Preacher, la heredera de True Blood - el Hype
Share on Pinterest
Share with your friends










Enviar
1050×90 Banner top Demo
Buscar
728 x 90

Pérdida de series

Preacher, la heredera de True Blood

Preacher, la heredera de True Blood

Preacher, la nueva serie de AMC creada por Evan Goldberg y Seth Rogen tiene potencial de sobra, pero necesita ponerse a concretar. Con tal cantidad de series campando el calendario estadounidense, lo difícil es no encontrar similitudes entre los cientos (sí, cientos) de estrenos de cada temporada. Con Preacher, la nueva gran apuesta del canal AMC (el

Preacher, la nueva serie de AMC creada por Evan Goldberg y Seth Rogen tiene potencial de sobra, pero necesita ponerse a concretar. Con tal cantidad de series campando el calendario estadounidense, lo difícil es no encontrar similitudes entre los cientos (sí, cientos) de estrenos de cada temporada. Con Preacher, la nueva gran apuesta del canal AMC (el de The Walking Dead y Breaking Bad), lo complicado es no colocarla a la par con la serie fantástica por excelencia del verano: True Blood, en la que los vampiros eran parte de la vida pública estadounidense.

La ya terminada serie de HBO transcurría en un pequeño pueblo del estado sureño de Louisiana en el que todos se conocían y todos acababan relacionados con las criaturas que poblaban tan frondosos paisajes. Véanse los hombres-lobo, hadas y cambiaformas que cuando no se mataban entre ellos acababan follando en el barro. Entre ellos, también.

La idiosincrasia de True Blood, tan apetitosamente sexual, la convertía en una producción indispensable de la temporada estival. Principalmente, porque las disparatadas rivalidades que enfrentaban a unos con otros en su atractivo marco de mitología sureño-fantástica (¡Ay, el sur!) era lo suficientemente divertido, sorpresivo y sexy como para no echar a los espectadores por pasarse de excéntrico. ¿Y por qué la serie acabó caída en desgracia? Porque lo mucho cansa y el camino de los personajes tomó sendas perezosas que poco tenían que ver con el planteamiento inicial.

En el caso de Preacher, los prolegómenos son igual de descabellados. En el episodio piloto, ambientado en el estado de Texas (¡El sur!), un cura da el sermón dominguero cargado de whisky Ratwater; una joven se protege de sus perseguidores en una casa de campo mientras dos críos atienden, atónitos, a la serie de asesinatos que va cometiendo para no ser capturada; y un vampiro se hace un Kingsman en un avión y salta por la puerta al vacío con un paraguas. Okey.

Preacher

Una vez Preacher une a todos los personajes en la misma localidad del Texas árido y aburrido de vidas caídas en desgracia, la mitología empieza a evidenciar sus primeros rasgos característicos, entre los que destaca un cura protagonista llamado Jessie que puede manipular con su voz y a su antojo a los demás (poco tarda en llegar la broma Jedi oportuna).

La serie juega un papel reservado y no da excesivas pistas de la anchura de su particular tomo de Animales fantásticos y dónde encontrarlos, pero se hace evidente desde los primeros 50 minutos que habrá más criaturas que coleccionar. Sin embargo, y aunque sabemos que hay un cuaderno de cromos por completar, Preacher todavía no ha conseguido concretar el ente temático que los abraza a todos. Con apenas tres capítulos en marcha, no está claro quién es el villano, qué se puede esperar de Jessie y de sus amigos o, peor todavía, qué se quiere esperar de ellos.

Este es un problema relativamente notable en una serie que sabe perfectamente el potencial que guarda y que a tres episodios vista sigue postergando los contextos y las resoluciones que hacen falta para que sus personajes encajen en el mundo que se ha presentado. Las miles de buenas referencias del cómic en el que se basa o la producción ejecutiva de los pirados de Seth Rogen y Evan Goldberg (La fiesta de las salchichas) deberían ser suficiente como para mantener a muchos atentos al desarrollo de Preacher, pero la serie necesita empezar a dar más información si quiere que sus personajes importen. Algo.

En True Blood, apenas un romance y el pasado del vampiro protagonista fueron suficientes como para mantener a muchos en vilo toda una temporada. Aquí, por lo menos, necesitan especificar hacia dónde quieren ir con tanto personaje misterioso y protagonista echado a perder.

PD: Si lo hacen bien, Ruth Negga tiene entre manos un personaje que puede llegar a ser legendario. Ella está divertidísima.

Artículos relacionados

Comentar

Debes ser registrado para dejar un comentario.

LO + VISTO

Últimos artículos del autor







Nuestros autores