Terror en la playa: 6 exploits de Tiburón - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Cine y TV

Terror en la playa: 6 exploits de Tiburón

Terror en la playa: 6 exploits de Tiburón

Jaume Collet-Serra estrena en España Infierno Azul, una buena muestra de terror playero que bebe de forma directa del Tiburón de Steven Spielberg. Aprovechando su llegada a la cartelera, repasamos unos cuantos títulos que han intentado copiar, con mayor o menor éxito, la premisa de la película de Spielberg: un ser marino de generosas proporciones

Jaume Collet-Serra estrena en España Infierno Azul, una buena muestra de terror playero que bebe de forma directa del Tiburón de Steven Spielberg. Aprovechando su llegada a la cartelera, repasamos unos cuantos títulos que han intentado copiar, con mayor o menor éxito, la premisa de la película de Spielberg: un ser marino de generosas proporciones empeñado en devorar humanos y todo lo que se le ponga por delante.

 ¡Tintorera! (1977)

Las imitaciones de Tiburón llegaron de todas las latitudes, y México también tuvo la suya. Ideada por René Cardona Jr., héroe del cine de explotación mexicano (no dejen escapar su película sobre el reverendo Jim Jones, Guayana, el crimen del siglo, más bruta y sucia que la de Ti West), ¡Tintorera! muestra un triángulo amoroso entre dos caza tiburones machos alfa, Andrés García y Hugo Stiglitz, y una inglesa de viaje por las playas mexicanas, Susan George, que se las verán con un belicoso tiburón tigre. De realización tosca y larga como un día sin pan (dura más de dos horas y la historia es mínima), este filme de René Cardona Jr. es apto solo para los cinéfagos más desprejuiciados.

 Tentáculos (1977)

Ovidio G. Assonitis es responsable de algunos de los exploits más delirantes de los setenta y los ochenta, unos buenos, otros bodrios absolutos. Tentáculos es de las malas, pero divertidas. Dirigida por el propio Assonitis, se trata de una copia lisérgica del esquema de Tiburón pero con un octópodo mutante  come hombres al que nunca vemos de forma completa –cosas del presupuesto-. Con un guion lleno de elipsis locas, deus ex machina cutres, y eso sí, una gran banda sonora de Stelvio Cipriani, la película, que cuenta con unos otoñales John Huston, Shelley Winters y Henry Fonda, es pura diversión trash, carne de programa doble con la disparatada Piraña II. Los vampiros del mar, primer filme como director de James Cameron que, ojo, fue producido por Assonitis.

Orca, la ballena asesina (1977)

Dino De Laurentiis, otro perro viejo en esto de estar al loro de los éxitos ajenos, se atrevió también a producir su variación de la legendaria película de Spielberg. Para ello contó con un artesano del cine de género, el inglés Michael Anderson, una banda sonora excelente de Ennio Morricone y un reparto de muchos quilates: Richard Harris como trasunto del capitán Achab, Charlotte Ramping, Bo Derek y Will Sampson. Como  indica su título, el monstruo es un cetáceo en busca de venganza que hará la vida imposible a Harris; un desalmado cazador de ballenas. La confrontación final entre el ballenero y la orca, en el océano ártico, es de una fisicidad que duele, y aún resulta espectacular.

Piraña (1978)

Roger Corman, en parte responsable de la existencia de Tiburón –él fue uno de los impulsores de las monster movies en los cincuenta-, no dejó escapar la oportunidad de ganar unas perrillas a costa de Spielberg y se animó a producir su propia versión del terror acuático. Dirigida con nervio y retranca por Joe Dante y con un guion lleno de mala uva obra de John Sayles –antes de ser un director indie con pedigrí se curtió en la serie B-, la acción aquí se traslada al río: la amenaza son unas pirañas asesinas manipuladas genéticamente. Piraña conoció un festivo remake rodado en 3D a cargo de Alexandre Aja, que dio origen a una segunda parte aún más pasada de vueltas en la que aparecía David Hasselhoff.

Playa sangrienta (1980)

Los caminos del exploit son inescrutables y buena prueba de ello es Playa Sangrienta. Jeffrey Bloom, director y guionista de este pequeño clásico bis, tuvo la genial idea de sacar la amenaza fuera del agua y colocarla en la misma arena de Venice Beach. Un monstruo lovecraftiano agazapado bajo tierra que engulle a sus presas ante la incredulidad de la policía californiana; capitaneada por un pareja antitética de sabuesos formada por dos actores de carácter yanquis: John Saxon y Burt Young. Ojo con el tagline de la película, un chiste a costa de Tiburón: …where the water is the safest place to be! (¡dónde el agua es el sitio más seguro!)

Infierno Azul (2016)

Jaume Collet-Serra se suma a los alumnos más aplicados en esto de copiar a Tiburón con una golosina de terror veraniego, sobre un escualo asesino que se las hace pasar canutas a una surfista americana interpretada por Blake Lively. En la línea de las mejores cintas de este subgénero que hemos disfrutado estos últimos años, filmes como Deep Blue Sea o Bait, el director catalán aporta elementos de cosecha propia: es capaz de crear tensión y ofrecer sustos con una historia mínima pero bien armada. Una clase maestra de como economizar y sacar el mejor partido de los recursos cinematográficos a su alcance y un relato de supervivencia que en sus ochenta minutos de duración mantiene la tensión en un trabajado crescendo.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores