"Tres minutos de magia": las baldosas amarillas del power pop - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

“Tres minutos de magia”: las baldosas amarillas del power pop

“Tres minutos de magia”: las baldosas amarillas del power pop

  En 3 minutos de magia: una historia del power pop y la new wave, Carlos Perez de Ziriza afronta con templanza una empresa que, hasta el momento, nadie había acometido por estos lares de manera completa: glosar el recorrido, orígenes y evolución de los géneros que utilizan como combustible canciones de asombrosa perfección y

 

En 3 minutos de magia: una historia del power pop y la new wave, Carlos Perez de Ziriza afronta con templanza una empresa que, hasta el momento, nadie había acometido por estos lares de manera completa: glosar el recorrido, orígenes y evolución de los géneros que utilizan como combustible canciones de asombrosa perfección y desarmante construcción emotiva.

Aclaro, antes de que arranque este artículo, adelantándome a algún posible sanedrín requeté ávido de ajuste de cuentas y guillotina, que Carlos y yo, además de valencianísimos compañeros de fatigas en el periodismo cultural y de espectáculos, hemos forjado una amistad perenne que se remonta ya a más de dos décadas. Esta es una profesión en la que uno frecuentemente lidia con la soledad o, más aún, con la soledad rodeado de gente, por lo que quien tiene un amigo, tiene un tesoro.

Hay, efectivamente, un componente mágico en la manera en que músicos de toda condición, origen y procedencia han emprendido y emprenden la búsqueda del Santo Grial del pop poderoso, de la canción vitamínica irresistible.

Bangles Big Star September Gurls

Desde que Alex Chilton y sus Big Star prendiesen la llama a principios de los años setenta del pasado siglo, hasta lo que lleva proponiendo el inquieto Kurt Baker durante todo este, pasando por formaciones tan dispares como The Cars, Gruppo Sportivo, Nikki & The Corvettes, o The Posies, encontramos un camino pavimentado de baldosas amarillas o, más bien, de píldoras amarillas que suenan a estribillos de ensueño y guitarras fulgurantes.

Carlos ha aceptado el desafío de condensar en este volumen un periplo razonado que una todos los puntos, una empresa tan ingente como minuciosa que requiere, por una parte, una visión periférica que acote el camino sin desbrozar excesivamente los lindes y, por otra, de una visión de conjunto que permita reconocer los hitos de cada momento y construir un discurso a partir de ellos.

Another Girl Another Planet The Only Ones

3 minutos de magia se articula a partir de capítulos ordenados de manera cronológica que cuentan el avance y evolución del género bicéfalo de la canción perfecta y vivaracha a partir de uno artista o grupo o, casi siempre, de varios. El autor versa vida y milagro, argumenta y, por supuesto, proporciona un trasfondo.

De esta manera, Pérez de Ziriza glosa precursores, mutaciones y geografías (con paradas tan necesarias como Canadá, Australia y, por supuesto, España) pero, sobre todo, recuerda, revive, descubre y pone en valor canciones que valen su peso en diamantes. Esas sinfonías adolescentes a Dios cuya práctica y perfeccionamiento lleva siendo propósito e intención de cientos de artistas durante los útimos cincuenta años.

Telegrama Chica del metro

Mención especial merece el empeño del autor por poner orden y concierto a la tradición del género y sus aledaños en nuestro país. Si, ya de por sí, sufrimos de un endémico déficit de bibliografía musical en comparación con la cultura anglosajona, es de aplaudir que, además, se dediquen energías y criterio a un género musical tan marginal como impresicindible y, que se opte por la divulgación en vez de la relectura o la ya sobadísima historia oral.

Más allá del enciclopédico recorrido, acompañado al final de cada capítulo de una discografía seleccionada que ayudará al neófito, encandilará al nostálgico y garantizará horas de debate y tertulia al cebolleta, uno de los grandes logros del libro es saber transmitir en papel y tinta el espíritu único y casi devocional de un género que, como se apunta en algún momento, no siempre ha visto acompañada su capacidad para facturar hits con el éxito y la fama.

2020 Yellow Pills

En cierto modo, el power pop pivota en la contradicción viviente. Por un lado, es un género cargado de urgencia juvenil practicado y defendido, en su mayor parte, por personas en el otoño de su vida. Si uno acude a un concierto de los incombustibles The Posies, además de encontrarse con toda probabilidad a un factotum del género como Fernando Porres en primera fila, observará como, entre el público, abunda más la gente de treinta y muchos que la de veintialgo.

Es, además, un estilo de composiciones inmortales, de piezas sin fecha de caducidad, pero que atesora una legión de canciones maravillosas que han pasado sin pena ni gloria excepto para un puñado de acérrimos.

Teenage Fanclub Ain't that enough

Todo ello queda, de una manera, reflejado de manera más o menos explícita en 3 minutos de magia, con un rigor exquisito que, claro, no oculta la devoción del autor por algunos de los artistas que recoge la obra.

El propio Carlos advierte en el preámbulo que la historia del power pop (y la nueva ola) que propone es solo una de entre las muchas posibles. Pero viendo como traza el ADN de una manera de entender la música que toca a Tom Petty, Elvis Costello, The Go-Gos, The Romantics, Teenage Fanclub, XTC, Hoodoo Gurus, Fountains of Wayne o Nacha Pop, parece muy complicado imaginar una propuesta más acertada.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores