerga, con los que empató a siete puntos. En esta nueva edición del nacional absoluto participaron 101 jugadores. Una gran fiesta del ajedrez, suele decirse. Ya. A los no ajedrecistas les resulta algo difícil comprender hasta qué punto estos torneos no son vividos precisamente por los ajedrecistas de raza como un acontecimiento festivo y relajado. De eso nada. El ajedrez de competición es duro, exigente, cruel…. y muy doloroso cuando llegan las derrotas. En las concentraciones de ajedrecistas, la tensión se palpa incluso durante las comidas.

Vallejo dijo en la entrega de trofeos que triunfar en Linares tenía un significado especial para él por la tradición ajedrecística que acredita esta localidad jienense. El gran maestro español recordó que dos de los cuatro éxitos que posee en la categoría sénior masculina los consiguió en Linares: Es una ciudad con una gran tradición y yo he tenido la oportunidad de vencer en las dos últimas ocasiones en Linares, una vez el año pasado, en 2014, y otra este año, comentó. Vallejo no llegó a pasar apuros en ninguna partida. Sus cinco victorias fueron impecables. Dio además la sensación de que si hubiera jugado a fondo, habría ganado alguna de las cuatro partidas en las que hizo tablas.

Julen Arizmendi, el mejor ajedrecista valenciano, logró 5,5 puntos de 9 posibles

Julen Arizmendi, el mejor ajedrecista valenciano, logró 5,5 puntos de 9 posibles

En el campeonato jugaban dos destacados ajedrecistas valencianos. Julen Arizmendi, con un ELO de 2529, hizo un torno discreto. Dada la alta categoría de Julen, también podríamos llamarlo mediocre. Terminó con 5,5 puntos (4 victorias, 3 tablas y 2 derrotas). Arizmendi posee una clase excepcional. Con Ricardo Calvo y Ramón Oltra forma parte del triunvirato de oro de la historia del ajedrez valenciano. Consiguió una vez el título de campeón de España. Pero desde entonces no ha logrado nada especial. En su juego actual se nota cierta rutina, una pérdida de pasión que es letal a la hora de combatir en el tablero. ¿Escepticismo profesional? Puede. ¿La llegada a una madurez en la que se tiende a relativizarlo casi todo? Tal vez. Arizmendi tiene 39 años, que aún es una buena edad para el ajedrez. En el territorio comanche de los escaques, la máxima potencialidad se consigue de los 20 a los 45 años. Hay alguna excepción, con jugadores que a los cincuenta siguen rindiendo a tope. Pero no muchas.

Por su parte, Ramón Ibáñez, conocido por todos sus amigos como Moncho, consiguió 4 puntos de los 9 posibles. Fue el suyo un torneo también mediocre, por no decir malo. El juego de Moncho -40 años, maestro FIDE con 2316 de ELO- es ágil, aguerrido, muy fibroso y repleto de pequeños recursos que, de no ser advertidos por sus contrincantes, los dejan de inmediato para el arrastre. No es un gran teórico, pero sí muy buen táctico. Buen fajador, siempre peligroso e imaginativo. Defiende las posiciones inferiores con mucho ingenio. Quizá confía demasiado en los trucos y engañifas, algo que no parece el mejor camino para desplegar un estilo poderoso, elegante y de largo alcance. Hay que decir que a Moncho, un tipo estupendo y leal, además del ajedrez le gustan muchísimas otras cosas, desde el dominó a las cartas (no me refiero a escribir epístolas), pasando por las relaciones sentidas y vitales. Y al ajedrez, amante tiránica y rabiosa, tantas querencias ajenas no le pueden sentar nada bien.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores