The Ruzafa Transfer #1: Fusión del núcleo - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
Buscar
728 x 90

The Ruzafa Transfer #1: Fusión del núcleo

The Ruzafa Transfer #1: Fusión del núcleo

Un estudio no científico acerca de la energía desprendida en las uniones. En una misma calle conviven el restaurante Zakaria, Madame Mim, Le Petit Canibaal, el Soho de Ruzafa, Kashmir Kebab, Bar Garaje y Bazar Al Andalus. En otra, comida otomana, una pirotecnia, un futuro gimnasio abierto trescientos sesenta y cinco días al año, una

Un estudio no científico acerca de la energía desprendida en las uniones.

En una misma calle conviven el restaurante Zakaria, Madame Mim, Le Petit Canibaal, el Soho de Ruzafa, Kashmir Kebab, Bar Garaje y Bazar Al Andalus. En otra, comida otomana, una pirotecnia, un futuro gimnasio abierto trescientos sesenta y cinco días al año, una cervecería de cartel añejo de toda la vida, Sendra Boots, el Palacio del pollo, el legendario Horno de los borrachos y Croquetea. En una más -por aportar material y comprobar que el fenómeno no es algo aislado que ocurra en un par de calles-, una tienda de productos naturales, un taller de réplica de llaves, el Centro Shivaya, Senyoreta Magdalena, Cien i Cientas, Salsavana, Kauf Vintage y la taberna asiática Tao Tao.

El mestizaje augura supervivientes fuertes, o eso he oído siempre. Un paseo de diez minutos me sirve para constatar que aquí no se apuesta a rojo o a negro. Aquí se juega a todo el espectro.

Mercado de Ruzafa

Acabo de llegar peregrinando al que será mi foco de historias durante unas cuantas semanas y la temperatura es agradable. Unos niños pasan corriendo junto a mí, uno de ellos grita los últimos serán los primeros al verse rezagado en la carrera. En una mesa unos albañiles dan buena cuenta de un festín de bocadillos, bravas, aceitunas y vino. Uno de ellos me mira fijamente y prefiero no sostenerle el duelo demasiado tiempo. Dos jóvenes con gafas de pasta negras, dilataciones, tatuajes y barbas profusas discuten en una cafetería acerca de la calidad de Interstellar.

Brunch en Ruzafa

Carteles Ruzafa

¿Qué pasa en Ruzafa? La verdad, no tendría que sorprenderme por algo que debería ser lo habitual, pero en este barrio se respira una convivencia y una variedad que a un tipo del extrarradio mudado al centro sigue pareciéndole, por lo menos, atípica para la ciudad. No hablo de nacionalidades o procedencias. Que también. Lo que me interesa es averiguar cómo este jardín -el topónimo Ruzafa proviene de ahí- que después fue poblado que después fue arrabal e incluso municipio independiente, ha llegado a ser el núcleo del ocio y de la vida cultural de Valencia. Porque lo es. ¿Serán sus locales con licencia para abrir hasta el amanecer? ¿El activismo y compromiso de muchos de los vecinos con su barrio? ¿Los artistas que encontraron aquí espacios para sus talleres? ¿Los bares, terrazas y cafeterías? ¿Los nuevos proyectos gastronómicos que no dejan de florecer? ¿Los festivales locales? Sí a todo. Creo que la respuesta puede ser la fusión y la poderosa energía que este proceso desprende.

Ruzafa Valencia

Como voy a estar frecuentando este ensanche con más asiduidad que de costumbre, y se me ha hecho la hora de comer, decido pasar un momento por el estudio de unos amigos pintores a saludar e irme a casa. Voy a tener tiempo de conocer en profundidad todo esto. En los pasos de peatones que rigen las salidas desde Ruzafa al exterior, el tiempo es cuestión de semáforos y de sus incesantes cuentas atrás. La urgencia delimita los contornos de este oasis como una muralla de realidad. Afortunadamente, es franqueable.

Carteles Ruzafa

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

El ciclista utópico

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores