Tu privacidad es tuya, no de tu pareja - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

La gran aventura de Pérez

Tu privacidad es tuya, no de tu pareja

Tu privacidad es tuya, no de tu pareja

No cedas tu privacidad en las redes sociales o en tu teléfono móvil, ni siquiera a tu pareja. No es una muestra de confianza y, desde luego, no os protege de los peligros de la infidelidad. Si eres de los que piensan que la máxima demostración de amor entre dos personas es no tener secretos

No cedas tu privacidad en las redes sociales o en tu teléfono móvil, ni siquiera a tu pareja. No es una muestra de confianza y, desde luego, no os protege de los peligros de la infidelidad.

Si eres de los que piensan que la máxima demostración de amor entre dos personas es no tener secretos y compartirlo todo, incluso las contraseñas de las redes sociales, el teléfono, el correo y todo, tiene toda la pinta de que eres mezquino y desconfiado.

Como lo lees: mezquino y desconfiado. Ya sabes, cree el ladrón que todos son de su condición y eso. El refranero es sabio, no tienes justificación.

Quizás creas que puedes excusarte diciendo, como muchos, que si uno no tiene nada que ocultar no tiene nada que temer, que si tu pareja comparte contigo sus contraseñas está limpia de polvo y paja. Quizás esperes que brindando todos tus secretos a tu pareja tienes “derecho” a exigir que se abra en canal y te ceda los suyos. Quizás piensas que estar de acuerdo en no tener secretos significa, automáticamente, que tu pareja no va a tenerlos y que no va a enterarse de los tuyos. Estás equivocado. Tu pareja tiene infinitas posibilidades de pegártela sin que te lo imagines siquiera. Igual que tú. Tú lo sabes. Tu pareja lo sabe.

Quizás sería más honesto confesar que tienes miedo, porque tu pareja tiene casi posibilidades ilimitadas de conocer gente y comunicarse con otras personas sin que sepas nada de ellas. Cientos, miles de personas más interesantes que tú, que le digan cosas bonitas, que le descubran cosas nuevas que ni siquiera imaginas. Quizás piensas que la culpa de todo la tienen los móviles y las redes sociales, malditos, que ponen el mundo a vuestros pies y la única solución es compartir la posibilidad de controlaros mutuamente.

Estás equivocado. Estáis equivocados.

Los móviles y las redes sociales no han inventado la infidelidad. La infidelidad existe desde que hay parejas. Si bien parece que es cierto que son dos de las principales causas de separaciones y divorcios en la actualidad, no debemos olvidar que el engaño en la pareja es un riesgo inherente a la monogamia. Y, desde luego, la falta de privacidad no es una protección. No existe protección contra eso.

Puede que no te lo hayas planteado, que hayas decidido quedarte con lo fácil: como mi pareja tiene acceso a todos mis secretos y yo a los suyos no tenemos nada que temer, confiamos el uno en el otro. Pero no. Intenta pensarlo de otra manera: si de verdad confías en tu pareja no necesitarías saber con quién o cómo se relaciona.

La de cosas en las que tenemos que pensar desde que han aparecido las redes sociales.

Pérez
AUTHOR
PERFIL

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores