Tunic (Song for Karen) + Irma Vep - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
728 x 90

On connaît la chanson

Tunic (Song for Karen) + Irma Vep

Tunic (Song for Karen) + Irma Vep

Olivier Assayas es un cineasta rock. Como Abel Ferrara, Jim Jarmusch, Martin Scorsese, Aki Kaurismaki o Wim Wenders, la poética de su cine no se entendería sin el diálogo con la música popular de su tiempo. Assayas, encima, se atreve con huesos más duros de roer por el gran público como Sonic Youth. Y sale

Olivier Assayas es un cineasta rock. Como Abel Ferrara, Jim Jarmusch, Martin Scorsese, Aki Kaurismaki o Wim Wenders, la poética de su cine no se entendería sin el diálogo con la música popular de su tiempo. Assayas, encima, se atreve con huesos más duros de roer por el gran público como Sonic Youth. Y sale victorioso.

Tunic. "Song for Karen"

A pesar de formar parte ya de su época, digamos, “pop”, “Tunic (Song for Karen)” no es precisamente una de las canciones fáciles de Sonic Youth. Dentro de su disco clásico de 1990, Goo, es de las piezas que araña, remueve y aturde. Un homenaje a Karen Carpenter con el temible atractivo de un alambre de espino, un cable de electricidad pelado o un campo magnético. Eso sí, como el grupo, tras años de I+D musical, ya sabía como engastar sus experimentos sonoros dentro de formatos de canción más o menos clásicos, “Tunic (Song for Karen)” acaba silueteándose como una rareza familar. Se hace extraña y conocida a la vez. Atrae y repele.

Irma Vep (1996, Olivier Assayas)

¿Es “Tunic (Song for Karen)”, pues, la canción de Sonic Youth más apropiada para acompañar una escena clave de una película? Según Olivier Assayas, por supuesto. El cineasta francés, ex crítico de rock y admirador confeso de la banda, eligió este tema como vértebra principal de la columna sonora de Irma Vep, probablemente, su obra maestra.

En este film sobre el cine dentro del cine, el folletín aventurero dentro del folletín aventurero y el lenguaje dentro del lenguaje, “Tunic (Song for Karen)” funciona como una fuga: Maggie Cheung, enfundada en un mono de cuero negro, protagoniza una escaramuza nocturna saltando de tejado en tejado, escondiéndose por los pasillos, actuando como las vampiras ladronas de Louis Feuillade y rivalizando en carisma y belleza con la Emma Peel de Los Vengadores. La canción de Sonic Youth jaspea sobre su cuerpo como la lluvia que arrecia sobre las azoteas. Todo, música e imágenes, parece imantado. Todo, también, irradia misterio, peligro y glamour.

Gracias a este feliz primer encuentro de 1996 entre música neoyorkina e imágenes parisinas, Olivier Assayas y Sonic Youth iniciaron una relación de vasos comunicantes que más tarde cristalizó en, por ejemplo, la banda sonora original que el grupo compuso para Demonlover (2002) y el documental Noise, que el director grabó en 2006 a propósito del Festival Art Rock de Saint Brieuc que tuvo a Thurston Moore, Kim Gordon, Lee Ranaldo y Stve Shelley como cabezas de cartel.

Joan Pons
AUTHOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores