Una inmersión en tierra firme - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Lifestyle

Una inmersión en tierra firme

Una inmersión en tierra firme

El nuevo SeaGlass Carousel es una atracción para niños y mayores. Una fantasía marina en Battery Park. No puedes montar en un pez como en un caballo, decía George Tsypin en la inauguración del nuevo SeaGlass Carousel, el tiovivo marino que abrió al público el pasado 20 de agosto en Battery Park. El director artístico

El nuevo SeaGlass Carousel es una atracción para niños y mayores. Una fantasía marina en Battery Park.

No puedes montar en un pez como en un caballo, decía George Tsypin en la inauguración del nuevo SeaGlass Carousel, el tiovivo marino que abrió al público el pasado 20 de agosto en Battery Park. El director artístico y teatral, responsable de los decorados del musical de en Broadway o de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Sochi, tuvo que inventarse un nuevo movimiento para adaptar los de los animales marinos en esta atracción para niños… Y para no tan niños. Para crearla y para vivirla de hecho tienes que imaginarte como un niño pequeño, dice Tsyin. Tienes que convertirte en un pez.

Y así lo sientes. Subido a un caballito de mar o a un gran pez de colores. A veces, casi tumbado, y rodeado de altavoces en los que se oye versiones de Mozart y óperas que han grabado expresamente para esta fantasía marina, que bien podría ser parte del Mundo de las Maravillas de Alicia o escenario de una película Disney.

Las 30 diferentes especies marinas del carrusel están hechas de fibra de vidrio translúcido. Van cambiando de color, del rosa al verde, al azul del mar. Y, por supuesto, no simplemente dan vueltas como cualquier tiovivo normal, sino que cada pez gira sobre sí mismo y en círculos concéntricos con otros; además, suben y bajan. Y, a veces, se quedan quietos en lo alto mientras los demás giran a su alrededor. Como en un acuario, estas criaturas marinas están metidas en una estructura de cristal con forma de una concha de nautilus.

SeaGlass Carousel está en el mismo lugar en el que hasta 1941 se encontraba el antiguo acuario de Nueva York (ahora en Coney Island), de ahí la elección del tema. Esta inmersión imaginativa en el universo marino es un homenaje al acuario y también el broche de fantasía de la renovación que está viviendo Battery Park.

Empujada por las inauguraciones paulatinas de las torres, plazas y estaciones del nuevo World Trade Center, el parque más suroeste de la isla de Manhattan está cambiando a marchas forzadas. Tras la apertura del mercado gastronómico francés Le District, le ha llegado por fin el turno al SeaGlass Carousel, un proyecto de 16 millones de dólares que llevaba 10 años en marcha y sufrió un gran retraso tras la llegada de Sandy en 2012.

El SeaGlass se une a la familia de carruseles de la ciudad: los clásicos de Bryant Park y Central Park; el de Coney Island, rodeado de muchas más atracciones; y el Jane’s Carousel en DUMBO, recubierto por una estructura de cristal diseñada por Jean Nouvel. De todos, el SeaGlass es el más caro, cinco dólares cuestan los tres minutos y medio de inmersión marina en tierra firme.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores